A propósito del turismo solidario y los pueblos indígenas

En los últimos años, han aparecido en el ámbito de las comunidades indígenas latinoamericanas nuevas modalidades turísticas. Así el denominado turismo solidario se consolida como un tipo de actividad económica en la que los procesos de desarrollo se realizan fundamentalmente en beneficio de las poblaciones directamente implicadas. La mayoría de estas iniciativas tienen como destino principal América Latina y generalmente proceden de ONGs europeas o americanas. La finalidad de estos viajes puede ser diversa: desde la ayuda a la construcción de una escuela o charlas de concientización a las poblaciones locales sobre un tema que les afecte. Como indican López-Guzmán, Millán Vázquez y Melián Navarro (2007) el turismo solidario debe efectuarse,  de acuerdo con dos premisas: la primera, «que el turismo minimice el impacto sobre el entorno, buscando conservar el patrimonio local, las culturas, las tradiciones, el medio ambiente, etc.»; y la segunda, «que el turismo fortalezca las sociedades locales, gracias a dinámicas económicas autónomas». En definitiva, son actos solidarios que se realizan durante un viaje, convirtiéndose, por tanto, en una «actividad beneficiosa para el país y las comunidades locales» (Organización Mundial del Turismo [OMT] 2004).

Ahora bien, ¿alguien les ha preguntado a sus principales protagonistas que opinan al respecto? Al Investigar sobre este tema, (García Palacios 2012) Josep Barba, Presidente de la CEAM (Centre d’Estudis Amazónics) y ante la pregunta: “¿considera Usted que el turismo solidario es favorable o no para las comunidades indígenas?” respondía:

La pregunta que según mi opinión deberías plantearte es: ¿Realmente el turismo solidario es necesario? Considero que las relaciones humanas siempre son útiles, aprender de otro ser humano y conocerlo siempre va a enriquecerte. Pero, ¿Es eso lo que busca el turismo solidario? O mejor dicho, ¿Son las relaciones humanas y los intercambios entre culturas lo que buscan aquellos que fomentan el turismo solidario? Si te respondo según mi parecer, no. Los países llamados primer mundistas son unos etnocéntricos. Su pensamiento de superioridad nubla realmente las ayudas que requieren los pueblos indígenas. Lo que realmente ellos buscan es un reconocimiento de su cultura, sus costumbres, sus tradiciones, piden que se les respete y se les deje vivir en paz, como han hecho siempre. El gran problema es la visión. La visión del turismo solidario está equivocada. La cooperación ha de ser viable, si tú quieres ayudar, tienes que saber hacerlo y saber cómo hacerlo. La mentalidad de los que realizan esta “práctica turística” según como la he vivido es que van allí a enseñar lo que ellos saben hacer, sin preguntar lo que de verdad se necesita. Con este planteamiento vuelvo a tú pregunta. ¿Es el turismo solidario favorable? Yo diría que no, sencillamente porque las ayudas que se prestan son innecesarias, no hace falta construirles tantas casas, si ellos ya vivían ahí antes de que fuéramos nosotros, y así con todo lo demás. Según el porcentaje de intervenciones solidarias que se hacen, menos del 5% resultan verdaderamente útiles.

Ante esta misma pregunta un chamán y curandero de Chuquisaca, Bolivia contesta:

Cuando vives apartado de “los caprichos humanos” y subsistes con lo que la naturaleza te da, aprendes uno de los valores más importantes de la vida, el respeto. La idea de turismo solidario es bonita en sí pero, ¿quién ha dicho que mi familia y yo necesitamos ayuda? Hemos vivido siglos yendo a buscar agua a las pozas, cultivando y recolectando lo que comemos, aprovechando los recursos de la naturaleza y de los animales para crear nuestros hogares, nuestra ropa, en conjunto, nuestra forma de vida. ¿Entiendes lo que quiero decir? El concepto de “ayuda” está sobrevalorado, la gente tiene una idea errónea de lo que significa solidaridad. Para mí, y en mi contexto, ser solidario es ser respetuoso, aprender de los demás y valorar lo que hacen y como lo hacen.

Finalmente un promotor de turismo comunitario en el Beni, Bolivia opina:

Lógicamente sí es favorable, sólo que existen dos tipos de turismo solidario, el que realmente es solidario, y el que es vendido como solidario. Cuando una agencia de viajes o una empresa privada venden un producto y lo llaman turismo solidario, casi nunca resulta serlo. Diría que hay falta de información y  manipulación de ésta y el vocabulario usado es incorrecto. No puedes llamar turismo solidario el ir a visitar un pueblo un día, echarles un par o tres de fotos, comer con ellos e irte a tu hotel de 4 estrellas y pensar que has ayudado a nadie. Para eso te vas a una residencia de ancianos, buscas un abuelo que esté solo y le das pelota (conversación). La información que se les da a los compradores es nefasta, ahora todo es solidaridad. Pese a qué ellos son felices, y seguro hasta se sienten orgullosos. Este tipo de turismo “solidario” no es más que unas vacaciones baratas. Viajas a un país desconocido al otro lado del charco (Océano Atlántico), pasas 3 o 4 días conviviendo con un pueblo indígena, te vas de excursión con algún tonto que se ofrece a hacerte de guía, te dan un par de consejos sobre cómo sobrevivir si te pica una serpiente, y te devuelves para tu casa con 100 fotos y mil historias para presumir delante de tus amigos y compañeros de trabajo.

Hasta aquí algunas opiniones sobre el turismo solidario y los pueblos indígenas. Y vosotros, ¿qué opináis? ¡El debate queda abierto!

 

Bibliografía y referencias:

García Palacios, C. 2012. La gestión del turismo en el ámbito de las comunidades indígenas. Astro Uno, Barcelona, España.

López-Guzmán, T., Millán Vázquez, G. y Melián Navarro, A. Turismo Solidario: Una perspectiva desde la Unión Europea. Gestión Turística, 2007(8), Universidad Austral de Chile, Chile.

Organización Mundial del Turismo (OMT). Turismo y reducción de la pobreza. Madrid, OMT, 2004.

Acerca de Carlos García Palacios

Carlos García Palacios es profesor asociado a la Universitat de Girona e investigador visitante en el Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca, España.

, , , ,

4 respuestas a A propósito del turismo solidario y los pueblos indígenas

  1. Malory 30 Noviembre, 2014 at 15:38 #

    A ver como nos gustaria que la gente viniera a nuestros pueblos en nombre del turismo solidario y nosotros alli sintiendose inferior?

    La verdad es que no estoy a favor de ningun tipo de turismo solidario. Me parece ridiculo en el sentido de que establece cierto desequilibrio entre los que se van y los que reciben y es exactamente lo que dice el promotor del turismo de Beni. Al final no se trata de aprender por la parte de los turistas. Entre la gente que tengo en las redes sociales no veo ningun debate cuando se van asi a lugares donde prevalece la cultura tradicional. Mas veo “selfies”, fotos de cosas bonitas y ninguna explicacion de nada. Como si se trataria de un museo en vivo. Todo tiene que ser (o parecer) cool y divertido. Y no deberia producir ninguna confrontacion con los valores del turista. A lo contrario, deberia ayudarle a establecer una sensacion de ser culturalmente superior.

    La gente que realmente quiere aprender algo nuevo no se llama turistas y existe desde hace siempre. Pero esto de comprarte un viaje a Amazonia y estar alli dos dias con celulares y camaras y otras cosas occidentales no tiene nada que ver.

    • Carlos Garcia Palacios 4 Diciembre, 2014 at 12:23 #

      Estoy de acuerdo contigo. En la actualidad en Latinoamerica se estan comercializando paquetes turisticos baja distintas modalidades: Turismo comunitario, etnoturismo,solidario o indígena, existiendo una falta de normativas al respecto. Esto ocaciona que en no pocos casos, agencias de viajes sin escrupulos ganen dinero con la necesidad de estas personas. Con respecto al turismo solidario, que generalmente está organizado por ONG, estas obtienen subvenciones importantes de organismos internacionales y se enquistan en dichos emprendimientos, los cuales no siempre responden a las necesidades reales de la comunidad. Por otra parte, si los distintos paises de la región que han modificado sus injustas constituciones y han firmado acuerdos internacionales vinculantes sobre los derechos de nuestros pueblos indigenas los respetasen, Seguramente hoy, no debatiríamos sobre este tema.

  2. federico 23 Noviembre, 2014 at 15:55 #

    Muy interesante el tema, pensaba que turismo solidario o turismo indígena era lo mismo. Puede recomendarme bibliografía sobre este tema. Muchas Gracias

    • Carlos Garcia Palacios 26 Noviembre, 2014 at 12:51 #

      Además de la bibliografía citada puedes consultar:
      Castro, K. y P. Llancaleo, (2002) Turismo: Una apuesta al desarrollo de las comunidades Indígenas de Chile. Programa Integral de Desarrollo Indígena – Orígenes, Ministerio de Planificación y Cooperación, Gobierno de Chile.
      Ruiz Ballesteros y Solis Carrión, D. (2007) Turismo comunitario en Ecuador: desarrollo y sostenibilidad social. Editorial Abya Yala,
      Ruiz Ballesteros, E. y Fedriani, E. (2009). Un análisis comparativo para el turismo comunitario: De la etnografía al grafo. En E. Ruiz Ballesteros y M. A. Vintimilla, Cultura, comunidad y turismo: Ensayos sobre el turismo comunitario en Ecuador. Quito: Abya-Yala.
      García Palacios, C. (2012) La gestión del turismo en el ámbito de las comunidades indígenas. Barcelona, ed. Astro uno
      Saludos

Deja un comentario