Agendas mediáticas en Argentina: los contenidos de los noticieros de TV en la campaña electoral de 2011

Durante las campañas electorales, y aún en el período entre elecciones, los actores del espacio público pugnan por imponer los temas de su interés en la agenda pública. Entre ellos, los políticos oficialistas y opositores, trabajan para que los medios de comunicación y la opinión pública, piensen, se expresen y debatan sobre los temas que los favorecen, sea porque los mismos refieren a logros del gobierno, o en sentido contrario, porque señalan problemas no resueltos. A la vez, hay temas que se configuran como propiedad de determinados partidos políticos (issue ownership), porque constituyen reivindicaciones enarboladas por ellos y/o porque dan cuenta de las políticas que aplican cuando están en el gobierno (Petrocik 1996). La presunción que subyace a esta disputa por ocupar el espacio público mediático es que los medios ejercen efectos poderosos sobre las audiencias. Su poder se juega no tanto en decirle a la gente qué pensar, sino acerca de qué pensar (Mc Combs y Shaw 1972; Mc Combs et al 1995). Antes de una elección, el electorado juzga a los partidos y sus candidatos en función de los issues que logran un lugar destacado en la agenda pública (Iyengar y Kinder 1987). A la vez los medios pugnan por ser elegidos por sus audiencias (rating), transitando la tensión entre la necesaria diferenciación de sus contenidos y el riesgo de no dejar afuera ninguna noticia relevante, en un contexto de globalización de la información generada por unas pocas agencias internacionales de noticias. Vale preguntarse entonces, ¿cuánto se parecen entre sí y en cuánto se diferencian las agendas mediáticas?

El presente estudio[1] asume el rol de la televisión como fuente principal de información política de los ciudadanos durante las campañas electorales (Iyengar 1990 y 1991; Lawson-MacCann 2004; Secretaría de Medios de la Nación 2006) en Argentina. En este país, el cambio hacia las campañas centradas en la televisión, se dio en forma paralela a la erosión de las organizaciones partidarias, el debilitamiento de las identidades partidarias y el crecimiento del electorado independiente (Waisbord 1994), si bien durante los primeros años de democracia, la TV cargó consigo la desconfianza que generó una cobertura sesgada de la guerra de Malvinas en favor del gobierno militar (Landi 1992). Desde entonces, el sistema de medios se fue transformando, pasando de un modelo de monopolio estatal de la TV, hacia a uno privatizado en los años 90’, con una progresiva impronta de concentración de la estructura propietaria, hasta llegar a la reciente sanción de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual de 2009, cuyos efectos están aún por ser analizados. Del lado de los medios públicos, un rasgo relevante a señalar es su sesgo pro-gobierno, amparado en la justificación de contrapesar el sesgo opositor de los medios privados, y que tiene por efecto promover la polarización del sistema mediático (Balán 2013).

En el fragmento que aquí se publica se analizan los contenidos emitidos por los noticieros de televisión por aire durante la campaña electoral de 2011. Se realizó un estudio comparado de las emisiones nocturnas de los cuatro principales canales de TV: Canal 13[2], Telefé, Canal 9 y la TV Pública. En total se analizaron 695 noticias, equivalentes a 1700 minutos al aire, emitidas de lunes a viernes durante las dos semanas previas a la elección.

La agenda de los noticieros de TV por aire

De los datos analizados surge que los cuatro noticieros compartieron algunos rasgos comunes en su agenda de noticias, si bien a la vez son evidentes importantes diferencias. Todos difundieron información referida a por lo menos once de las 24 categorías temáticas pre-listadas, según se registra en la Tabla 1[3]. Sin embargo las diferencias de agenda son relevantes, sea porque algunos noticieros no difundieron noticias referidas a determinados temasmientras otros sí lo hicieron- o por el diferente énfasis medido como tiempo de exposición al aire otorgado a cada uno.

La inseguridad es el issue con mayor tiempo en el aire en dos de los tres canales privados, Canal 9 y Telefé, en franco contraste con el espacio asignado por la TV Pública (38 %, 29% y 1,3% respectivamente). La categoría softnews, referida a deportes, espectáculos y pronóstico del tiempo, es la que tuvo mayor presencia en la TV Pública, con un 29% del tiempo total al aire, si bien es también una categoría relevante en los tres programas de noticias de los canales privados (17%, 16% y 16%). La inflación es sólo mencionada por el canal del grupo Clarín, con un 12% del tiempo total en el aire. En cuanto al tiempo dedicado a las noticias de la campaña electoral, también se observan importantes diferencias entre noticieros, siendo la TV Pública la que más espacio le dedicó (17% del tiempo al aire contra 5%, 3% y 4%). El breve espacio dedicado a esta categoría en los canales privados es un indicador de que la elección ya no concitaba demasiado interés en la audiencia, que percibía con un resultado ya definido en la instancia de las PASO[4]. Los datos hasta aquí mostrados aportan evidencia en favor de una diferenciación importante en la agenda de los noticieros de los canales privados con respecto a la TV Pública, dadas especialmente por la enfatización de las noticias que hace cada uno, medida como tiempo de emisión en el aire.

Tabla 1: Composición de la agenda de cada noticiero según temas abordados y segundos al aire dedicados a cada tema (en porcentajes)

 Tabla 1 TAJINA

Fuente: elaboración propia.

Una vez clasificadas las noticias como “favorables”, “neutrales” o “en contra del gobierno nacional”, y calculado el tiempo al aire asignado a cada una, aparecen nuevamente diferencias entre los noticieros. La distribución de los tiempos en el aire difiere significativamente de programación en programación; la TV Pública es la que más tiempo asignó a las noticias favorables al gobierno (31%), y la que menos dedicó a los temas que lo perjudican (12%). Por su parte, el noticiero del Grupo Clarín fue el que más tiempo dedicó a las noticias adversas al gobierno (33%), seguidos de Telefé Noticias (27%) y Telenueve (18%). Esto último se explica sobre todo por la fuerte presencia de noticias sobre inseguridad y violencia emitidas en ambos noticieros, según se mostró en la Tabla 1. Por su parte las noticias referidas al ámbito local representaron un 24% del tiempo en el aire de Telefé Noticias, un 9% de Telenueve, un 7% de la TV Pública y un 6% de Telenoche.

El análisis empírico confirma la caracterización del sistema de medios argentinos que hace Balán (2013), según la cual los medios públicos adoptan un sesgo pro-gobierno en sus contenidos, promoviendo con ello la polarización del sistema mediático. También pareciera confirmarse el argumento que sirve de justificación a esta postura, y que sostiene que dicho sesgo viene a contrapesar el sesgo opositor de los canales privados.

Gráfico 1: Porcentaje de tiempo en el aire de las noticias clasificadas según contenido favorable/desfavorable al gobierno nacional

 Tabla 2 TAJINA

Fuente: elaboración propia.

Una mirada global de los datos hasta aquí presentados muestra que durante la campaña electoral de 2011, predominó en los tres principales canales de aire privados la emisión de noticias desfavorables para el gobierno. Dichos canales reúnen en conjunto más del 60% de la audiencia. La paradoja que se plantea es por qué si en el principal medio de información (la TV) predominó una agenda negativa para el gobierno, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ganó las elecciones con un 54% de los votos, en primera vuelta, y a una distancia de 40 puntos porcentuales respecto del segundo competidor. ¿Significa que a contramano de la percepción generalizada, en Argentina los medios ejercen sólo efectos moderados? ¿Serán uniformes los efectos de esa televisión en todo el electorado y para todos los candidatos? La respuesta a estas preguntas da pie la investigación que se está aún desarrollando.

 

Bibliografía y referencias:

Balan, Manuel. 2013. “Polarización y medios a 30 años de democracia”. Revista SAAP, Vol. 7, N°2, Buenos Aires.

Iyengar, Shanto. 1990. “Shortcuts to political knowledge: The role of selective attention and accessibility”. En Ferejohn, John y Kuklinski James, Information and democratic processes, Urbana and Chicago: University of Illinois Press. pp. 160-185

Iyengar, Shanto. 1991. Is Anyone Responsible? How television frames politica issues, USA: The University of Chicago Press.

Iyengar, Shanto, Kinder, Donald. 1987. News that Matters: Agenda-Setting and Priming in Television Age. Chicago: University of Chicago Press.

Landi, Oscar. 1992. Devórame otra vez. Qué hizo la televisión con la gente, qué hace la gente con la televisión. Buenos Aires: Planeta.

Lawson, Chappell y MacCann, James. 2004. “Television News, Mexico’s 2000 Elections and Media Effects in Emerging Democracies”. British Journal of Political Science, 35, 1-30.

McCombs, M. y Shaw, D. 1972. “The Agenda- Setting function”. The Public Opinion Quarterly, Vol 36, N° 2, pp. 176-187.

MaxCombs Maxwell, Lucig Danielian y Wayne Wanta. 1995. Issues in the News and the Public Agenda: The Agenda-Setting Tradition. En Glasser, Theodore y Charles Salmon, Public Opinion and de Communication of Consent. New York: The Guilford Press. Pp. 281-300.

Petrocik, John. 1996. “Issue Ownership in Presidential Elections, with a 1980 Case Study”. American Journal of Political Science, Vol. 40, N° 3, pp. 825-50.

Secretaría de Medios de Comunicación de la Nación. 2006. Sistema de Consumos Culturales. República Argentina.

Waisbord, Silvio. 1994. “Television and Election Campaigns in Contemporary Argentina”, Journal of Communication, 44 (2), p.125-135.



[1] Proyecto CYTMA2 009-2014, Medios de Comunicación y Democracia. Contenidos televisivos, información política y voto, financiado por la Universidad Nacional de La Matanza, y dirigido por la autora.

[2] Es el canal de aire del Grupo Clarín, enfrentado al gobierno.

[3] Si bien las noticias sobre la campaña electoral fueron reagrupadas en una sola categoría

[4] Elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias.

Acerca de María Laura Tagina

María Laura Tagina es Doctora en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca. Profesora Adjunta Regular de la Universidad Nacional de San Martín.

, ,

Una respuesta a Agendas mediáticas en Argentina: los contenidos de los noticieros de TV en la campaña electoral de 2011

  1. Clara Aguirre 28 enero, 2015 at 21:24 #

    María Laura, me parece muy interesante la investigación en curso y ciertamente despierta muchos interrogantes.
    Un tema que menciona en el segundo párrafo y que me parece interesante para analizar es una categoría temática adicional: las noticias relativas a medios. Da la impresión de que es cada vez más notoria la dedicación de medios públicos al debate sobre los medios en sí mismos y al análisis crítico del tratamiento de las noticias por parte de otros medios. Esto, claro, puede no ser estrictamente relevante en términos de esta investigación pero el estudio realizado despierta esa inquietud para analizar aparte. ¿Han observado este tipo de noticias? ¿Considerás que se lo puede considerar como una categoría adicional relevante para el objeto de estudio?

    Por otro lado, ¿hay alguna razón en particular por la que no se incluyó el canal América TV (privado, también de aire)?

    Muchas gracias!!

Deja un comentario