Costumbres guaraníes: elecciones y retos, ¿fin del culebrón?

A propósito de las próximas elecciones generales en Paraguay a celebrarse el 21 de abril tras el impasse institucional que supuso la destitución del presidente Fernando Lugo, luego de ser sometido a un juicio político express, no cabe duda que este pequeño país sudamericano está en el punto de mira de muchos, en la medida en que estos comicios pueden representar el colofón de un culebrón, que aunque extravagante en sus formas, se ha convertido en parte de la normalidad democrática de ese país.

Bajo estas circunstancias, las votaciones del día 21 bien pueden denominarse como las “Elecciones del Morbo” por varias razones: la primera de ellas es porque los colorados acarician el poder perdido sin haberse reinventado mucho tras estar cinco años en la oposición; en segundo lugar, porque este mismo partido se ha alineado en torno a la figura de un personaje bastante controversial (Horacio Cartes), un free rider sobre quien recaen muchas sospechas por sus posibles vínculos con el narcotráfico y evasión de divisas (ver vídeo); en tercer lugar porque los liberales, transitoriamente  en el poder, están en torno a un candidato triste (Efraín Alegre) que apela al voto útil (ver vídeo) y que en un intento desesperado ha pactado una alianza con el partido del extinto general golpista Lino Oviedo (UNACE) pensando, quizás de manera ilusoria, que automáticamente todos los votantes de este partido trasvasarán su confianza a los liberales; en cuarto lugar, porque la izquierda paraguaya está completamente desarticulada, lo que parece indicar que tras el juicio político a Lugo este campo se fraccionó seriamente.

Desde otro punto de vista, estas elecciones resultan morbosas porque Paraguay afronta el futuro con retos políticos e institucionales incuestionables: el primero de ellos es solucionar el aislamiento al que ha sido sometido (por enésima vez) por sus socios regionales (MERCOSUR, UNASUR, OEA); el segundo tiene que ver con el tratamiento que el nuevo gobierno le dé al inacabado y polémico tema de la reforma agraria; el tercer reto está en la manera en cómo el gobierno emanado de las urnas dé seguimiento a las investigaciones acerca de la matanza de Curuguaty, que puso fin a la presidencia de Fernando Lugo; un cuarto reto está en la disposición y capacidad del gobierno para modificar la Constitución en temas clave como el equilibrio entre poderes, que en buena medida ha sido la cuña por la cual casi todos los presidentes paraguayos han estado bajo la espada de Damocles con el fantasma del juicio político, por lo demás, el fetiche favorito en este país.

Echando un vistazo a este último aspecto, es posible observar que tras la transición a la democracia que se inició en febrero de 1989 con el Golpe de Estado a Alfredo Stroessner (1954-1989) por parte de su consuegro Andrés Rodríguez, desde entonces hasta la actualidad se ha verificado que en seis de los siete gobiernos democráticos que ha tenido el país, el Poder Legislativo ha amenazado, intentado, iniciado o consumado juicios políticos al jefe del Poder Ejecutivo. La única excepción ha sido el gobierno de Andrés Rodríguez (1989-1993), ver Cuadro 1.

Pérez Liñán (2000) plantea que los factores principales que explican las caídas de los presidentes latinoamericanos en la década de 1990se han debido básicamente a: a) escándalos políticos que erosionan su autoridad; b) la opinión pública que se moviliza en contra de los gobiernos; o c) cuando el Poder Ejecutivo carece de recursos para controlar al Congreso. Entre tanto,Hochstetler (2008) señala que ciertos elementos posibilitan el juicio político de un presidente si se conjugan y refuerzan al mismo tiempo factores explicativos como: a) si los presidentes abordaron e implementaron políticas neoliberales; b) si los mandatarios estuvieron implicados en escándalos; o c) si el Poder Ejecutivo carece de mayoría legislativa.

De todos los factores mencionados por Pérez Liñán (2000) y Hochstetler (2008) para analizar los gobiernos democráticos en Paraguay, se toman los siguientes para el presente análisis: a) los presidentes se encuentran en medio de escándalos; b) la opinión pública se moviliza en su contra; c) el Poder Ejecutivo tiene un apoyo minoritario del Poder Legislativo.

El Cuadro 1 señala los periodos presidenciales de los gobiernos democráticos paraguayos junto a los factores que explican las crisis políticas que enfrentaron y las vías de acceso al gobierno. Además se presentan los tres factores señalados por Pérez Liñán (2000) que propician las interrupciones presidenciales analizadas en cada gobierno en Paraguay. En el Cuadro se distingue a aquellos gobiernos que tuvieron intentos de Golpe de Estado militar y a aquellos gobiernos que tuvieron un juicio político.

Imagen2

Fuente: Elaboración propia.

En resumen, Paraguay afronta un panorama difícil más no desolador, sin embargo, es cierto que en la medida en que el diseño institucional siga otorgando mayor peso al Poder Legislativo frente al Ejecutivo (comprensible en un momento muy específico como lo fue la transición, tras 35 años de poder omnímodo del Ejecutivo) la historia de amenazas, amagos y promesas cumplidas de juicios políticos seguirá estando a la orden del día afectando de esta manera la gobernabilidad. La clase política paraguaya ha de entender que es preferible la estabilidad de las instituciones democráticas a las vicisitudes a las que en muchas ocasiones han sometido al país, a veces por caprichos pueriles y espurios.

 

Referencias:

Hochstetler, Kathryn. 2008.“Repensando el presidencialismo: desafíos y caídas presidenciales en el Cono Sur”. América Latina Hoy 49: 51-72.

Observatorio de Instituciones Representativas, Legislatina. Universidad de Salamanca. Disponible en http://americo.usal.es/oir/legislatina/paraguay.htm  7 de abril de 2013:10:46.

Pérez Liñán, Aníbal. 2008.“Instituciones, coaliciones callejeras e inestabilidad política: perspectivas teóricas sobre las crisis presidenciales”. América Latina Hoy 49: 105-126.

Pérez Liñán, Aníbal. 2000.“¿Juicio político o golpe legislativo? Sobre las crisis constitucionales de los años noventa”. América Latina Hoy 26: 67-74.

Tribunal Superior de Justicia Electoral. Disponible en http://www.tsje.gov.py/elecciones-2003.php  7 de abril de 2013: 10:00.

 

Acerca de Juan Mario Solís Delgadillo y Sarah Patricia Cerna Villagra

Juan Mario Solís Delgadillo es Profesor investigador de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (México). Sarah Patricia Cerna Villagra es Profesora en la Universidad del Valle de México, Campus San Luis Potosí (México).

, , , ,

6 respuestas a Costumbres guaraníes: elecciones y retos, ¿fin del culebrón?

  1. Roger Fretes 29 Abril, 2013 at 13:51 #

    Teniendo en cuenta todo lo presente, hay alguien que espere algo positivo o util de este nuevo presidente? O sera un nueva epoca de retroceso tanto en el juego politico como en el sistema?

    Yo personalmente lo veo muy claro y simple, un gobierno colorado clasico como los muchos que ha tenido consecutivamente entre 1989 y 2008. Y no me sorprenderia si pasan otros 20 anhos de estancamiento

    • Sarah Cerna Villagra 6 Mayo, 2013 at 19:11 #

      Roger, creo que la conformación del nuevo gabinete de Horacio Cartes brinda algunas luces al respecto, ex Ministros, ex Presidente, ex Directores de gobiernos colorados que precisamente no se destacaron por combatir la corrupción y la ineficiencia del Estado para satisfacer las necesidades de los ciudadanos en aspectos claves como salud, educación, pobreza y empleo. Habrá que esperar y darle chance a Horacio Cartes a ver si en verdad emprende un “nuevo rumbo” para el Paraguay. Aunque los casos estudiados y las estadísticas no están a su favor, ciertamente.

  2. angel 23 Abril, 2013 at 16:00 #

    El sistema democrático exige como condición necesaria y no suficiente, la existencia de un Estado de derecho,y éste no se puede tener de la noche a la mañana.La regeneración de los políticos y las políticas son condición necesaria,pero no suficiente,además es necesaria una sociedad civil que participe por convicciones ideológicas en todo el proceso de democratización de la vida social,política y económica,además de unos jueces y fiscales al servicio del bien común.Paraguay es un país con importantes recursos que son necesarios explotarlos de forma racional,así como una tributación fiscal,principal factor para la mejor distribución de la riqueza; en fin,la elección de los gobernantes no es ni ha sido nada fácil nunca.Dejo esta reflexión aquí,espero poder seguirla en otro momento.Deseo para terminar que e l pueblo paraguayo tenga un futuro en el que las mejores condiciones de vida y de trabajo sean la guía y norte de políticos y gobernantes.

  3. Antonio de las Carreras 23 Abril, 2013 at 2:10 #

    El articulo tiene muchos elementos de análisis y es muy intenso. Los felicito.
    Con el debido respeto, permitanme algunas consideraciones que – a mi criterio- el articulo no explica:
    1) que las elecciones se celebran en el plazo establecido en las leyes vigentes y previstas como el fin del periodo gubernamental 2008-2013, por lo tanto estas elecciones del 21 de abril no se celebran tras el impasse o como consecuencia de una crisis politica interna o externa. Las elecciones estaban previstas asi como ya estarian las del 2018, 2023, etc; y
    2) que la destitución del Presidente Lugo por casi la totalidad de los miembros del Congreso fue aceptada en forma publica por el ex mandatario y ratificada por la Corte Suprema en el marco de la Constitución vigente. Lo de express se podria referir a un cafe que poco se relaciona con la política como sustitucion de la violencia y la disputa de fuerzas.
    La salida de Carlos Meza podria ser un caso a ser revisado como una referencia para observar empíricamente las debilidades sustantivas del liderazgo de Lugo y su gran responsabilidad para sostener una alianza inédita con su principal sustento.

    La definición de estas elecciones como una novela tipo culebrón tampoco explican la concentracion y fragmentación de las fuerzas políticas en disputa y se limita a dejar por sentado que los lectores entenderán el intenso juego de acusaciones y denuncias a través de noticias sensacionalistas en los medios de comunicación privados.

    Creo que el culebrón existe y tiene varios actores, algunos asumidos y otros reconocidos porque generan problemas y conflictos ficticios y no pretenden organizar ni fortalecer la sociedad democratica. Aqui se debe remarcar la falta de autocritica y compromiso en organizar el campo popular de las dos principales fuerzas de la izquierda que con ese infantilismo resultaron funcionales a la estrategia mas conservadoras y en algunos casos reaccionarias.

    El morbo de estas elecciones creo que no se limitan a los antecedentes del candidato colorado, ni a la desesperacion de los liberales en sus alianzas ni mucho menos por la fragmentación de la izquierda (que siempre estuvo dividida y cuyo responsable en esta ocasion resulto el estilo y el contenido de liderazgo de Lugo). El morbo se observaría en la falta de un servicio de comunicacion publica para difundir las propuestas, debatir en como resolver los problemas sociales muy graves como la desigualdad en un periodo de altísimo crecimiento económico, los asesinatos de dirigentes campesinos como de supuestos narcotraficantes, el extraño accidente de Lino Oviedo y el triste papel de los órganos de justicia en estos casos, sin olvidar del verdadero baño de realismo geopolitico que resultaron las sanciones del Mercosur y Unasur.

    Esto ultimo no es cosa menor, pues uno de los principios históricos del Paraguay es la defensa de su autodeterminación y el respeto de los normativas internacionales que significan siempre la preeminencia de los términos, procedimimientos y plazos jurídicos en sus diferendos internacionales.

    Un detalle menor en el cuadro 1, habría que revisar las indormaciones pues en el periodo de Wasmosy no existió una mayoría propia en el Legislativo (fue pactada y no duro todo el periodo) y que el numero de 23 amenzas de juicio político al Pdte Lugo bien podrian ser 46 o 92 segun registren exabruptos o comentarios de pasillos.

    Finalmente, se hace necesario destacar que la desigual reparticion de peso entre los poderes Legislativo y Ejecutivo tiene una razón poderosa: todos los presidentes del Paraguay han buscado su continuidad como antesala de la perpetuacion que inicio Gaspar Rodriguez de Francia y en las ultimas decadas Andres Rodrigues, Nicanor Duarte y Fernando Lugo. De aqui que el reaseguro que posibilite mejorar la democracia guarani podria ser este desbalanceo.

  4. Roger Fretes 21 Abril, 2013 at 14:54 #

    Muy bueno este post. Me parece que explica la situación de una manera bastante completa y simple, Sobre todo para las personas que no tengan mucha conciencia de la situación del Paraguay.
    De cualquier manera, como paraguayo me parece importante hacer saber que el perfil del candidato Cartes es mucho peor de lo que se explica aquí (que es un punto de vista bastante objetivo)
    Creo que es importante que la gente entienda, que aparte de todos los cargos que le imputan, para ser un favorito a presidente el hombre no tiene ni 3 años de experiencia en la política y ni siquiera en su propio partido! Por lo tanto es interesante ver que lo que le ha llevado a hasta donde esta ahora mismo han sido realmente sus recursos económicos y personales

    • Sarah Cerna Villagra 21 Abril, 2013 at 23:25 #

      Exactamente Roger, de hecho, los propios colorados califican a Cartes de “advenedizo” y en ese sentido habrá que ver cuál es el precio que le cobrará la estructura y la cúpula del partido colorado al próximo presidente del Paraguay durante su gobierno. Su carrera política y su ascenso fueron tan rápidos que generan ciertos resquemores entre las bases coloradas. Por otra parte, varias fuentes periodísticas han dicho que Cartes invirtió cerca de 20 millones de dólares en su campaña, en ese sentido, su aporte económico ha sido crucial en esta victoria.

Deja un comentario