Crisis y Desempleo: Latinoamericanos en España y en Estados Unidos

A estas alturas no resulta novedoso afirmar que a la crisis financiera y bancaria que estalló en verano de 2007, la fuerte recesión económica en los países desarrollados y la crisis de la deuda soberana en Europa, hay que añadir una profunda crisis de empleo. Los inmigrantes, al situarse mayoritariamente en el segmento secundario del mercado laboral de las sociedades post-industriales, sufrieron en mayor medida ese incremento del desempleo como consecuencia del  brusco cambio de ciclo económico (Garrido, Miyar y Muñoz Coment 2010; Esteban 2011).

El devenir de los acontecimientos económicos y políticos invita a echar un vistazo a las tendencias del desempleo de los inmigrantes latinoamericanos en sus dos principales destinos interregionales de las últimas décadas: Estados Unidos y España. Esta comparativa debe tener en cuenta las enormes diferencias económicas entre ambos países, y la desigual composición de la población latina en ambos destinos. Pero a su vez esas diferencias permiten reflexionar sobre la importancia de los contextos de recepción en la integración de los inmigrantes, y sobre las disimiles políticas económicas implementadas a raíz de la crisis a uno y otro lado del Atlántico.

La comparación de la evaluación de las tasas de desempleo en la última década es posible gracias a los microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística y los datos de la Current Population Survey (CPS)  patrocinada conjuntamente por U.S. Census Bureau y U.S. Bureau of Labor Statistics. En ambos caso se ha tomado a los inmigrantes latinoamericanos según su origen: lugar de nacimiento en España y origen étnico en Estados Unidos. Esto supone una primera diferencia a tener en cuenta dado que el colectivo latino en Estados Unidos está compuesto en mayor medida por inmigrantes de segunda generación.

Antes de nada conviene incluir una reflexión de carácter metodológico derivado del uso de datos transversales. Por un lado, al efecto del tiempo de residencia en destino se suma también un “efecto cohorte” dado que existe diferencias en características, productividad y competencias entre distintas cohortes de inmigrantes (Borjas, 1987).

Por otro lado, tan sólo los inmigrantes “exitoso” tienden a permanecer con el tiempo en la sociedad de destino, dado que se da un retorno no aleatorio de inmigrantes a sus países de origen vinculado con su grado de integración social y laboral. Así, el análisis con datos trasversales comete un sesgo al estar sobre representados los migrantes “exitosos” (Borjas 1985). En Estados Unidos, con mayores flujos de migración de ida y vuelta, especialmente de mexicanos, esto puede tener un efecto significativo en las tasas de desempleo. También en España, donde a raíz de la crisis han aumentado los retornos de latinoamericanos. Aunque, contrariamente a la percepción popular, hay que ser cautelosos con la intensidad real de estos movimientos de retorno, como ya apuntó Alberto del Rey en este blog.

Se presentan cuatro gráficos como una aproximación inicial a las tendencias de desempleo entre los inmigrantes latinos.

En primer lugar, la evolución de las tasas de paro (Gráfico 1) muestra una tendencia similar: bajo desempleo durante el periodo de expansión económica, y a partir de 2007, con el estallido de la crisis un aumento significativo del paro. El incremento del paro es mucho más fuerte entre los latinoamericanos en España debido a la fuerte concentración de los hombres en el sector de la construcción. Esto provocó que en España desde mediados de 2008 las mujeres inmigrantes latinas –más concentradas en el sector servicios, y en especial en el servicio doméstico y de cuidados, donde afecto menos la crisis inicialmente–, tengan una menor tasa de paro los varones. Esta diferencia por sexo no se aprecia en Estados Unidos.

Gráfico 1. Evolución de las tasas de desempleo de los latinoamericanos mayores de 16 años, según sexo, España y Estados Unidos  2003-2013

Captura de pantalla 2014-02-26 a la(s) 7.17.17

 

 

 

 

 

 

 

 
Fuente: Encuesta de Población Activa (EPA) – Instituto Nacional de Estadística (INE); Current Population Survey (CPS) –United States Census Bureau

En segundo lugar, es interesante observar mediante  el crecimiento anual de las tasas de desempleo (Gráfico 2) los efectos de las distintas etapas de la crisis en ambos países. 2008 y 2009 fueron años de un crecimiento espectacular del desempleo, como se dijo especialmente entre los hombres latinos en España consecuencia del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Durante 2010 se observa una recuperación que coincide con los primeros planes de estímulo de la economía tanto en España (recordemos el famoso Plan-E) como como en Estados Unidos..

A partir de 2011 la tendencia del desempleo entre los inmigrantes latinos toma tendencias opuestas. La recuperación del empleo en Estados Unidos contrasta con una enfermiza obsesión por déficit en la Unión Europea que lastra la economía y el empleo. La situación para los latinoamericanos que residen en España continuó empeorando. Otros sectores que en un principio habían soportado mejor la controversia en términos de empleo se ven también afectados.

Sólo  a partir de 2013 se empieza a observar un menor crecimiento del desempleo entre los latinoamericanos en España, frente a la tendencia descendente desde 2011 en Estados Unido. En gran medida detrás de esos descensos está el efecto del menor número de latinoamericanos residentes en España debido a los flujos de retorno (por tanto un sesgo de selección dado que la fuente ya no observa a los que se han ido). Es decir, a la dramática situación que muestras los gráficos hay que añadir que desde el inicio de la crisis ha ido descendiendo la población activa. La salida de inmigrantes –y en menor medida nativos– es la principal causa de que en 2013 no haya aumentado más la tasa de desempleo, mientras continua el desplome del total de ocupados. En otras palabras, para los latinos al igual que para el total de España, bajan algo los desempleados pero lo hacen mucho más los ocupados.

Gráfico 2. Crecimiento de las tasas de desempleo respecto al trimestre anterior según sexo, 2004-2013

Captura de pantalla 2014-02-26 a la(s) 7.09.44

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Encuesta de Población Activa (EPA) – Instituto Nacional de Estadística (INE); Current Population Survey (CPS) –United States Census Bureau

El Gráfico 3 muestra, precisamente, la evolución de la ocupación de los latinoamericanos en España. Por cada 100 inmigrantes latinos que trabajaban en España en 2003, había 266 trabajando a mediados de 2008 y a finales de 2013 habían descendido a 170. Mientras que la agricultura se comporta de forma muy estacional, la industria y la construcción han sufrido una brusca caída de ocupados y el sector servicios pierde ocupados de forma paulatina.

Gráfico 3. Evolución de los latinoamericanos empleados por sector en España 2003-2013 (Qtr1 2003 = 100).

Captura de pantalla 2014-02-26 a la(s) 7.11.47

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Encuesta de Población Activa (EPA) – Instituto Nacional de Estadística (INE).

Finalmente, en cuarto lugar, es interesante analizar el desempleo de los inmigrantes latinos respecto al total de la población de España y Estados Unidos respectivamente. En ambos países la brecha aumenta con el estallido de la crisis, sobre todo entre los hombres latinos en España por el efecto de la construcción ya mencionado. Cuando se inicia la recuperación del empleo en Estados Unidos estas diferencias empiezan poco a poco a descender. Llama la atención como durante 2013 sigue aumentando con fuerza la diferencia entre las tasas de paro de las mujeres latinas y el total de las mujeres en España. Esto lleva a pensar de nuevo en que los efectos de la crisis y los recortes derivados de la obsesión por el déficit están afectando ahora a sectores más feminizados. Una explicación complementaria es que los flujos de retorno están masculinizado lo cual hace disminuir la tasa de desempleo  y la brecha respecto al total de los varones pero no tanto de las mujeres.

Gráfico 4. Evolución de la brecha entre las tasas de desempleo de los latinoamericanos y la del total de la población mayor de 16 años, según sexo, en España y Estados Unidos  2003-2013

Captura de pantalla 2014-02-26 a la(s) 7.12.54

 

 

 

 

Fuente: Encuesta de Población Activa (EPA) – Instituto Nacional de Estadística (INE); Current Population Survey (CPS) –United States Census Bureau

Bibliografía:

Borjas, George J. 1985. “Assimilation, Changes in Cohort Quality, and the Earnings of Immigrants“. Journal of Labor Economics 3(4): 463-489.

Borjas, George J. 1987. “Self-Selection and the Earnings of Immigrants“. The American Economic Review 77(4): 531-553.

Garrido, Luis J., María Miyar y Jacobo Muñoz Comet. 2010. “ La dinámica laboral de los inmigrantes en el cambio de fase del ciclo económico“. Presupuesto y gasto publico 61: 201-221.

Esteban, Fernando O. 2011. “Inmigración Extranjera y Crisis Económica en España“. Encrucijadas: Revista Crítica de Ciencias Sociales 1: 51-69.

Acerca de Rafael Grande

Rafael Grande Martín es candidato a doctor en Estudios Latinoamericanos por el Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca.

, , , ,

4 respuestas a Crisis y Desempleo: Latinoamericanos en España y en Estados Unidos

  1. Julimar da Silva Bichara 28 febrero, 2014 at 17:27 #

    Excelente trabajo Rafael. Estaría bien que mirases la Muestra Contínua de Vida Laboral de España, una base de datos que te ofrecerá una perspectiva más microeconómica de las relaciones laborales de los inmigrantes en España. Además, te permitiría realizar un estudio de las trayectorias laborales durante la crisis.

    • Rafael Grande 1 marzo, 2014 at 21:06 #

      Gracias Julimar,

      La Muestra Continua de Vidas Laborales ofrece una rica información. Pero la ventaja de otras fuentes como la EPA o la ENI-2007 es 1) que ofrece información también de aquellos inmigrantes que no cotizan a la seguridad social, por ejemplo un importante porcentaje de mujeres latinas dedicadas al servicio doméstico y de cuidados. 2) Que ofrece información también de los parados que no reciben prestación por desempleo, cosa que no hace la MCVL. El agravamiento de la crisis hace imaginar que ha crecido mucho el número de inmigrantes sin prestación.

      En general, aunque es una información muy rica por su carácter longitudinal, al ser diseñado para la gestión y no para la investigación la MCVL supone algunas limitaciones de ese tipo.

      Aún así sería de gran interés analizar las trayectorias laborales durante la crisis como propone.

  2. Jorge López Arévalo 27 febrero, 2014 at 20:58 #

    Artículo muy interesante que muestra dos escenarios en materia de ocupación y desempleo. Tiene que ver con la política económica desarrollada en Estados Unidos que ha sido anticíclica y en Europa obsesivamente procíclica.

    • Rafael Grande 28 febrero, 2014 at 13:41 #

      Efectivamente Jorge, ese era uno de mis objetivos mostrar el efecto desastroso de la política económica en Europa. Las políticas económicas implementadas los últimos años para frenar la crisis situación están siendo muy diferentes a uno y otro lado del Atlántico: basada sólo en la austeridad en Europa frente a mayores planes de estímulo en USA. Se ve muy bien en el espejismo que supone 2010 en España cuando se frenó el crecimiento brutal del paro (además de evitar el decrecimiento del PIB durante algunos trimestres).

      Así se encarga de recordárnoslo Krugman acusando a los políticos europeos de una “obsesión por el déficit” que no hace más que ahogar lentamente sus economías y, lo que es aún peor, a sus ciudadanos y los derechos sociales adquiridos lentamente durante tantos años. En esta línea, te recomiendo el artículo de Michael Hudson “Unión Europea: el innecesario sufrimiento causado por la austeridad neoliberal y la insuficiencia de la crítica de Paul Krugman a la perversa estupidez de la élite eurocrática” publicado en la Revista Sin Permiso ya hace más de un año (http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4791)

Deja un comentario