Desangramiento y renacimiento en Venezuela

En las elecciones del domingo 14 de abril en Venezuela, el chavismo sali贸 hundido. Nicol谩s Maduro, candidato elegido inconsultamente por Hugo Ch谩vez, s贸lo pudo lograr un margen de victoria de 1,6 puntos por encima de la oposici贸n, liderada nuevamente por Henrique Capriles.聽 El voto Capriles creci贸 por m谩s de un 1,3 millones de votos, de los cuales posiblemente la mitad provino del chavismo. Este desangramiento del chavismo y renacimiento de la oposici贸n sorprendi贸 a muchos, sobre todo luego del apogeo de la re-elecci贸n de Hugo Ch谩vez con 11 puntos de ventaja el pasado 7 de octubre de 2012, la elecci贸n abrumadora en diciembre de 20 gobernadores chavistas de un total de 22, y la campa帽a de semi-beatificaci贸n de la figura de Ch谩vez pasado su fallecimiento en marzo.

驴Por qu茅 Henrique Capriles est谩 mejor hoy que hace siete meses?聽 Primero, hubo un giro extraordinario en la situaci贸n econ贸mica.聽 El precio de las victorias chavistas de octubre-diciembre fue muy alto:聽 tanto gasto pre-electoral elev贸 el d茅ficit fiscal a casi el 16 por ciento de la econom铆a venezolana, pr谩cticamente el doble de los d茅ficits en las econom铆as en crisis de Europa como Portugal, Espa帽a e Italia.聽 El gobierno se qued贸 con problemas de financiamiento serios, manej贸 muy mal la devaluaci贸n estrepitosa de principios de 2013 y no hizo nada para solucionar el problema del desabastecimiento que azota al pa铆s, el peor nivel de escasez desde hace cuatro a帽os. Venezuela en el lapso de tres meses pas贸 de vivir un boom econ贸mico promovido por un gasto desmedido a una situaci贸n de escasez de d贸lares, bol铆vares, y todo tipo de bienes.

Segundo, el candidato oficialista, Nicol谩s Maduro se equivoc贸 en hacer campa帽a como el “hijo de Ch谩vez”. Es l贸gico que haya querido ofrecer continuismo, pero es il贸gico que haya pretendido venderse como una r茅plica exacta de Ch谩vez.聽 No lo era. Nadie es r茅plica de nadie, y presentarse como calcoman铆a hizo que se viera m谩s rid铆culo que cuando hablaba de pajaritos que lo visitaban. Le rest贸 credibilidad a su persona. Perdi贸 la oportunidad de mejorar una marca antigua, es decir, anunciar de qu茅 modo el chavismo se presentaba con un producto mejorado y actualizado respecto a su creador. Se centr贸 en echarle la culpa al otro bando de todos los problemas del pa铆s, inclusive de los apagones, a pesar de que el sector el茅ctrico es totalmente del estado. Hizo hincapi茅 en su espiritualidad, tal como lo hizo Ch谩vez en su 煤ltimo a帽o, cuando a la hora de la verdad, tanto chavistas como opositores necesitaban o铆r soluciones concretas a los problemas que Ch谩vez trat贸 de ocultar por tanto tiempo, tal como hizo Ch谩vez con su enfermedad. Maduro se comport贸 como si en Venezuela no existieran chavistas listos para una reforma del modelo.

Tercero, Capriles fue mucho m谩s arriesgado que lo que hab铆a sido hasta el momento. En el 2012, tuvo miedo de enfrentar a Ch谩vez tajantemente.聽 Se port贸 m谩s como un caballero respetuoso que como un contrincante frontal, tal vez por miedo a desestabilizar al pa铆s o porque sab铆a que contra Ch谩vez no se pod铆a ganar. Con Maduro, Capriles mostr贸 sus colmillos. Tom贸 el riesgo de responder con la misma dureza con la que Maduro y los chavistas tratan a sus adversarios. Critic贸 todas y cada una de las medidas que tom贸 Maduro y, por supuesto, las que no tom贸.聽 Lo acus贸 de mentir, hacer alusiones al manejo herm茅tico de la convalecencia final de Ch谩vez, la devaluaci贸n de febrero, la decisi贸n de investirse como presidente encargado, y la reciente subasta de d贸lares, la cual tild贸 no s贸lo de ser una devaluaci贸n disfrazada. La nueva postura desafiante hizo que los opositores m谩s fuertes se sintieran m谩s esperanzados. Es decir, mientras que Maduro se neg贸 a ofrecer un chavismo renovado, Capriles hizo todo lo posible por ofrecer una oposici贸n transformada.

Por 煤ltimo, la gran causa de este desangramiento se debi贸 al personalismo del r茅gimen anterior. La lecci贸n de todo esto es una que los polit贸logos ya conocemos. Los reg铆menes personalistas como el de Ch谩vez pueden sobrevivir 茅pocas malas, pero son vulnerables cuando desaparece el l铆der supremo. Le podemos echar la culpa a la campa帽a inepta de Maduro, pero realmente el gran culpable fue el progenitor del sistema, que m谩s que construir un socialismo del siglo XXI, dedic贸 su carrera pol铆tica a construir el culto a su personalidad. Cuando la personalidad desparece en estos reg铆menes, disminuye tambi茅n el culto.

Cuatro conflictos venideros

El desangramiento del chavismo implica consecuencias pol铆ticas serias para la gobernabilidad del pa铆s. Maduro, si es ratificado en el poder, enfrentar谩 cuatro problemas pol铆ticos (dejo a un lado los econ贸micos no porque sean menos importantes sino porque es tema para otro post).聽 El primer problema pol铆tico estriba en sus relaciones con la oposici贸n. El gobierno enfrenta un desbalance energ茅tico: Maduro tiene el poder, pero no la energ铆a, la que luego de esta elecci贸n, radica en la oposici贸n. La oposici贸n, si no se equivoca, puede ahora hacer uso de esta nueva energ铆a para recuperar poder institucional, que es lo que m谩s le hace falta: ello lo puede conseguir saliendo mejor en las elecciones municipales (en julio del a帽o en curso), y en las elecciones para la asamblea nacional (2015). Y si todo sigue bien, la oposici贸n podr谩, si as铆 lo desea, librar la batalla por un referendo revocatorio en el 2016, a pesar de que para esta batalla necesitar谩 muchos m谩s votos y sobre todo creatividad para superar las trabas institucionales que ahora existen para realizar un referendo.

Los otros tres problemas de Maduro yacen dentro del seno del chavismo, y no son menos despreciables.聽 Maduro emerge de esta elecci贸n, ante los ojos de los chavistas, como un despilfarrador del capital pol铆tico que dej贸 Ch谩vez. Esto le traer谩 problemas entre sus rivales dentro del chavismo, ninguno de los cuales est谩 tan mal parado como lo est谩 Maduro luego de esta elecci贸n.

Primero, hay un complicado clivaje civil-militar en el seno del chavismo. Maduro viene del ala civil y no militar. Ch谩vez, soldado al fin al cabo, pod铆a hablar con militares con facilidad, no s贸lo con los civiles. Maduro, a quien ni le es f谩cil hablar con civiles, tendr谩 problemas serios a la hora de hablar con los militares. Los tuits de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido como portavoz de un ala militar del chavismo, ya dan se帽ales de disconformidad: 鈥淧rofunda autocr铆tica nos obligan estos resultados鈥︹ lo cual se puede leer como un modo de decir, profunda cr铆tica hay que hacer al modo en que Maduro manej贸 la transici贸n. Esta cr铆tica se suma a las que ya exist铆an antes de las elecciones, que apuntaban en direcci贸n de que Maduro era m谩s hijo de Fidel que hijo de Ch谩vez. El chavismo es el movimiento civil-militar m谩s grande y extenso de toda Am茅rica Latina y no est谩 claro que Maduro, por su perfil y su debilidad electoral, sea capaz de mantener este matrimonio unido.

Segundo, hay un clivaje entre los mismos civiles del chavismo. Maduro representa la l铆nea dura, dogm谩tica, marxista, pro-Cuba y poco entendida en temas econ贸micos. No todos los civiles del chavismo son de la misma l铆nea y, seguramente, 茅stos le han perdido respeto a la l铆nea de Maduro luego de esta elecci贸n. Los civiles chavistas se van a dividir ahora que lleg贸 la hora de tomar decisiones econ贸micas costosas, tales c贸mo, qu茅 hacer con el d茅ficit, la inflaci贸n, la ayuda exterior, y la crisis de productividad que aqueja al sector p煤blico, especialmente el sector petrolero.

Y, por 煤ltimo, surge este a帽o un nuevo clivaje en el chavismo y en Venezuela: los 20 gobernadores chavistas que ganaron las elecciones en octubre. Casi todos, como Maduro, fueron escogidos por Ch谩vez, as铆 que pueden enfrentar a Maduro dici茅ndole que ellos tambi茅n son 鈥渓os elegidos por nuestro comandante鈥. Pero, a diferencia de Maduro, la mayor铆a gan贸 por m谩rgenes muchos m谩s amplios, algunos con ventajas de m谩s de 20 puntos. Al lado de la figura hundida de Maduro, estos gobernadores son gigantes.

Capriles, como l铆der consagrado del antichavismo, tendr谩 sus retos. Tiene que reconocer que si mantiene una postura muy dura e intrsansigente, s贸lo lograr谩 unir m谩s al chavismo, lo cual es lo opuesto de lo que m谩s le conviene. De hecho, la estrategia id贸nea es no asustar mucho al chavismo y buscar bases comunes con sectores del chavismo, y en especial, algunos de sus gobernadores. No ser铆a ni impensable ni desventajoso que en ciertas posturas鈥攃omo por ejemplo, oposici贸n al centralismo del estado t铆pico del chavismo鈥攍a oposici贸n pueda establecer v铆nculos con muchos gobernadores que no van a ver con buenos ojos la p茅rdida de potestad subnacional que es innata al centralismo.

Chavismo 3.0聽

Maduro ha obtenido pr谩cticamente la peor victoria imaginable. En los pr贸ximos meses, vamos a ver un chavismo pol铆ticamente inseguro y econ贸micamente en apuros. Esto es un problema grave ya que lo anterior es lo opuesto de lo que se necesita para encarar lo 煤ltimo.

No le va a ser f谩cil a Maduro recuperarse. Vendr谩n pleitos fuera y especialmente dentro de su movimiento. Puede que termine eligiendo, tal como lo hizo Ch谩vez, exacerbar la polarizaci贸n chavista/anti-chavista con discursos y posturas intolerantes, con la esperanza de disminuir la conflictividad interna y desmoralizar a sus rivales en la coalici贸n que lidera Capriles.

La nueva versi贸n del chavismo que estamos inaugurando esta semana guarda cierto parecido con la primera etapa de Ch谩vez del 1999 al 2003, cuando la popularidad de Ch谩vez cay贸 precipitosamente y la econom铆a no se recuperaba. Con una diferencia: Maduro no ostenta el margen de victoria electoral que sac贸 Ch谩vez, no una vez, sino cuatro veces. Tampoco cuenta con la reverencia interna que Ch谩vez supo cultivar entre los grandes l铆deres del chavismo, civiles y militares. Es cierto que el Chavismo 1.0 tuvo detractores, pero ellos optaron por abandonar el movimiento.聽 Los detractores del Chavismo 3.0 probablemente opten por quedarse, y disputar.

No estamos acostumbrados a ver al chavismo como un nido de gallinas. No estamos acostumbrados a ver un chavismo carente de un 鈥渓铆der incuestionable鈥. Si Maduro apuesta en direcci贸n de exacerbar la polarizaci贸n en el pa铆s, tal como parece que se dispone a hacer, no creo que el ser una gallina m谩s inter pares sea la posici贸n m谩s ventajosa para llevar adelante semejante batalla y salir triunfante.

 

Acerca de Javier Corrales

Javier Corrales es profesor de Ciencia Pol铆tica en Amherst College, Massachusetts (EE.UU).

, , , , ,

8 respuestas a Desangramiento y renacimiento en Venezuela

  1. Javier Corrales 23 Abril, 2013 at 12:19 #

    Muy amable. Gracias.

  2. Juan Manuel Trak 19 Abril, 2013 at 12:54 #

    Este an谩lisis de la situaci贸n venezolana luego de la elecci贸n es muy interesante. Considero que la ausencia de un l铆der fuerte dentro del chavismo implicar谩 su paulatina fragmentaci贸n, la autoridad que ten铆a Maduro se ha desvanecido dentro de sus propias filas y eso puede traer problemas para el control del partido en el futuro pr贸ximo. Es importante destacar que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ya no es la fuerza m谩s votada en las elecciones, y que la victoria (si es que es tal) tambi茅n es gracias a la contribuci贸n electoral de peque帽os partidos como Patria Para Todos, Partido Comunista de Venezuela, entre otros.
    La segunda cuesti贸n que es relevante se帽alar es la reacci贸n del gobierno ante una oposici贸n desafiante y crecida, pareciera que ante la ausencia de Ch谩vez los sectores m谩s radicales han iniciado una agenda de persecuci贸n dentro de sus propias filas, en las instituciones del Estado y en los beneficiarios de las misiones; pero tambi茅n hacia la oposici贸n. La represi贸n y denuncias de 4 d铆as de protestas han mostrado la cara autoritaria de un r茅gimen que se pretende democr谩tico.
    Cabe preguntarse, ante una crisis de legitimidad, un escenario de fragmentaci贸n interna, una oposici贸n crecida; 驴qu茅 puede hacer Maduro para garantizar la gobernabilidad m谩s en contexto en el que la econom铆a transita por una situaci贸n precaria?

    • Javier Corrales 23 Abril, 2013 at 12:13 #

      Mi impresi贸n es que se va a volver m谩s autocr谩tico con la oposici贸n, y m谩s anti-imperialista, al menos para tratar de atrincherar el PSUV. Echarle la culpa de todo a la oposici贸n. Eso es lo que viene. En materia econ贸mica, tal vez venga un poco de m谩s pragmatismo (es decir, menos expropiacione), ahora que Merentes ha cobrado mayor importanci谩 en el gabinete nuevo de Maduro.

  3. Ver贸nica 17 Abril, 2013 at 18:02 #

    Buen an谩lisis sobre las dificultades futuras que puede afrontar Maduro en la asunci贸n del cargo presidencial, leyendo su art铆culo me surge un interrogante de c贸mo ser铆a la situaci贸n si en vez de ganar el candidato oficialista, fuera Capriles quien asumiera el cargo 驴mejorar铆an las cosas en venezuela? con respecto a lo que el art铆culo muestra de como se encuentra Venezuela en estos momentos.

    • Javier Corrales 23 Abril, 2013 at 12:16 #

      Es un tema para otro blog, pero creo que el equip de Capriles ten铆a mejores pol铆ticas para con el sector petrolero, lo cual revertir铆a la tendencia a partir del 2003 de baja de la productividad del sector. No obstante, Capriles hubiera heredado una situaci贸n econ贸mica muy mala, exigiendo pol铆ticas poco apeticibles, por lo cual hubiera pagado un precio pol铆tico muy alto. Ahora, ser谩 Maduro quien corra con esos costos.

  4. Mara 17 Abril, 2013 at 10:27 #

    El post sobre el futuro del chavismo y la oposici贸n tras el resultado electoral del pasado domingo y la crisis pol铆tica e institucional que hoy vive Venezuela me resulta interesante, sobre todo lo atinente a los dilemas que enfrentan Maduro y tambi茅n Capriles.
    Sin embargo, cuando leo el post o incluso otros an谩lisis recientes sobre lo ocurrido me viene a la memoria todo lo que oportunamente se se帽al贸 para el caso argentino tras, primero el exilio, y luego la muerte del General Per贸n y por ende el futuro o no futuro del peronismo.
    El peronismo y el chavismo comparten caracter铆sticas, l铆deres de extracci贸n militar con capacidad de congregar civiles, personalistas, un culto a la personalidad. Movimientos amplios, con una ret贸rica de la igualdad poco clara en su traducci贸n pr谩ctica, una d茅bil institucionalidad organizativa y posiciones divergentes respecto a las posturas dominantes. Para el peronismo, el lema era “ni yankis ni marxistas, peronistas” y en el chavismo se le llama socialismo del siglo XXI con una impronta bolivariana.
    Cuando el golpe del 55 en Argentina pareci贸 concretarse el dicho “muerto el perro, se acab贸 la rabia”. La cla煤sula de proscripci贸n “garantizaba” el no retorno. Sin embargo, la historia mostr贸 que no estaba muerto, la doble victoria del 73 as铆 lo revel贸. Pero claro, la muerte f铆sica del l铆der argentino cre贸 tensi贸n en el movimiento. Es lo que suele ser l贸gico que ocurra, como bien se帽ala Corrales respecto a Ch谩vez.
    No obstante, el peronismo se reorganiz贸, se reestructur贸 y los siguientes l铆deres circunstanciales que condujeron y conducen el movimiento supieron y saben manejar la liturgia y la simbolog铆a del peronismo de Per贸n y Evita. Es probable que Maduro no sea el l铆der que logre garantizar la continuidad inmediata del chavismo, y es innegable que las disputas sobrevendr谩n sobre qui茅n ser谩 el depositario de la herencia de Ch谩vez. Lo que tambi茅n es probable es que el chavismo no desaparezca. La oposici贸n, que hoy parece tan revitalizada y a las que todos se apuran en calificar con oportunidades inmediatas de 茅xito para acceder al poder, no la tendr谩 f谩cil. La imprevisibilidad sobre c贸mo ser谩 el chavismo con Ch谩vez en la memoria colectiva es dif铆cil de prever y suele ser el peor de los adversarios pol铆ticos. Esa es una lecci贸n que los argentinos hemos aprendido de la mano del peronismo.

    • Javier Corrales 23 Abril, 2013 at 12:18 #

      Estoy de acuerdo que hay muchos paralelismos con Per贸n. Hay posibilidad de grandes tensiones internas. La ventaja que tiene Maduro es petr贸leo y devaluaciones per铆odica. Esto ayuda fiscalmente a Maduro. Per贸n, a partir del 51, e Isabel (a partir del 74) no tuvieron respiro fiscal, con lo cual las tensiones internas se desobordaron.

  5. Tatiana Hern谩ndez 17 Abril, 2013 at 9:49 #

    Excelente art铆culo, muy objetivo. Me gusta mucho el an谩lisis que usted hace. Lo felicito.

Deja un comentario