Discurso Populista y Cultura Política: Evidencias desde Latinoamérica

En época de debates electorales y cambios de gobierno, salta la pregunta sobre cómo afecta lo que un político dice respecto a lo que la gente piensa del sistema político y de la democracia. Para evaluar esta cuestión se analiza dos casos de políticos latinoamericanos con discursos políticos diferentes y luego se intenta verificar cambios en las actitudes ciudadanas hacia la democracia. Si bien, las evidencias no son concluyentes, abren interesantes preguntas sobre la relación entre discurso político y cultura política.

En el marco del giro a la izquierda latinoamericano existen similitudes y diferencias entre los gobernantes que formaron parte de este ciclo político. Dos presidentes que pertenecen a este, han demostrado un elevado impacto debido a su carisma y discursos políticos: Rafael Correa, presidente de Ecuador y José Mujica, expresidente de Uruguay. Para varios autores una de las diferencias más importantes es el carácter populista presente en Correa y ausente en Mujica (Levitsky y Roberts, 2011; Hawkins, 2009). Es justamente esa diferencia el punto de partida de este análisis.

En la primera parte de este análisis se puede ver claras diferencias en sus discursos en contenido y retórica. La primera de ellas es que, cuando la audiencia de sus discursos es nacional, el contenido discursivo es significativamente diferente que cuando se trata de una audiencia internacional. La segunda diferencia, y más relevante es que, Correa emplea un contenido más “concreto” en su discurso, mientras que Mujica habla de cuestiones más abstractas. En los siguientes gráficos se puede ver un ejemplo de ello:

grafico1-julian

Al dirigirse a una audiencia nacional, Correa emplea con mayor frecuencia palabras como: ley, sueldo, ecuatoriano, revolución, público, familia. Por su parte, Mujica habla ante sus conciudadanos de: inconformismo, intelectual, inteligencia, placer, andar. Del mismo modo, cuando ambos mandatarios se dirigen ante la comunidad internacional su discurso es distinto. Correa habla de capital, internacional, desarrollo, regional, banco, mientras que Mujica habla de vida, civilización, hombre, mundo, entre otras. Esto abona a los hallazgos de otras investigaciones que resaltan que el discurso populista está basado en contenido más concreto y palpable para la ciudadanía. De ese modo es más fácil implementar en el debate issues más reactivos con los cuales sea más potente la polarización y las posiciones a tomar frente a los mismos (Bos, van der Brug and de Vreese, 2012). Pero, ¿Realmente afecta este discurso en lo que la gente realmente piensa de la democracia y del sistema político en general?

La segunda parte del análisis consiste en una evaluación del cambio en la cultura política de la ciudadanía en ambos países antes y después de los mandatos de los presidentes estudiados. El objetivo fue encontrar variaciones en lo que la gente piensa sobre la democracia y el sistema político (Almond y Verba, 1963) antes y después de estar expuestos a discursos políticos populistas y no populistas, respectivamente. Lo más llamativo fue conocer que la cultura política de los uruguayos es más estable y democrática que la de los ecuatorianos.

grafico2-julian

En Uruguay, algunos de los indicadores apenas muestran variación en casi una década. Por ejemplo, en 8 años el “apoyo al sistema político”, “tolerancia” y “participación”, la variación está alrededor de un punto en ambos países [datos disponibles en http://www.vanderbilt.edu/lapop/ y elaborados en base a determinados indicadores]. ¿Qué significa esta variación? En términos generales, se puede decir que hay una cultura política más democrática entre los uruguayos en comparación con los ecuatorianos, y más estable. Aunque la variación en estos indicadores no es drástica y no parece ser significativa, estas características son más claras en otros indicadores como el “apoyo a la democracia”.

En este indicador se puede ver cómo Ecuador pasa de apoyar en más del 40% un gobierno con “mano dura” en 2004 a menos del 25% en 2010, para volver a subir a más del 30% en 2012. El mismo efecto se ve con otros indicadores, como la preferencia de un “líder fuerte” o que “bajo algunas circunstancias es preferible un gobierno autoritario a uno democrático”. Por el contrario, los ciudadanos uruguayos muestran más estabilidad en sus opiniones y fuertes preferencias por la participación política de todos y por la democracia sobre cualquier otra forma de gobierno.

grafico3-julian

A modo de conclusión, se puede decir que, si bien estos resultados no pueden considerarse concluyentes, son interesantes porque abren más preguntas sobre la relación entre discurso político y cultura política. El primer elemento a sintetizar es el contenido de los discursos de ambos gobernantes. Lo que dicen ambos mandatarios no solo es diferente según las audiencias a las que estén dirigidos, sino que además son muy diferentes entre sí en cuanto al contenido. Esta diferencia se halla en dos planos: qué y cómo. Mientras Correa habla de cosas concretas como salarios y leyes, Mujica habla de cuestiones más abstractas como el intelecto y la civilización. Esto abona desde un análisis cuantitativo del discurso a la idea del carácter populista del primero en comparación con el último. Además, deja abierta otra cuestión, si el contenido del discurso define su rasgo populista o si por el contrario es el estilo el rasgo definitorio. En suma, la pregunta que surge es, si importa más qué se dice o cómo se dice.

El segundo elemento llamativo es que, al parecer las actitudes hacia la democracia no son moldeadas enteramente por los discursos políticos de los gobernantes. Parece demostrarse que la cultura política de los ciudadanos de un país no es algo que pueda modificarse tan fácilmente. Al contrario, los hallazgos apuntan a que los políticos ven en determinada configuración de actitudes hacia la democracia y el sistema político una demanda a suplir mediante la adaptación e implementación de su discurso. Además, hay que tener en cuenta que ambos países han atravesado procesos políticos y económicos diferentes. Uruguay se ha mantenido mucho más estable que Ecuador y este también puede ser otro elemento que condiciona los cambios observados en cuanto a apoyo a la democracia en ambos países. Estas cuestiones deben ser estudiadas con mayor detalle y profundidad para poder precisar los efectos de los discursos políticos en las actitudes ciudadanas hacia la democracia, porque al final del día, la pregunta que queda en el aire es, si es verdad que tenemos los gobernantes que nos merecemos.

Bibliografía

Almond, Gabriel and Verba, S. (1963) “An approach to political culture”, in Almond, Gabriel and Verba, S. (1963) The Civic Culture. Political Attitudes and Democracy in Five Nations. Princeton University Press, New Jersey.  1-45.

Hawkins, K. A. (2009). “Is Chavez Populist?: Measuring Populist Discourse in Comparative Perspective.” Comparative Political Studies 42(8): 1040-1067.

Levistky, Steven, and Roberts, K. (2011), “Introduction: Latin America’s ‘Left Turn’: A Framework for Analysis”, in Steven Levitsky and Kennet Roberts (editors), The Resurgence of the Latin American Left. The John Jopkins University Press, Maryland. 2011, 1-28.

Acerca de Julian Martinez

Aún no hay comentarios

Deja un comentario