Distritos y redes en la economía nocturna en la Ciudad de México

La noche urbana es una dimensión de la vida económica, social y cultural de las ciudades que ha empezado a tener relevancia tanto en los estudios urbanos como en la arena de la administración urbana. La economía nocturna de una ciudad está compuesta por el conjunto de actividades de entretenimiento que se dan dentro de una ciudad (restaurantes, bares, discos, foros, teatros, etc.). Estas actividades son una fuente relevante de ingreso para las ciudades y de empleo para sus habitantes, así como un potencial motor de regeneración urbana.  Lo anterior debido a que además de los empleos directos que generan  estos negocios hacen gastos en diversos servicios y productos complementarios. Las empresas de este giro son también uno de los principales atractivos turísticos de una ciudad y su presencia en los destinos turísticos influye en el nivel de gasto por turista.  Hay que agregar que los negocios de entretenimiento nocturno, están directa e indirectamente conectados con la salud de las industrias culturales y creativas de una ciudad ya que, además de ser un espacio de empleo y consumo cultural, es para los artistas y creativos un lugar de contacto e intercambio de información y generación de nuevos proyectos (Currid 2007).

La literatura sobre la economía de la noche y el espacio urbano se ha enfocado a dos aspectos. Uno tiene un carácter prescriptivo y busca identificar los elementos que desde la política pública pueden ayudar a crear o estimular la economía nocturna en zonas específicas de las ciudades. El otro aspecto que se ha estudiado está orientado a entender procesos sociales alrededor del consumo nocturno, sobre todo aquellos relacionados con la criminalidad, la segregación / exclusión social y el papel de lugares emblemáticos para ciertas comunidades o movimientos sociales/artísticos (Shaw 2014; Chatterton and Hollands 2002).

Independientemente del enfoque temático la mayoría de los estudios parten de la tesis de que la actividad nocturna de entretenimiento se aglomera en distritos dentro de las ciudades y que estos distritos son espacios económicamente funcionales y con un perfil cultural / identitario particular. En la investigación que desarrollamos cuestionamos esta presunción y, por el contrario, planteamos que la economía nocturna (y también la actividad económica diurna) tiene un funcionamiento espacial mucho más abierto, flexible y en red de lo que la aglomeración en distritos asume. Los negocios de la economía nocturna existen en aglomeración y en dispersión dentro del espacio urbano. Los negocios de la economía nocturna que atienden a una misma comunidad están interrelacionados y configuran subconjuntos, aún y cuando estén dispersos o alejados uno del otro, y por lo mismo constituyen un mismo espacio económico funcional. Esto es evidente en el caso de negocios nocturnos vinculados al consumo de música en vivo en donde los foros que se orientan a un género musical particular son parte de un mismo espacio económico de producción-consumo y por lo tanto una misma comunidad cultural.

Otro punto que hay que esclarecer del funcionamiento de la economía nocturna es que se asume en los estudios urbanos que la economía de la noche ocupa espacios enmarcados por actividad económica diurna y en cierto sentido son una proyección de la actividad diurna que continúa en la noche. Efectivamente, los distritos económicos diurnos concentran empleo y crean una demanda grande por servicios diversos, entre ellos de entretenimiento, durante la jornada laboral. Algunas de estas actividades prolongan su operación en la noche. Sin embargo, la economía de la noche enmarcada en distritos económicos diurnos no corresponde a la lógica/funcionamiento de la economía diurna en tanto que sus consumidores no son necesariamente los que trabajan ahí de día. Las actividades de entretenimiento nocturno generan su propia demanda y el alcance espacial (área de influencia) de su demanda es más amplia territorialmente que la de los negocios diurnos que dependen de la población flotante que acude a trabajar a los distritos diurnos.

Para demostrar que el funcionamiento de la economía nocturna no se constriñe a distritos sino que ocurre a una escala espacial mayor que incorpora varios distritos o incluso lugares no caracterizados como distritos, analizamos la escena de música rock independiente en la Ciudad de México. Para revelar el funcionamiento urbano de este tipo de música utilizamos el método de análisis de redes sociales. Para obtener la información necesaria para revelar la red se recopiló información sobre la programación del Foro “Caradura” de los meses de septiembre y octubre de 2013. El club Caradura está localizado en el corazón de la zona Roma-Condesa en la Ciudad de México, espacio identificado como distrito creativo (Mercado Celis 2012) (Mercado 2012). Con la lista de grupos que tocaron en el Caradura se recopiló la información de los lugares donde aparecieron los grupos durante el 2013.

Con el método descrito se identificaron 28 bandas y 52 foros. En la figura 1 se puede observar la red resultante. Cada nodo representa un foro y las líneas que unen cada nodo representan a los grupos que tocaron en los mismos foros. Los colores representan la zona donde se ubican, para facilitar la lectura del grafo se agruparon en tres zonas; rojo, Distrito Roma-Condesa, negro, Distrito Centro Histórico y rosa, resto de la Ciudad. La forma del nodo identifica si el foro es una organización privada o pública.

Figura 1. Bandas y foros

REDES

Fuente: elaboración propia, base de datos original

 Conclusiones:

a) Funcionamiento espacial.

El foro Caradura se identifica con un tipo de música dentro de la escena del rock independiente de la ciudad de México; su ubicación dentro del distrito Roma-Condesa vincula a este tipo de comunidad cultural con el distrito mismo. Esta imagen se refuerza al encontrase en el mismo distrito otros foros que programan a los mismos grupos. Sin embargo, la red revelada claramente indica que el espacio urbano donde se consume este tipo de música es mucho más amplio y complejo de lo que la imagen del distrito nos da.

b) Homogeneidad-diversidad interna de los distritos.

El grafo que se presenta permite analizar la relación entre centralidades y periferias en el espacio urbano y en el espacio económico-cultural de la música independiente. La red que se presenta en el grafo es una red egocéntrica ya que se construyó a partir de los grupos que tocaron en el Caradura, sin embargo, al seguir a cada grupo en su agenda de trabajo, aparecen foros que se encuentran en la periferia de la red y que muestran pocas ligas con otros foros. Este es el caso del “Foro Alicia” que se ubica en la extrema izquierda del grafo. Este caso es interesante ya que muestra que aunque se encuentra en proximidad física con el foro Caradura,  la proximidad musical (mismo tipo de grupos) es lejana. El caso opuesto también ocurre; foros distantes territorialmente pero con mayor proximidad musical (ver subconjunto en la parte derecha del grafo).  Todo esto es evidencia de que los distritos no necesariamente son homogéneos en cuanto al tipo de producto consumido o a la comunidad cultural a la que se apela.

c) Distrito diurno y distrito nocturno.

El distrito Roma-Condesa, lugar donde se ubica el “Caradura”, ha sido identificado como un distrito creativo por la alta aglomeración de empresas creativas, empresas que operan de día y que han generado una demanda de servicios importante y que ha marcado el uso e imagen del espacio urbano en la zona. La actividad nocturna que se da en este distrito, sin embargo, muestra ligas directas con otros espacios de la ciudad, particularmente con el Centro Histórico e incluso con lugares alejados en la periferia de la metrópoli como ciudad Satélite. La evidencia aquí presentada permite apoyar la hipótesis de que la población que produce y consume este tipo de música no se constriñe a distritos sino que se mueve en una escala espacial mayor.

 

Bibliografía y referencias:

Chatterton, P, and R Hollands. 2002. “Theorising Urban Playscapes: Producing, Regulating and Consuming Youthful Nightlife City Spaces.” Urban Studies, enero 2002,vol.  39, nº 1, pp. 95-116

Currid, Elizabeth. 2007. “The Warhol Economy. How Fashion, Art & Music Drive New York City.” Oxfordshire. Princeton University Press.

Mercado Celis, Alejandro. 2012. “Distritos culturales y empresas creativas en la Ciudad de México.

Shaw, Robert. 2014. “Beyond Night-Time Economy: Affective Atmospheres of the Urban Night.” Geoforum 51, enero 2014, vol. 51, pp. 87-95.

Acerca de Alejandro Mercado Celis

Alejandro Mercado Celis es Doctor en Planificación Urbana por la Universidad de California, Los Ángeles.

, , ,

Aún no hay comentarios

Deja un comentario