¿Donde están todos los indígenas? Un estudio sobre la variación en las adscripciones étnicas en Bolivia

El estudio sobre adscripciones étnicas en Bolivia se basa en la observación de que en los últimos dos censos el porcentaje de personas que se autoidentifican como indígenas mostraron diferencias significativas, mientras en 2002 el 66,2% de la población mayor de 15 años se identificó con ese grupo poblacional, en 2012 este porcentaje fue del 40,57%. Es decir, la cifra cayó más del 20%. La hipótesis central es que este descenso es resultado de desarrollos políticos que cambiaron los incentivos individuales para seleccionar una identidad (la indígena) sobre otras, entre ellos la modificación de la pregunta por la pertenencia étnica en el último censo.

América  Latina se distingue por su enorme diversidad cultural indígena. Según datos de la Cepal, en la región existían en 2014 más de 800 pueblos indígenas con cerca de 45 millones de personas (Cepal 2014: 7).Entre 2000 y 2010 la población indígena aumentó en 49,3%, lo que equivale a una tasa de crecimiento anual de 4,1%. Comparativamente, la población total de América  Latina creció en el mismo período con un ritmo medio anual de 1,3% (Ibíd.).

Los analistas coinciden en que las razones que explican este aumento son varias y no solo se trata del crecimiento demográfico regular (Ibíd.: 99-106). Se pueden identificar al menos dos factores adicionales: las fuertes políticas de identidad de las organizaciones indígenas en todo el continente y el refinamiento de los instrumentos estadísticos para levantar datos acerca de la población indígena. Desde el comienzo de los años 90, varias organizaciones indígenas aumentaron su participación política protagonizando masivas protestas y creando nuevos partidos indígenas (Van Cott 2000, 2005; Pajuelo, 2004;Postero/Zamosc, 2004; Yashar, 2005).

Este activismo se vio fortalecido por el derecho internacional y nacional (Sieder, 2002): Ya en 1989 la OIT había lanzado la Convención No. 169 sobre pueblos indígenas y tribales que reconoce derechos específicos para los pueblos indígenas y que fue ratificado por la mayoría de los estados latinoamericanos. Por otra parte, laONU declaró un “decenio de los pueblos indígenas” (1994-2002) que luego fue extendido por una década más (2005-2015). En 2007, finalmente, ratificó la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas”. En América Latina muchos países aprobaron leyes específicas indígenas y la cooperación internacional implementó una gran cantidad de programas pro-indígenas (Schilling-Vacaflor/Schorr, 2011). En consecuencia la temática indígena —la persistente exclusión de estos sectores y la demanda de respeto a sus maneras de vivir— fue catapultada al centro de las agendas públicas y políticas de muchos países. En la mayoría de los casos se combinó con una crítica general al modelo económico neoliberal. “Ser indígena” dejó de tener una connotación negativa y pasó a ser una autodefinición que ostentaba orgullo y una legítima identidad política en lucha. Además, su reconocimiento como sujetos de derecho posibilitó su acceso a recursos públicos y privados.

Paralelamente a la creciente politización de la identidad indígena, muchos países refinaron sus instrumentos estadísticos para identificar con más precisión a la población indígena que vive dentro de sus fronteras nacionales (Cepal, 2014). Para la ronda censal de la década del 2000 se incluyó por primera vez la pregunta por la autoidentificación étnica (antes se usó el idioma como indicador de indigeneidad, del Popolo/Schkolink, 2005: 10) lo que también influyó en el crecimiento de la población indígena establecido en censos y otras encuestas nacionales.

Aunque los datos parecen reflejar una tendencia unívoca, una mirada más detallada arroja un cuadro más complejo: el aumento aparentemente no se dio en todos los países. Como muestra el Cuadro No. 1, en Perú, Bolivia y en Belice hubo una reducción en el número de personas que se autoidentifican como indígenas.

Cuadro No.1 Schorr

 

Sobre todo, en el caso de Bolivia los datos no dejan de sorprender. El país andino es considerado como el país más indígena de América del Sur. Entre los años 2000 y 2005 Bolivia vivió una ola de protesta dominada por demandas y discursos indígenas (Postero, 2004; Schorr, 2012). El censo del año 2002 reflejó esta situación social y política. Un 66,2% de la población mayor de 15 años se autoidentificó como indígena. Sin embargo, el censo del 2012 mostró un cuadro diferente: se redujo drásticamente el número de personas autoidentificadas como indígenas a 40,57% – una reducción superior al 20% (Tamburini, 2012).

Cuadro No.2 Schorr

Cuadro No.3 Schorr

Aunque pueda sorprender, el descenso de los índices de identificación de la población indígena en Bolivia coincide con las observaciones de un vasto cuerpo de estudios sobre adscripciones étnicas desarrollados en su mayoría en otras regiones del mundo (entre otros Barth, 1969, Okamura, 1981; Gorenburg, 1999; Jiménez, 2004 y Posner, 2005). Estos trabajos revelan que las autodefiniciones identitarias —indígenas u otras— constituyen fenómenos inestables muy dependientes del contexto social y político (ver también Wimmer, 2008; Chandra, 2012). Las personas suelen tener múltiples identidades que se activan en parte muy estratégicamente para lograr ciertos fines. A pesar de que existen muchos trabajos sobre la “etnogénesis” (es decir la nueva constitución de grupos indígenas) o “re-etnificación” en América Latina (entre otros Alvarsson, 2007; Logan, 2009; Corr/Powers, 2012), se sabe poco sobre los factores de variación en las adscripciones étnicas, sobre todo respecto a la des-etnificación.

Bibliografía

Alvarsson, Jan-Åke (2007). “The Process of Ethno[re]genesis among the ‘Weenhayek of the Gran Chaco (1976-2006)”. Revista del CESLA 10: 139-156.

Barth, Fredrik (1969). Ethnic groups and Boundaries. The Social Organization of Culture Difference. Boston: Little Brown.

Chandra, Kanchan (comp.) (2012). Constructivist Theories of Ethnic Politics, Oxford: Oxford University Press.

Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, CEPAL (2014): Los pueblos indígenas en América Latina: Avances en el último decenio y retos pendientes para la garantía de sus derechos, Santiago de Chile: CEPAL.

Corr, Rachel/ Powers Vieira, Karen (2012): Ethnogenesis, Ethnicity, and “Cultural Refusal”: The Case of the Salasacas in Highland Ecuador, en: Latin American Research Review 47: 5-30.

Del Popolo, Fabiana/ Schkolink, Susana (2005): Los censos y los pueblos indígenas en América Latina: una metodología regional, Informe preparado para el seminario internacional “Pueblos indígenas y afrodescendientes de Latina América y el Caribe: relevancia y pertinencia de información sociodemográfica para políticas y programas”, 27-29 de abril 2005, Santiago de Chile: CEPAL.

Gorenburg, Dmitry (1999). “Identity Change in Bashkorostan: Tatarsinto Bashkirs and Back”. Ethnic and Racial Studies 22: 554–80.

Jiménez, Tomás (2004). “Negotiating Ethnic Boundaries: Multiethnic Americans and Ethnic Identity in the United States”. Ethnicities 4:75–97.

Logan, Joy (2009). “Constructing Indigeneity in Argentina: At the Cross roads of Mountaineering, Tourism, and Re-Ethnification”. Journal of Latin American and Carribean Anthropology 14,2: 405-431.

Okamura, Jonathan (1981). “Situational Ethnicity”. Ethnic and Racial Studies 4:452–65.

Pajuelo, Ramón T. (2004). Identidades en movimiento. Tiempos de globalización, procesos sociopolíticos y movimientos indígenas en los países centroandinos, Caracas: Universidad Central.

Posner, Daniel (2005). Institutions and Ethnic Politics in Africa, Cambrige: University of Cambridge Press.

Postero, Nancy (2004). Articulations and Fragmentations: Indigenous Politics in Bolivia, in: Postero, Nancy/ Zamosc, Leon (comp.): The Struggle for Indigenous Rights in Latin America, Brighton: Sussex Academic Press, 189-216.

Postero, Nancy/ Zamosc, Leon (comp.) (2004). The Struggle for Indigenous Rights in Latin America, Brighton: Sussex Academic Press.

Schilling-Vacaflor, Almut/ Schorr, Bettina (2011). Desenredando el nudo: movimientos sociales, identidades culturales y estrategias políticas en Bolivia, en: Birle, Peter/ Büschges, Christian/ Kaltmeier, Olaf/ Thies, Sebastian (comp.): Las culturas políticas en la región andina, Frankfurt/Main: Vervuert-Verlag.

Schorr, Bettina (2012). Mobilisierung, Protestun dStrategien in Aktion. Boliviens Protestwelle 2000-2005 und ihre politische Folgen, Wiesbaden: VS-Verlag.

Tamburini, Leonardo (2012). Bolivia Censo 2012: Algunas claves para entender la variable indígena, en: http://servindi.org/actualidad/94399 (acceso 01.09.2015).

Van Cott, Donna (2000). The Friendly Liquidation of the Past. Politics of Diversity in Latin America, Pittsburgh: University of Pittsburgh Press.

Van Cott, Donna (2005). From Movements to Parties in Latin America. The Evolution of Ethnic Politics, Cambridge: Cambridge University Press.

Wimmer, Andreas (2008). “The Making and Unmaking of Ethnic Boundaries: A Multilevel Process Theory”. American Journal of Sociology 113: 4: 970–1022.

Yashar, Deborah (2005). Contesting Citizenship in Latin America, Cambridge: Cambridge University Press.

Acerca de Bettina Schorr y Rodrigo Rodrigues Silveira

Bettina Schorr (Freie Universität Berlin, Instituto de Estudios Latinoamericanos), Rodrigo Rodrigues-Silveira (Universidad de Salamanca, Área de Ciencia Política y de la Administración)
Aún no hay comentarios

Deja un comentario