El envejecimiento: ¿una amenaza para América Latina?

A pesar de dinámicos cambios económicos, sociales y culturales, América Latina y el Caribe (ALC), son percibidos aún por muchos como una región con sociedad joven. Sin embargo, las transformaciones demográficas que están teniendo lugar en las últimas tres décadas crean nuevos escenarios entre los cuales es necesario mencionar el envejecimiento.

Son varios los elementos que llevan hacia el envejecimiento, entre los principales: la baja fecundidad y la prolongación de la esperanza de la vida al nacer. En efecto, en un área delimitada nos encontramos con sociedades donde la estructura de edades y sexo crea grandes disparidades en el mercado laboral. Provocando al mismo tiempo el desplazamiento de personas económicamente activas hacia núcleos con déficit de mano de obra.

En América Latina existen áreas donde el envejecimiento de la población es un hecho, como es el caso de Cuba, Uruguay, Puerto Rico, Barbados y Martinica. En estos países el 20% de la población la constituyen personas mayores de 60 años. No son economías importantes, sin embargo, algunas de ellas juegan un rol geoestratégico. En otros Estados este “triste” proceso viene anunciado. Es el caso de Brasil, la potencia demográfica de la región. Su población constituye un tercio de la sociedad latinoamericana, y los cambios demográficos que ocurrirán en este país tendrán una dimensión regional, y probablemente global. Se estima que en los próximos diez años en Brasil, el índice de envejecimiento, llegará a casi 100%, lo cual significa que el número de personas mayores de 60 años será casi igual al de en edad pre-productiva (menores de 15 años). En el caso de los otros países mencionados superará el 100%.

¿Cuáles son las raíces de éste fenómeno?

Seguramente, un dinámico cambio cultural, incluyendo la cultura sexual y reproductiva que abarcó todas las capas sociales de ALC. El comportamiento de la sociedad latinoamericana  cada vez más se acerca a modelos familiares y de reproducción del mundo posmoderno, donde disminuye el dominio de la familia nuclear biparental y viene ampliándose el espacio a otras formas de convivencia. A la vez, una mayor presencia de la mujer en el mercado laboral y la prolongación del período de la educación hacen que cambien las costumbres procreativas y las mujeres (tal como los hombres) individualicen sus comportamientos, llegando a tener menor número de hijos.

La disminución de la tasa de fecundidad caracteriza todas las sociedades latinoamericanas y tiene su dimensión local y global. Donde lo local es sinónimo de lo rural y lo global tiene una dimensión urbana. Y aunque las diferencias entre estas áreas vienen borrándose aún los espacios rurales (con costumbres más tradicionales), suelen caracterizarse de índices de fecundidad superiores a los urbanos.

Uno de los elementos que contribuye a la desaparición de las diferencias entre lo local y lo global, son las migraciones. Gracias a la creciente movilidad de la población económicamente activa, en especial de los jóvenes que constituyen en ALC el 50% del flujo total migratorio, en estos se vienen transfiriendo todo tipo de innovaciones. Entre ellas también nuevas actitudes en el ámbito de conductas sexuales.

Los jóvenes fluyen de espacios rurales hacia urbanos, trayendo consigo nuevas usanzas, que corresponden también a las lanzadas por los medios de comunicación, en los cuales predomina el modelo de vida soltera y profesional.

Actualmente, los jóvenes tienden a individualizar sus actitudes y planes familiares postergando el nacimiento del primer hijo, reduciendo el número de hijos a tener y cada vez con mayor frecuencia prefiriendo la vida soltera que en pareja. Sin embargo, el elemento a menudo indicado como factor determinante de los planes procreativos de los jóvenes latinoamericanos, es el ingreso y su situación económica. A pesar que la edad de iniciación sexual de estos disminuye, su dependencia económica de los padres viene prolongándose. Esto indica cierta vulnerabilidad de este grupo social, en el cual permanecen valores definidos como “tradicionales”. Estos se manifiestan en la mayor importancia de la vida familiar ante la profesional, mayor importancia del tiempo libre versus el trabajo, intereses conjuntos versus individuales.

¿Cómo puede aprovecharse este conocimiento, para enfrentar y disminuir los efectos del envejecimiento que llegarán a América Latina?

Analizar el caso de Cuba y de los actuales cambios económicos en la Isla pueden darnos algunas respuestas al respecto.

Siendo un Estado benefactor, con una economía centralizada y en permanente crisis, Cuba trata de enfrentar hoy día las dramáticas consecuencias del proceso de envejecimiento en su población, profundizado por una fuerte emigración. Las reformas recientemente implementadas, además, de razones económico-políticas, tienen una explicación demográfica.

1. La ampliación de la presencia de la economía del mercado en la Isla, hace que los jóvenes puedan realizar algunos de sus proyectos, volviéndose así más independientes. Estas reformas hacen aumentar los ingresos en el sector privado que hoy día superan los del público. Actualmente, los trabajadores privados representan 1/5 parte del total de los empleados en Cuba.

2. La reforma de la ley migratoria crea mayores posibilidades para la movilidad externa e interna de la población y aumenta las posibilidades de repatriación de los emigrados cubanos.

3. La nueva ley de inversiones facilita la inversión extranjera directa, aumentando la llegada del capital externo, incluyendo empresarios de origen cubano.

4. Por último, la reforma de la ley de pensiones y ley de trabajo, posterga la edad de jubilación y revalora la pensión y el sueldo, creando herramientas para mayor actividad económica de la población.

Tabla 1. Cuba en 2005 y 2012: datos económicos y sociales selectos

Año

PIB per cápita en dólares

Población en edad laboral en millones

Tasa de participación de la fuerza de trabajo

Trabajadores por cuenta propia (miles)

Trabajadores

privados

(miles)

Tasa global de fecundidad

Relación de dependencia demográfica

2005

3776

6.7

53%

138.4*

589*

1.5

42

2012

6051

6.8

57%

404.6

1 005.3

1.5

45

Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba. Nota: (*) Datos para 2007.

Las reformas mencionadas son instrumentos indirectos para combatir los efectos del envejecimiento en la Isla, creando condiciones para:

– Aumentar el número de hijos que actualmente, no supera el 1,5 por mujer;
– Mejorar las condiciones de las personas en tercera edad y las familias cubanas que en general son constituidas por 3 personas, una de las cuales supera los 60 años de edad.

Las actuaciones cubanas son buenas a considerar, sin embargo, faltan algunos otros elementos entre los cuales destaca el conjunto de valores representados por la sociedad latinoamericana. Un factor delicado y difícil a manejar, pero utilizado cuidadosamente puede llevar a la creación de programas de concienciación de la población sobre los diferentes efectos de la disminución de la natalidad y postergación del nacimiento del primer hijo.

El ejemplo de Cuba sirve para analizar el futuro demográfico de otros países latinoamericanos que, de forma dinámica, se acercan al envejecimiento.

A pesar que ALC adquiere algunos comportamientos característicos para las sociedades posmodernas (envejecimiento, baja natalidad, falta de reemplazo generacional, diferentes modelos de familias, utilización de anticonceptivos modernos), aún tiene que combatir problemas económicos característicos para el siglo XX, es decir, paralelamente tendrá que implementar políticas para la mejora de la redistribución de bienes y del trabajo.

 

Bibliografía y referencias:

CEPALSTAT. Estadísticas de América Latina y el Caribe, CEPAL.

Dembicz, Katarzyna. 2011. „Wyspy starości na morzu demograficznym Ameryki Łacińskiej” Studia Ekonomiczne. Zeszyty Naukowe Uniwersytetu Ekonomicznego w Katowicach

Vaupel, James. 2006.  James Vaupel’s speech at the first Eu. Retrieved maj 24, 2014, European Commission.

Acerca de Katarzyna Dembicz

Katarzyna Dembicz es Doctora en Geografía y profesora del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Varsovia. Actualmente, Directora de la revista Ameryka Łacińska y Secretaria General de la Red Europea de Información sobre América Latina. Recientemente coordinó el proyecto de investigación titulado “¿Quo vadis Cuba?: Implicaciones para Europa y Polonia” (www.quovadiscuba.com)

, , ,

2 respuestas a El envejecimiento: ¿una amenaza para América Latina?

  1. Roberto 7 Octubre, 2014 at 14:44 #

    Muy interesante tu artículo, Katarzyna.
    Me gustaría comentar que el problema del envejecimiento no es solo un problema que exista en América Latina, también se está dando en el continente europeo. De hecho, España, presenta una tasa de hijos por mujer muy similar a la de Cuba, también somos una población muy avejentada y se cree que iremos a más. Países como Cuba ya han tomado medidas, sean directas o indirectas, para atajar este problema; España, por el momento, no ha tomado ninguna medida al respecto que yo sepa. Sin duda alguna, las posibles soluciones que últimamente suenan con más fuerza para solucionar este problema son medidas como la conciliación laboral, apoyo directo a las familias (a través de subvenciones) o medidas como el cheque bebé que existió en España (a la entrada de la crisis desapareció).
    Sin duda alguna, se necesitan más políticas públicas, en este sentido, para fomentar la natalidad.

    • Katarzyna Dembicz 15 Octubre, 2014 at 16:43 #

      Estimado Roberto
      En primer lugar disculpa por tardar en responder su comentario.
      Respecto a sus observaciones, sí es verdad que el envejecimiento no es sólo un problema de América Latina. En esta región viene anunciado este proceso. El área más experimentada es Europa, y no se limita a la “vieja Europa” pero también a los nuevos miembros de la UE, que registran niveles de fecundidad aun más bajos, caso de Eslovaquia, Polonia (1,4 niño por mujer). Como lo subraya van de Kaa, uno de los autores de la teoría (concepto) de la segunda transición demográfica, la solución a este proceso será la imigración. Aun España, Francia o Alemania son países atractivos para imigrantes de países terceros donde los niveles de fecundidad están por encima del reeplazo generacional. En el caso de países como Polonia o Eslovaquia el interés es mucho menor, y si lo es proviene de países de Europa del Este, que tienen también bajos niveles del índice de nacimientos.
      Estoy de acuerdo con Usted que las políticas públicas deberían ser amplias. Pero la cuestión de ampliarlas no resuelve el problema, se necesita coordinarlas a nivel local, nacional y regional (internacional) y llevar una campaña de concientización. En base a mis últimas investigaciones realizadas entre la juventud universitaria, resulta que una de las mayores limitantes para tener mayor número de niños es la situación económica individual. La actual crisis en Europa, seguro no ayudará a resolver el problema del envejecimiento. Y desde luego está la cuestion de la esperanza de vida al nacer que se prolonga hasta los 80 años y mas, y crea una necesidad de programas hacia los mayores de edad. Estas personas jubiladas a los 60-65 años a menudo no querrán pasarse los siguientes 15 o 20 años sin hacer nada, si no también ser útiles para la sociedad. Pero bueno, esto es otra cuestion a debatir
      saludos

Deja un comentario