¿EL FIN DE UNASUR?: NUEVO FRACASO PARA LA INTEGRACIÓN SURAMERICANA

La manifestación de seis de los doce países miembros del sistema de la Unión de Naciones Suramericanas para suspender su participación en el esquema regional, y el anuncio de retiro de Colombia, podría ser el preámbulo de desmantelamiento de un organismo que nació como esperanza de hermanamiento y de convergencia de los Estados de Suramérica.

Este artículo efectuará un recorrido por los antecedentes, las iniciativas más relevantes y las causas de la debacle del proceso catalogado como uno de los intentos más cercanos al sueño de la integración en América Latina. La hipótesis que formulo es: La debacle del sistema de integración suramericano no solo obedece a las diferencias ideológicas y a las luchas internas de poder  sino que se deriva de la escasa voluntad política histórica de los gobiernos de la región para concertar una agenda de hermanamiento comprometida e integral. 

   LA UNASUR COMO PROYECTO DE INTEGRACIÓN REGIONAL

La iniciativa de UNASUR surge de la necesidad de reunir los procesos existentes, especialmente la Comunidad Andina (CAN), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y los sistemas centroamericanos a través de la Asociación Latinoamericana de Integración ALADI.

Esta nace como organización internacional con el Tratado de Brasilia de 2008, fruto del reconocimiento de las profundas relaciones geográficas, identitarias y culturales de los pueblos suramericanos (Díaz  Barrado, 2005:639-663). Dentro del proceso se han presentado varias iniciativas relevantes, veamos: 

  • Corte penal de UNASUR

La propuesta se presentó en junio de 2012, para iniciar un proceso de armonización punitiva con la creación de un esquema transnacional de justicia penal.

El órgano juzgaría delitos de trata de personas, delitos informáticos, narcotráfico, lavado de dinero, falsificación de marcas, tráfico de patrimonio cultural, delitos ambientales y corrupción. Todos derivados de crimen organizado transnacional, con el objetivo de ampliar la competencia de investigación y juzgamiento de cada uno de los miembros.

La iniciativa fue criticada por la complejidad que demandaría su implementación y el exhaustivo trabajo de especificación de las competencias de juzgamiento con el objeto de no afectar las atribuciones de los tribunales existentes, las dificultades para la armonización de la punibilidad y la tipificación de cada una de las normativas penales de los Estados.

  • Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA)

A pesar de que el proyecto de interconexión de infraestructura física y de integración energética y de telecomunicaciones no nació en el seno de UNASUR, fue catalogado como una herramienta de articulación territorial y de infraestructura para los doce países miembros (Seitz, 2013:98-112).

La iniciativa de infraestructura regional suramericana ha tenido varios detractores especialmente del sector de protección del medio ambiente, que lo ha definido como un “mero proyecto de interconexión más no de integración” (Dos Santos, 2015) que busca “facilitar el desplazamiento de materias primas y el abaratamiento de costos de transporte para la cadena productiva privada, especialmente a las multinacionales.” (Killeen, 2017). 

  • Política de Drogas

Se presenta la propuesta en 2016 para replantear la política de drogas hemisférica en cuatro aspectos:

  1. Reconocimiento del consumo como tema de salud pública con énfasis en la prevención, educación e información, así como la incorporación de mecanismos de asistencia social para “ […]eliminar los factores causantes de la pobreza, la desigualdad, la exclusión social y el deterioro ambiental.” (UNASUR – UNGASS 2016).
  2. Investigación y monitoreo del fenómeno, incluyendo el fortalecimiento del observatorio unificado de drogas.
  3. Esquemas fortalecidos de procesamiento, investigación y juzgamiento.
  4. Esquemas de atención a drogodependientes que incluyera inserción laboral y rehabilitación psicosocial.

A pesar de la iniciativa, solamente tres de los once miembros (Uruguay, Chile y Brasil) han asumido una perspectiva tendiente a la despenalización.

  • Banco del Sur

Nace como un ente de financiamiento de infraestructura e integración para dinamizar los mercados de valores y las economías de los Estados de la región y constituirse como fondo regional de reservas, un organismo bursátil supranacional. (Convenio Banco UNASUR, 2009).

Inició su fase de pre operación en diciembre de 2016, sin embargo la crisis presupuestal de los miembros y los cambios políticos de los gobiernos de la región produjeron un paulatino retiro de los miembros dejando a la iniciativa sin aportes.

  • Zona de Paz

En el mismo año de promulgación de la Declaración Suramérica como zona de paz en 2012, el Consejo de Defensa de UNASUR aprueba el plan de acción sobre seguridad, con cuatro ejes: Políticas de defensa; cooperación militar, acciones humanitarias y operaciones de paz; industria y tecnología de la defensa; y formación y capacitación. (Plan de acción, 2012)

La poca voluntad de discusión ha impedido que se suscriba a la fecha un documento vinculante que reconozca “una íntima relación entre paz e integración” (Cano Linares, 2010:22).

Consideraciones Finales

En este caso, ligar el desarrollo de los procesos a los vaivenes políticos y permitir que las diferencias ideológicas afectaran el progreso de los sistemas es lo que ha generado los grandes escollos que ahora se hacen tangibles en la inminente desintegración del proceso de UNASUR privando de manera progresiva de un aparato institucional permanente y comprometido.

Otras causas se suman a los temores de los Estados a erigir una institucionalidad supranacional y han terminado alejando a los ciudadanos suramericanos, tales como grandes barreras en la divulgación y los reducidos, por no decir, inexistentes espacios de injerencia ciudadana en el proceso, tornando a la “unión” en una figura de carácter presidencialista e intergubernamental.

El proceso de UNASUR languidece por la voluntad de los Estados suramericanos y sus gobiernos que nunca han creído de manera real en que una integración sea posible, que pueda producirse un hermanamiento más allá de cualquier consideración ideológica.

Para la historia americana no es nueva la idea de construir un proceso de integración fuerte erigido sobre la identidad.  Sin embargo, los Estados suramericanos no han aprendido a negociar en bloque, no han visto la posibilidad de asumir el reto de la unión más allá de las consideraciones limitadas de sus gobernantes de turno. El desmonte de la UNASUR solo demuestra que los Estados de la región no han comprendido que la única manera de lograr un desarrollo equitativo para los habitantes de Suramérica es partiendo del reconocimiento y la comprensión de las diferencias, la construcción de nuevos canales de comunicación e intercambio y en la aceptación de la integración como una herramienta de supervivencia.

Referencias

Cano Linares, M.A. (2010). “La unión de Naciones Suramericanas un ambicioso e innovador proceso de construcción de integración regional”. Revista Electrónica Iberoamericana. Vol 4:9-37.

Díaz B., C (2005). “La comunidad Suramericana de Naciones: Propuestas y realizaciones”. Revista española de derecho internacional, Vol. 57: 639-663.

Killeen, T.J. (2017) Los impactos ambientales de IIRSA: un análisis de sus últimos 10 años de ejecución.  Entrevista de Milton López Tarabochia  en Mongabay Latam  Recuperado de https://es.mongabay.com/2017/01/iirsa-deforestacion-contaminacion/.

Seitz, A. M. (2013). “Cambios globales e institucionales en política exterior: el caso del IIRSA, UNASUR y la Patagonia argentina”. Revista Aportes para la Integración Latinoamericana. Año XIX: 98-112.

Otros

Banco del Sur (2009). Convenio Constitutivo del Banco del sur.  http://apw.cancilleria.gov.co/tratados/AdjuntosTratados.

UNASUR – UNGASS (2015) Visión Común del CSPMD de UNASUR – UNGASS.

UNASUR (2008). Tratado Constitutivo De La Unión De Naciones Suramericanas. Brasilia. http://www.integracionsur.com/sudamerica/TratadoUnasurBrasil08.pdf.

UNASUR (2012). Declaración Sobre Suramérica Como Zona De Paz. Lima. http://www.itamaraty.gov.br/images/ed_integracao/docs_UNASUL/DECL_ZONA_PAZ_2012.pdf.

 

Acerca de Andrea del Pilar Naranjo Morales

Doctora y Mg. en Relaciones Internacionales Iberoamericanas de la Universidad Rey Juan Carlos, España. Abogada e investigadora independiente.
Aún no hay comentarios

Deja un comentario