Entre lo Neo, lo New y lo Nuevo. Las encrucijadas del Constitucionalismo Latinoamericano

Es común encontrarse con muchos estudiosos de temas latinoamericanos que apenas conocen el panorama constitucional en que se mueven sus investigaciones, pues la mayoría de las veces tal conocimiento se limita a unas pocas normas que tienen que ver con su tema de estudio específico. Y es que, por regla general, quienes cultivan las ciencias sociales suelen pensar que el constitucionalismo se agota en la meras normas del documento constitucional, pero es mucho más que eso, pues lo conforman todo un conjunto de prácticas sociales, instituciones, doctrinas y posibilidades democráticas que dan noticia tanto del ejercicio de la libertad como del ejercicio de la autoridad, tanto de la relación de los individuos con el poder como de su participación en la conformación de éste.

Si la Constitución es una foto fija del momento político de un país, el constitucionalismo da las claves para interpretar esa fotografía en su contexto y para entender sus posibilidades. Por lo tanto, no es posible hacer investigación social y política seria sobre Latinoamérica sin esa interpretación, es necesario proporcionar elementos que ayuden a adquirirla y a proyectarla a futuro.

El constitucionalismo en Latinoamérica presenta importantes particularidades respecto de aquél que se ha forjado en la tradición europea. De hecho, se puede decir que por la variedad e importancia de los temas que ha encarado y por la diversidad del tratamiento de éstos en los diferentes países de la región, la experiencia constitucional latinoamericana presenta una gran riqueza de la que podrían aprender mucho, tanto Europa, como Estado Unidos.

Los discursos políticos, jurídicos y mediáticos contemporáneos hablan recurrentemente de un “Nuevo Constitucionalismo Latinoamericano”, dando por supuesto que se trata de algo así como un hecho perfectamente identificable y susceptible de ser estudiado en bloque a partir de unas características generales claramente definidas. Sin embargo, visto con cierto detalle, el fenómeno resulta difícil de delimitar y no son para nada evidentes los elementos comunes que trascienden las experiencias constituyentes concretas de cada país latinoamericano.

Generalmente, la narrativa de esos elementos comunes depende más del tipo de descripción que hacen los diversos estudiosos que se ocupan del tema, de acuerdo con su grado de convicción sobre las bondades de estas transformaciones constitucionales. Es decir, que suele ser una narrativa altamente ideologizada frente a los procesos políticos de los países de la región.

Esta circunstancia justifica un curso en el que se revisen desde un punto de vista histórico y técnico tanto las características endógenas como las influencias exógenas de este pretendido movimiento constitucionalista.

Un foro de discusión sobre este tema, ha de partir de la idea de que desde la praxis política y democrática en varios países de América Latina se ha operado una resignificación, tanto teórica como pragmática del documento constitucional en los procesos sociales. De allí han surgido respuestas normativas novedosas para enfrentar problemas propios de estos Estados. Algunas de esas respuestas, hasta ahora inéditas en el espacio de las democracias constitucionales actuales, pueden ser vistas como propuestas globales para la solución de diversos problemas de muchos países, incluyendo a los del llamado primer mundo.

Temas como el de la diversidad étnica, la plurinacionalidad, el control público de las decisiones de poder, la relación del Estado con la religión, la democracia participativa o la cuestión ambiental son encarados por estas Constituciones de maneras originales y esperanzadoras. Sin embargo, dentro de los mismos sistemas jurídico-políticos latinoamericanos surgen serios problemas en cuanto a cómo articular estas novedades dentro de una estructura institucional de poder diseñada con una racionalidad política ajena y que se encuentra en claro conflicto con aquella racionalidad política que está históricamente arraigada en sus sociedades.

De la misma manera en que el primer constitucionalismo de América Latina estuvo fuertemente influido por las ideas revolucionarias provenientes de Estados Unidos y Francia, este “Nuevo” constitucionalismo se debate entre el sugerente ascendiente de la teoría europea de posguerra con el movimiento llamado neoconstitucionalismo y las directivas técnicas y prácticas del New Constitutionalism estadounidense. Es decir, que este movimiento jurídico-político llamado Nuevo Constitucionalismo latinoamericano se mueve entre las influencias venidas de la evolución jurídica y racional europea, y las propias del afán de injerencia económica y política de los Estados Unidos sobre los países de la región.

Estos dos influjos responden a lógicas diversas, y su encuentro con los elementos propios surgidos en cada país latinoamericano crea encrucijadas y contradicciones que se manifiestan en los casos concretos de desarrollo de la Constitución en la sociedad (la legislación, la decisión judicial o las políticas públicas). Un curso sobre este tema ayudaría a visibilizar  estas encrucijadas y a analizar hasta qué punto la decisión política de optar por uno u otro camino mantiene o modifica la orientación de la Constitución definida por el Pueblo, al que se apela como titular del Poder Constituyente.

Referencias

-Ackerman, Bruce, The Rise of World Constitutionalism, 83, Va. L. Rev.771

-Barberis, Mauro, «Neoconstitucionalismo, democracia e imperialismo de la moral», en Neoconstitucionalismo(s), Miguel Carbonell (ed.), Trotta, Madrid, 2003, pp.259-278.

-Comanducci, Paolo, «Formas de (neo) constitucionalismo. Un análisis metateórico», en Neoconstitucionalismo(s), Miguel Carbonell (ed.), Trotta, Madrid, 2003, pp.49-73.

-Elster, John / SLAGSTAD, eds., Constitutionalism and Democracy, Cambridge: Cambridge University Press, 1993.

-Gargarella, Roberto, La Sala de Máquinas de la Constitución. Dos siglos  de constitucionalismo en América Latina (1810-2010). Katz Editores, Buenos aires, 2014.

Acerca de Juan Daniel Elorza Saravia

Aún no hay comentarios

Deja un comentario