La consulta popular en México: entre “candados” y “cerraduras”

El 14 de marzo de 2014 se promulgó en México, la Ley Federal de Consulta Popular (LFCP) con dos objetivos: regular el procedimiento para la consulta popular y promover la participación ciudadana en las consultas populares. Así, el artículo 4 de la LFCP establece que “la consulta popular es el mecanismo de participación por el cual los ciudadanos ejercen su derecho, a través del voto emitido mediante el cual expresan su opinión respecto uno o varios temas de trascendencia nacional” (DOF, 2014: 1).

¿La LFCP promueve la participación popular en temas de trascendencia nacional?, para dar respuesta a dicha interrogante es necesario recurrir a dos ámbitos: a) el legal y b) el práctico; por cuestiones de espacio sólo se analiza el primero (el segundo se presentará en un post posterior).

  1. Ámbito legal

El 9 de agosto de 2012, como resultado de la reforma electoral, se adicionó al artículo 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) la fracción VIII; la cual señala que son derechos del ciudadano: “VIII. Votar en las consultas populares sobre temas de trascendencia nacional” (Segob, 2014: 73).

¿Quiénes pueden activar la consulta popular?, de acuerdo con el artículo 12 de la LFCP la consulta puede ser activada por: “I. El Presidente de la República, II. Las Cámaras del Congreso o III. Los ciudadanos” (DOF, 2014: 3).

Ruth y Welp (2015), al respecto de los mecanismos de democracia directa, señalan que según el origen de la convocatoria, ésta puede ser activada “desde arriba” o “desde abajo”: “definimos como mecanismos de democracia directa a un grupo de instrumentos que permite a la ciudadanía tomar decisiones políticas directamente en las urnas. En esta definición se agrupa un espectro de mecanismos que pueden diferenciarse según el origen de la convocatoria: referéndum obligatorio, referéndum de autoridades (“desde arriba”, o top down) y referéndum o iniciativa ciudadana o popular (también conocido como democracia directa “desde abajo” o bottom up). Estos mecanismos otorgan un rol activo a la ciudadanía como veto player o como creador de agenda” (2015: 4). Por tanto, en México, la convocatoria para consulta popular puede ser activada “desde arriba”: por el Presidente de la República y las Cámaras del Congreso, y “desde abajo”: por los ciudadanos.

La LFCP establece múltiples requisitos para activar la consulta (ver Cuadro 1):

cuadro1

Fuente: Elaboración propia con parámetros de Ruth y Welp (2015).

En el Cuadro 1 se observa como varios de los temas que actualmente son trascendentes a nivel nacional no pueden ser objeto de consulta. Algunas de las interesan a los mexicanos y que están “vedadas” son:

-¿En qué se gastan los impuestos? ¿Cómo gastarlos?, no existe presupuesto participativo (MEF, 2015);

-la “guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico” como estrategia de (in) seguridad pública;

-la presencia “en las calles” de las Fuerzas Armadas como apoyo en el combate a la delincuencia (CNN, 2014), y

-todo lo relacionado con las elecciones.

Sin embargo, ninguno de estos temas es objeto de consulta debido a las restricciones “candados” que establece el Artículo 11 de la LFCP. Por si no fuera suficiente con los “candados” señalados por el Artículo 11, el Artículo 26 de la LFCP (en su fracción III) contiene una “cerradura de máxima seguridad” al estipular que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puede declarar la inconstitucionalidad de la consulta archivando su solicitud. Así todo tema que atente contra lo estipulado por la CPEUM será “archivado”, negando a los mexicanos la posibilidad de pronunciarse a favor o en contra de temas importantes, para el desarrollo de México, como es el caso de la Reforma Energética (entre muchos otros); la cual fue una reforma exprés ya que fue presentada (el 12 de agosto), aprobada (el 11 de diciembre), declarada constitucional (el 18 de diciembre), promulgada (el 20 de diciembre) y publicada (el 21 de diciembre) de 2013; sin que a través de un mecanismo de democracia directa los ciudadanos mexicanos pudieran expresar su opinión.

En conclusión desde el ámbito legal la LFCP no promueve la participación popular debido a dos cuestiones: a) el diseño institucional de la consulta hace difícil su activación y b) no cumple con el objetivo de promover la participación ciudadana en temas de trascendencia nacional (ya que muchos de estos están vedados). Así La LFCP más que promover la participación ciudadana establece una serie de restricciones (“candados” y “cerraduras”) para que los mexicanos (no) puedan intervenir en la toma de decisiones trascendentales para el desarrollo del país.

Referencias:

BBC (British Broadcasting Corporation). 2012. “México: el plan de Peña Nieto contra el narcotráfico”. BBC Mundo.

CNN (Canal de Noticias por Cable). 2014. “La ONU urge a México retirar al Ejército de las tareas de seguridad”. CNN México.

DOF (Diario Oficial de la Federación). 2014. Ley Federal de Consulta Popular (LFCP). México: (CDHCU) Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión.

MEF (Ministerio de Economía y Finanzas). 2015. Presupuesto participativo. Perú: MEF.

Ruth, Saskia y Yanina Welp. 2015. Mecanismos de democracia directa y poder en América Latina. España: Instituto de Iberoamérica.

Segob (Secretaria de Gobernación). 2014. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. México: Segob.

 

Acerca de Ivonne Maya Espinoza

es Doctora en Humanidades: Estudios Latinoamericanos por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Actualmente candidata al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

2 respuestas a La consulta popular en México: entre “candados” y “cerraduras”

  1. Yanina 1 Diciembre, 2015 at 9:57 #

    Felicitaciones por el post Ivonne. Una de las preguntas que abre tu texto es la que refiere a las razones para introducir una reforma en apariencia inútil. ¿Para qué introducir mecanismos de democracia directa casi imposibles de utilizar? ¿Los legisladores piensan que con esto basta para aportar legitimidad al sistema o hay otras motivaciones no evidentes?

    Quedo a la espera del pròximo post.
    Saludos!

    • Ivonne Maya Espinoza 2 Diciembre, 2015 at 14:58 #

      Muchas gracias doctora Yanina. Como siempre es un gusto recibir sus comentarios que ayudan a la reflexión. En cuanto a sus interesantes preguntas debo decir que no he estudiado ¿cuál fue el motivo (o los motivos) que llevaron a introducir en México Mecanismos de Democracia Directa (MDD)?, me inquieta saber si el que estos MDD sean casi imposibles de utilizar se debió a error o dolo por parte de los legisladores (lo cual es difícil de probar) pero sería interesante analizarlo (me deja tarea para seguir reflexionando sobre el caso). Sin embargo, tentativamente pienso que la Ley Federal de Consulta Popular (LFCP) fue creada para legitimar las decisiones del gobierno y tuvo dos resultados: por una parte, entre la población, el efecto fue contrario al esperado porque se puso en evidencia lo difícil que es implementar una consulta popular a nivel federal (ya que como se verá, en la segunda parte, todos los intentos resultaron fallidos) y esto causo descontento; por otra parte, entre los medios de comunicación nacionales se percibió (al momento de su introducción) como un avance en la participación ciudadana en la toma de decisiones, lo cual a nivel internacional debió ser bien visto y esto era conveniente para el gobierno .
      La LFCP fue expedida rápidamente, entre otras causas, porque existía una confrontación entre los partidos mayoritarios (PAN, PRI y PRD) para someter o no a consulta popular la reforma energética, por tanto primero había que tener una ley, así que se elaboró pero se dejaron muchos “cabos sueltos” que después cada partido interpreto de acuerdo con sus intereses (ver http://www.milenio.com/politica/procedera_consulta_popular-Ley_consulta_popular-Senado_consulta_popular-discusion_consulta_popular-debate_consulta_popula_0_253174966.html)) Finalmente, el PRD intento realizar una consulta para preguntar a la población si estaba de acuerdo con el decreto de reforma energética pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) señaló que: la pregunta no procedía porque insidia en los ingresos del Estado, los cuales no son objeto de consulta como lo señala la LFCP.
      Actualmente los legisladores se están planteando hacer modificaciones a la LFCP para que sea más accesible, ya analizaremos el resultado.
      En cuanto a la segunda parte del post, relativa al ámbito práctico, la publicaré en el blog de Flacso “Hipótesis Alternativa”; este es el link https://www.facebook.com/Hip%C3%B3tesis-Alternativa-706840899459339/ (para que otros ocupen el espacio que amablemente ofrece el Blog Condistintosacentos); ya le avisaré cuando se publique. Un abrazo.

Deja un comentario