La politización de la justicia en regímenes autoritarios: Notas para analizar el caso Venezolano

Vivimos en una era de creciente autoritarismo y deterioro de la democracia (Diamond et al, 2016), tendencia que lamentablemente incluye a varios países de América Latina, especialmente Venezuela (Freedom House, 2016).  Parte importante de este fenómeno  ha sido por la persistencia de problemas en el Poder Judicial, la institución más importante de accountability horizontal en un contexto democrático liberal (O’Donnell, 2003). El Poder Judicial está a cargo de controlar el ejercicio del poder por las distintas autoridades del poder público, proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos y dirimir conflictos entre particulares de una forma legítima, independiente y sobre la base de la ley y la justicia.  Su prerrogativa más importante es la jurisdicción constitucional, es decir, el poder que tiene un órgano judicial para declarar la inconstitucionalidad de actos del poder público. Esta función es sumamente importante en el mundo democrático contemporáneo, hasta el punto que nos hemos acostumbrado a la intervención de los tribunales para resolver conflictos con implicaciones políticas, es decir, a la judicialización de la política (Tate and Vallinder, 1987).

Ahora bien, tal y como advirtió Domingo (2004), la judicialización de la política puede conllevar la politización de la justicia, es decir, el proceso según el cual las instituciones judiciales y el ejercicio de la función jurisdiccional son puestos al servicio de los actores políticos.  En el pasado reciente este proceso de politización procuró consolidar el poder de los jueces, la protección de los derechos fundamentales y el Estado de Derecho a través de procesos de reforma judicial.  Sin embargo, el surgimiento y consolidación del Poder Judicial en el contexto de los países en vías de democratización no es necesariamente progresivo y mucho menos lineal (Trochev, 2008). Más bien, está sujeto a variación en tiempo y espacio según una serie de condiciones o circunstancias, estudiadas cuidadosamente por la literatura de política judicial comparada (Kapiszewski & Taylor, 2008; Helmke & Ríos Figueroa, 2010).

La politización de la justicia implica procesos destinados a re-caracterizar el rol del Poder Judicial, disminuir su influencia y sujetar su funcionamiento a la voluntad de otros actores del poder público, sobre todo el ejecutivo.  Estos procesos son particularmente preocupantes en el caso de regímenes autoritarios, incluyendo los regímenes híbridos o autoritarios competitivos.  Según Levitsky & Way (2010), el Poder Judicial ofrece un mecanismo que no sólo sirve para impugnar actos del poder público, sino además para preservar las condiciones necesarias para que los ciudadanos influyan y controlen el ejercicio del poder por otros mecanismos de contestación – es decir la vía electoral, la libertad de expresión, la libertad de asociación, la protesta pública, entre otros.  De ese modo, su protección es importante por partida doble.  Al no contar con un Poder Judicial suficientemente accesible, autónomo e influyente, el ciudadano pierde una vía importante para prevenir el abuso de poder y, además, deja de contar con un mecanismo crucial para garantizar su participación política.

En este sentido, el caso venezolano ofrece importantes lecciones para reflexionar sobre la politización de la justicia, sobre todo en lo que respecta a la jurisdicción constitucional.  Tal y como hemos señalado en oportunidades anteriores, el Poder Judicial Venezolano ha estado sujeto a un proceso de control político por parte del gobierno, de forma especial desde que Chávez llegó al poder (Sánchez Urribarrí 2011).  Este proceso tuvo particular importancia en el caso del máximo órgano de la jurisdicción constitucional venezolana:  La sala constitucional.  A pesar de contar con una estructura institucional que le otorga amplios poderes jurisdiccionales, la sala constitucional se convirtió en una institución oficialista, que desde hace un buen tiempo tiene por objeto la protección de los intereses del régimen.  Esta tendencia se profundizó tras la consolidación y centralización del poder político en la figura del ejecutivo que ocurrió con posterioridad al triunfo de Chávez en el referéndum revocatorio y a los distintos cambios que ocurrieron en el marco de la agenda política del Socialismo del Siglo XXI (Berríos, 2013; Boscán, 2013; Taylor, 2014).  Es más, la defensa judicial de la revolución desde la sede del tribunal supremo ha llegado a extremos insólitos en la región con posterioridad al fallecimiento del presidente Chávez, la elección del presidente Maduro y, especialmente, este último año como consecuencia del enfrentamiento abierto entre el gobierno cada vez más autoritario de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional (que desde enero de 2016 es mayoritariamente opositora).  En lo que va de año, la sala constitucional ha dictado más de treinta (30) sentencias, muchas de ellas en causas iniciadas por el propio presidente de la república, en cuestión de escasos días y frecuentemente de dudosa constitucionalidad.

En virtud que la sala constitucional es principalmente una institución pro-gobierno y que funciona en un contexto cada vez más autoritario, la lógica de sus acciones debe irse analizando conforme a las herramientas desarrolladas para estudiar el desempeño del Poder Judicial en sistemas autoritarios (véase Moustafa, 2014). El sistema judicial venezolano y, particularmente la sala constitucional, puede desempeñar funciones importantes en el marco de un “autoritarismo legalista” (Corrales, 2015);  tales como incrementar la legitimidad interna y externa del gobierno, otorgar a la represión política un manto de legalidad y ayudar a prevenir conflictos internos del régimen, permitiéndole sobrevivir la presente crisis política.  No obstante, estos y otros roles no surgieron de la noche a la mañana.  De ese modo, para analizar la trayectoria de la construcción del rule by law de la Revolución Bolivariana, se hace necesario  llevar a cabo un análisis riguroso y sistemático de los datos de comportamiento judicial, especialmente las decisiones de los magistrados y otros datos relativos a su comportamiento.  Así mismo, dadas las características clientelares del sistema político venezolano y su debilidad institucional, es importante estudiar los vínculos de carácter informal que conectan a los Magistrados con el establishment político.

Referencias

Berrios, Juan Alberto, (2013), ‘El concepto constitucional de democracia y la judicialización de la política en Venezuela,’ Cuestiones Políticas, 29(50): 13-46.

Boscán, G. (2013). El poder político de los tribunales constitucionales y su incidencia sobre la calidad de la democracia. El caso de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela. Cuestiones Jurídicas, 1(1).

Corrales, Javier (2015) “Autocratic legalism in Venezuela” 26(2) Journal of Democracy, 37-51.

Diamond, Larry, Marc F. Plattner & Christopher Walker (2016). ‘Introduction’ En Larry Diamond, M.F. Plattner and C. Walker, ed., Authoritarianism goes global:  The challenge to democracy.  Baltimore, MD:  Johns Hopkins University Press.

Domingo, Pilar (2004). ‘Judicialization of politics or politicization of the judiciary? Recent trends’  Democratization 11(1): 104-26.

Freedom House (2016). Freedom in the world 2016:  Anxious dictators, wavering democracies:  Global freedom under pressure   https://freedomhouse.org/sites/default/files/FH_FITW_Report_2016.pdf

Helmke, Gretchen, and Julio Rios-Figueroa.  “Introdution:  Courts in Latin America.” En Gretchen Helmke and Julio Rios-Figueroa, eds. Courts in Latin America.  2011.  New York:  Cambridge University Press.

Kapiszewski, Diana, and Matthew M. Taylor (2008). ‘Doing courts justice?  Studying judicial politics in Latin America’ Perspectives on Politics 6(4): 741-67.

Levitsky, Steven, and Lucan Way. (2010). Competitive authoritarianism. NY: Cambridge University Press.

Moustafa, Tamir.  2014.  ‘Law and courts in authoritarian regimes’  Annual Review of Law and Social Science 10:  281-99.

O’Donnell, Guillermo A. (2003). ‘Horizontal accountability:  The legal institutionalization of mistrust’, in Scott Mainwaring and C. Welna, eds., Democratic accountability in Latin America. New York:  Oxford University Press.

Sanchez-Urribarri, Raul A.  (2011). “Courts between democracy and hybrid authoritarianism:  Evidence from the Venezuelan Supreme Court.”  Law and Social Inquiry 36: 854-84

Tate, C. Neal, and T. Vallinder, eds (1997). The Global Expansion of Judicial Power, New York:  NYU Press.

Taylor, Matthew M. (2014). ‘The limits of judicial independence:  A model with illustration from Venezuela under Chávez,’  Journal of Latin American Studies, 46(2):  229-59.

Trochev, Alexei. (2008). Judging Russia.  New York:  Cambridge University Press.

Acerca de Raúl Sánchez Urribarrí

Aún no hay comentarios

Deja un comentario