Los movimientos regionales: nuevos actores en la política peruana

El nombramiento del presidente regional de San Martín como presidente del Consejo de Ministros peruano hace pocos días pone de nuevo el foco en la importancia que han tomando los movimientos regionales en la política peruana (1). Pero su movimiento no es el único que ha surgido a nivel regional luego del proceso de descentralización comenzado en el año 2002. Este trabajo reflexiona sobre qué son los movimientos regionales, qué lugar ocupan en la política peruana y cómo se puede explicar su surgimiento.

Los movimientos regionales (2) son un fenómeno relativamente nuevo en Perú, que ha atraído la atención de la ciencia política (Remy 2010; Tanaka y Guibert 2010; Meléndez y Vera 2006; Muñoz 2010, entre otros). Estos nuevos movimientos fueron primero identificados como plataformas de outsiders, aunque pronto quedó en evidencia que eran el punto de partida para la formación de organizaciones fuertes, pese a su dificultad para consolidarse una vez logrado su triunfo (véase De Gramont 2010: 59).

Tras tres elecciones regionales (2002, 2006 y 2010), estos movimientos lucen como un nuevo tipo de partido político, bien ajustados a la definición de Sartori (1980: 89): “un partido es cualquier grupo político identificado con una etiqueta oficial que presenta a las elecciones, y puede sacar en elecciones (libres o no), candidatos a cargos públicos”. No obstante, los movimientos regionales son partidos políticos en un contexto de “democracia sin partidos” (véase Levitsky y Cameron 2003), por lo cual su análisis es dificultoso y, tal como menciona Meléndez (2010), su importancia no debe ser tampoco exagerada: si bien en las últimas elecciones se ha configurado un escenario más estable y predecible de competencia política a nivel regional que el que hubiera en años anteriores, la política peruana conserva un alto nivel de volatilidad electoral (Meléndez 2012: 9).

El desempeño electoral de los movimientos regionales

Los movimientos regionales han mejorado su performance electoral de manera notable desde su aparición en 2002. El número de candidaturas de partidos nacionales han disminuido desde un 76,7% en 2002, a un 68,4% en 2006, hasta un 50,8% en 2010: en las últimas elecciones, la mitad de las candidaturas fue presentada por movimientos regionales. A su vez, en cuanto al total de votos válidos obtenidos, en las elecciones 2002 los partidos nacionales obtuvieron el 78,1%, desde donde declinaron al 60% de los votos en 2006 y el 45% en 2010: los movimientos regionales reunieron más de la mitad de los votos válidos.

Por otro lado, los partidos nacionales lograron en 2002 ganar la presidencia regional en 18 de las 25 regiones, quedando solamente 7 en manos de los movimientos regionales, pero desde 2006 los partidos nacionales fueron desplazados de los gobiernos regionales: más del 60% de las presidencias regionales se encuentran desde entonces en manos de estos movimientos.

Finalmente, es importante recordar el cambio sufrido por el sistema electoral en las últimas elecciones. En los comicios de 2002 y 2006, solamente 9 y 12 presidentes regionales fueron elegidos por más del 30% de los votos válidos. Este hecho evidencia la gran competencia y fragmentación existente en los sistemas de partidos regionales (Berrenechea 2010). En cambio, con la instauración de la segunda vuelta electoral, la superación de ese porcentaje es requerida para obtener el cargo, dando así más legitimidad a los gobernantes. Otro hecho importante que remarca Barrenechea (2010), es que de un total de 50 candidatos que han quedado primeros o segundos en la primera vuelta electoral, 31 ya habían ocupado el cargo en 2006, y 13 en el año 2002.

Los movimientos regionales como expresión de la falta de representatividad

Las causas de la aparición de los movimientos regionales no son claras. Por un lado, algunos autores ponen en el centro de la explicación la carencia de presencia territorial de los partidos políticos nacionales: la ausencia de partidos con fuerte organización regional facilita que movimientos con bases regionales triunfen en departamentos puntuales. Sin embargo, a partir del caso cuzqueño, Muñoz Chirinos (2010) indica que los movimientos regionales tampoco tienen una existencia orgánica, sino que antes bien son estructuras que parecerían revivir antes de cada elección, sin tener una permanencia previa.

Otra de las explicaciones dadas por la literatura (Coronel y Rodríguez 2011) indica que la aparición de los movimientos regionales fue consecuencia del proceso de descentralización, que permitió la formación de élites regionales en reemplazo a los partidos tradicionales. Sin embargo, en esta explicación llama la atención la posibilidad de formación de elites regionales sin ningún otro incentivo que la aparición de una nueva arena de competencia, que por lo demás fue impulsada por los partidos nacionales.

Finalmente, Remy (2011) se refiere a la crisis de los partidos políticos nacionales como la causa principal de la aparición de los movimientos regionales. Ella menciona que la falta de identificación partidaria de los votantes hace que el voto no esté influido por filiaciones partidarias nacionales. A su vez, los partidos nacionales, sin bases regionales, no habrían sido capaces de cooptar liderazgos regionales que los representen en elecciones; y esa falta de representatividad nacional se refleja también en la arena subnacional. Por otro lado, el debate electoral de las elecciones regionales se da en términos de problemáticas regionales, alejadas de aquellos partidos que vienen del ámbito nacional, y que no participan de los debates públicos en los departamentos (Remy, 2011). Ante esta situación, un candidato regional prefiere formar parte de un movimiento, antes que lanzarse por un partido que pueda llegar a desacreditarlo, cuando ni siquiera le asegura una mejoría en sus resultados electorales.

Reflexiones finales

Los movimientos regionales en Perú son partidos políticos que compiten en la arena regional desde el proceso de descentralización comenzado en el año 2002. Pese a las reformas del sistema electoral regional, dichos movimientos han aumentado a lo largo de los años su presencia tanto en la competencia electoral, como en los gobiernos regionales. Los movimientos regionales han dejado en segundo lugar a aquellos partidos políticos nacionales, que en un primer momento consideraron que esta nueva arena de competencia podría darles más presencia a nivel subnacional.

Las causas de su aparición divergen en la literatura, aunque se considera que la crisis de representación de los partidos políticos nacionales puede ser un punto de partida interesante para explicar el surgimiento de estos nuevos partidos en la arena electoral regional. Sin embargo, no se debe sobreestimar el papel de estos movimientos en la política peruana. Los altos niveles de volatilidad allí existentes, al igual que los escenarios cambiantes a nivel nacional que se muestran elección tras elección, son factores a tener en cuenta a la hora de sacar conclusiones a futuro.

El papel y presencia de los movimientos en las regiones en los últimos años no pueden ser discutidos. Será preciso esperar algunos ciclos electorales más para ver si la tendencia se mantiene y empezar a indagar sobre las consecuencias de su consolidación sobre el sistema de partidos peruano (tanto a nivel nacional como subnacional).

Notas

(1). El nuevo Presidente del Consejo de Ministros pertenece al Movimiento Regional Nueva Amazonía, creado en el año 2005.

(2). Si bien existe una gran diversidad de movimientos regionales, con diversos niveles de organización e ideologización (De Gramont 2010), a efectos de este trabajo se ha tomado el término “movimiento regional” como un objeto único de estudio.

Referencias

Barrenechea, Rodrigo. 2010. “Elecciones regionales 2010: liderazgos políticos en ciernes”. Revista Argumentos, 5.

Batlle, Margarita y Cyr, Jennifer. 2013. “El sistema de partidos multinivel peruano: el cambio hacia la incongruencia y el predominio de nuevos partidos (1980-2011)”. En: Freidenberg, Flavia y Suárez Cao, Julieta. (eds.). Territorio y Poder: Nuevos actores y competencia política en los sistemas de partidos multinivel en América Latina. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca (en prensa).

Coronel, Omar y Rodríguez, María Ana. 2011. “Introducción”. En: Coronel, Omar y Rodríguez, María Ana(eds). Perú debate: El nuevo poder en las regiones. Análisis de las elecciones regionales y municipales de 2010. Lima: Pontificia Universidad Católica de Lima, 2-7.

De Gramont, Diane. 2010. “¿Se está quedando Lima detrás? las elecciones regionales de noviembre de 2006 y el ascenso de los movimientos regionales en el Perú”. Politai 1: 56-72.

Levitsky, Steven y Cameron, Maxwell A. 2003. “Democracy without Parties? Political Parties and Regime Change in Fujimori’s Peru”. Latin American Politics and Society, 45 (3): 1-33.

Meléndez, Carlos y Vera, Sofía. 2006. “Si “todos perdieron”, ¿quién ganó? Los movimientos regionales en las elecciones de noviembre del 2006”. Argumentos, coyuntura electoral, 1(8):7-12.

Meléndez, Carlos. 2004. “¿Una descentralización sin partidos? El primer año de gestión del APRA en el gobierno regional de San Martín”. Documento de Trabajo N° 138. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Meléndez, Carlos. 2006. “Los movimientos regionales: los «viejos desconocidos» las elecciones regionales del 2006 y la trivialización del análisis político”. Coyuntura enero-febrero, 11-14.

Meléndez, Carlos. 2010. “El mapa político al revés”. Post publicado en el blog El Jorobado de Notre Dame.

Meléndez, Carlos. 2012. “Partidos Inesperados. La institucionalización del sistema de partidos peruano es un escenario de post-colapso partidario. Perú 2001-2011”, Análisis y Debate, Fundación Friedrich Ebert, Perú.

Muñoz Chirinos, Paula. 2010. “¿Consistencia política regional o frágiles alianzas electorales? El escenario electoral cuzqueño actual”. Revista Argumentos, 4(3).

Muñoz, Paula y García, Andrea. 2011. “Balance de las elecciones regionales 2010: Tendencias, particularidades y perfil de los candidatos más exitosos”. En: Coronel, Omar y Rodríguez, María Ana(eds). Perú debate: El nuevo poder en las regiones. Análisis de las elecciones regionales y municipales de 2010. Lima: Pontificia Universidad Católica de Lima, 8-17.

Remy, María Isabel. 2010a. “Crecientes Distancias entre la Política Nacional y la Política Regional”. Revista Argumentos, 4(5).

Remy, María Isabel. 2010b. “¿Son representativos los gobiernos regionales?”. Revista Argumentos, 4(1).

Remy, María Isabel. 2010c. “Elecciones regionales 2010 o el sueño de la candidatura propia”. Revista Argumentos, 4(3).

Remy María Isabel. 2011. “Un balance final de las elecciones municipales y regionales: ¿en qué punto quedaron los partidos políticos?Revista Argumentos, 5 (1).

Tanaka, Martín y Guibert, Yamilé. 2011. “Entre la evaporación de los partidos y la debilidad de los movimientos regionales. Una mirada a las elecciones regionales y municipales desde las provincias, 2002-2006-2010”. En: Coronel, Omar y Rodríguez, María Ana (eds). Perú debate: El nuevo poder en las regiones. Análisis de las elecciones regionales y municipales de 2010. Lima: Pontificia Universidad Católica de Lima, 18-29.

Acerca de Julia Rubio

Julia Rubio es licenciada en Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Argentina. Estudiante del Máster en Estudios Latinoamericanos del Instituto de Iberoamérica.

, , ,

5 respuestas a Los movimientos regionales: nuevos actores en la política peruana

  1. Cristhian 15 Noviembre, 2013 at 4:28 #

    Se agradece la publicación de este oportuno post, pero hay una cuestión que no logro entender. Si hay atributos que lo hacen comparable a un partido político entonces: ¿qué es y qué no es un movimiento regional?
    Las explicaciones de su aparición como la no existente presencia de partidos a nivel nacional, consecuencia de la descentralización o crisis y no presencia en los debates departamentales, pero consideras que exista algún otro factor que esté más relacionado y si es así: ¿cuánto importaría? Creo que sería interesante poder conocer si el deslineamiento partidario esta relacionado con la tasa de movilidad social o que representan una más fácil plataforma de contactos o si son los temas divisorios que los candidatos reconocen y las cuales son justamente los que más preocupan al electorado por regiones. Gracias….!

    • Julia 18 Noviembre, 2013 at 13:30 #

      Hola Cristhian. Muchas gracias por tu comentario.
      En cuanto a tu consulta, los movimientos regionales efectivamente son partidos políticos si nos referimos a la definición de Sartori, pero en Perú la denominación “partido” se reserva a los reconocidos como tales por el Registro de Organizaciones Políticas (Ley de Partidos Políticos, art. 1). Estas organizaciones tienen alcance nacional y son las únicas autorizadas para competir en elecciones nacionales. Por otro lado, esta misma ley diferencia a los “movimientos”, como las organizaciones políticas de alcance regional o departamental y las organizaciones políticas locales las de alcance provincial o distrital.
      Este breve articulo intenta sobre todo ver la importancia que han tomado y su rol en la política peruana, teniendo en cuenta su sorpresivo surgimiento en 2002. En un principio fueron considerados como desconocidos, y los analistas se sorprendieron de su surgimiento, pero luego encontramos que realmente eran “viejos desconocidos” (Melendez, 2007), pertenecientes a las elites locales.
      Considero que la crisis de representatividad de los partidos nacionales fue fundamental como causa de surgimiento de estos movimientos, que ocuparon el lugar que los partidos nacionales pensaron sería el que les devolvería una presencia más importante a nivel subnacional. Sin embargo, coincido en que sería interesante ver qué otros factores incidieron en esta aparición, sobre todo teniendo en cuenta que los movimientos regionales no son un fenómeno uniforme sino que encontramos movimientos muy distintos en las distintas regiones.

  2. Julia 14 Noviembre, 2013 at 15:52 #

    Muchas gracias a ambos por sus comentarios. Coincido con Verónica en la necesidad de un seguimiento en el tiempo más extenso para ver cómo se desarrollan los movimientos y si llegan a salir de su espacio regional. Si considero que los movimientos regionales se presentaron como respuesta a las demandas de representación, pero no creo que se pueda hablar por ahora de una institucionalización del sistema de partidos. De hecho, muchos de estos movimientos funcionan también como máquinas electorales que surgen sólamente para las elecciones. Igualmente, creo importante resaltar que estos movimientos regionales compiten sólamente a nivel subnacional, por lo que el efecto sobre la institucionalización del sistema que podrían llegar a tener sería en estos niveles de gobierno más que en el nivel nacional.

  3. Verónica 13 Noviembre, 2013 at 14:19 #

    A mi entender los movimientos regionales se configuran como un fenómeno interesante a ser tomado en cuenta en la política sub nacional. No obstante es necesario hacer un seguimiento en el tiempo para ver cuantos de ellos se consolidan y logran generar organizaciones más fuertes y organizadas que salten de su ámbito territorial y logren establecer alianzas con movimientos similares de otras regiones para generar plataformas y propuestas que vayan más allá de lo local.
    El éxito del movimiento de César Villanueva se basa en que este ha sido percibido como uno de los presidentes regionales más exitosos del país. Si bien él ya tuvo incursiones previas en la política, como su participación en elecciones al Congreso invitado por partidos políticos, es en sus últimos años como autoridad que ha podido adquirir la experiencia necesaria en gestión y política para tener la oportunidad de proyectarse a nivel nacional. Ahora la permanencia de su movimiento depende de que tanto se puede sostener más allá de él. Creo que esa es la importancia que representan, ser las plataformas en las que los políticos locales puedan cuajar en el quehacer político y tener programas que si bien se centren en temas propios de la región, tengan una proyección que les permita dar el salto a nivel nacional

  4. Luis 10 Noviembre, 2013 at 20:42 #

    Excelente post Julia, Felicitaciones! Sólo tengo una pregunta general sobre el sistema de partidos peruano ¿Creés que estos movimientos ayudaron a encauzar demandas de representación -y la tendencia es hacia su mayor institucionalización-, o por el contrario, que estos movimientos son la expresión de una des-institucionalización creciente o permanente del sistema?

Deja un comentario