Partidos feministas en América Latina: Movimiento Kuñá Pyrendá

Nuevos actores y elementos contextuales cambiantes caracterizan el escenario político latinoamericano desde finales de la década del noventa. La cercanía entre la sociedad civil y el Estado ha sido mediada no sólo por los partidos políticos tradicionales y el uso de los mecanismos de participación, sino por los movimientos sociales que han entrado al campo de la representación institucional; los movimientos feministas han sido protagonistas de esta transformación compitiendo en la arena electoral.

Es relevante revisar los partidos feministas en América Latina a partir de la más reciente iniciativa, el movimiento paraguayo Kuña Pyrenda y desde su trayectoria identificar algunos elementos que permitan vislumbrar las posibilidades de continuidad en el sistema

Contexto para nuevas iniciativas políticas

El proceso consolidador de la democracia, seguido de la conocida crisis de representación, trajo nuevas interrelaciones entre sociedad civil, partidos políticos y Estado. Estas nuevas interacciones han llevado a vincular a la sociedad civil que estaba fuera de las vías institucionales a la participación en el escenario político de manera tradicional (Hochstetler y Friedman 2006: 21).

En esta interacción, algunos movimientos se han convertido en partidos políticos, intentando llegar al Estado por la vía electoral, algunos se han mantenido y los demás han desaparecido o regresado a ser parte de los movimientos sociales. Frente a esta representatividad asumida por los movimientos sociales, se tiene certeza sobre su complementariedad a los actores tradicionales y su aporte a la calidad de la democracia, sin embargo, existen dudas sobre la sostenibilidad (Hochstetler y Friedman, 2006:36-37).

Dentro de esta dinámica de actores, los movimientos feministas que surgieron a mediados del siglo XX, materializaron las reclamaciones reivindicatorias que iniciaron a principios de siglo XIX. Algunos de estos lograron convertirse en partidos políticos, las tres experiencias más recordadas son: Evolución Femenina en Perú en 1914, Partido Feminista Nacional de Argentina en 1918 y el Partido Cívico Femenino de Chile en 1946.

La primera sirvió de base para la continuación de un movimiento feminista pragmático, que se ha movido entre la colaboración con el gobierno y el aislamiento (Vargas 2002: 12). La segunda, colocó el tema en la agenda de otros partidos políticos (Valobra 2008: 9-10). Finalmente, la tercera, surgió antes del sufragio femenino en 1946, desintegrándose diez años después por luchas internas.

El sistema político, el de partidos y el diseño institucional, influyen determinantemente en que un movimiento social se convierta en político, compitiendo en elecciones y manteniéndose vigente en el escenario. Estos condicionantes pueden ser observados en el caso paraguayo del movimiento político feminista Kuña Pyrenda.

El sistema político paraguayo, recientemente abierto y acercándose a la democracia desde hace pocos años, se presenta como un escenario hostil para el surgimiento y posicionamiento de nuevas fuerzas políticas. Si bien se logró la alternancia hace unos años, eligiendo una opción política diferente a la dominante (Alianza Nacional Republicana) la constancia en las preferencias electorales tradicionales y la fragmentación de las mismas, fueron generando la aparente sensación de renovación, la dispersión de la izquierda y la falta de afianzamiento de las nuevas identidades políticas (Duarte 2012: 135). Aunado a la persistencia de las redes de patronazgo y de clientelismo de los partidos más institucionalizados, la tendencia a que el partido mayoritario se acerque al Estado y elimine limites (Freidenberg y Levitsky 2007: 543).

Además la tendencia de nuevas alternativas políticas en América Latina, se están dirigiendo a la creación de los partidos electorales, conocidos como catch all, estos agrupan alrededor de una persona o idea la mayor cantidad posible de segmentos de población, sin restricciones o condicionantes. Estos partidos confirman la poca importancia que la coherencia programática tiene en el proceso de toma de decisiones de los electores y la capacidad de adaptación de los partidos a contextos difíciles y nuevos retos para su permanencia en el poder (Otero-Wills 2009: 135 – 138). Si bien las iniciativas feministas intentan ampliar su población objetivo, no alcanzan a la cooptación de los partidos catch all.

La más reciente iniciativa: Kuña Pyrenda (1)

La historia política y social de las mujeres en Paraguay, está marcada por relevantes iniciativas, hitos históricos tardíos y situaciones de adversidad para el desarrollo igualitario de derechos. Un empoderamiento obligado, producto de los efectos demográficos que dejo la guerra de la triple alianza, con una disminución considerable de población masculina adulta y en consecuencia la concentración de población en mujeres y niños, siendo ellas las que a finales de 1870 iniciaran la reconstrucción del país. Materializado años después en la Unión Femenina del Paraguay, un movimiento socialista creado en 1936 como parte de la Revolución de Febrero, en un ambiente internacional de reclamaciones.

No obstante, este empoderamiento revertido se evidencia en un hito histórico tardío, el logro del sufragio para las mujeres en la década del 60, siendo el último país latinoamericano (Duarte 2012: 35). Así como las actuales cifras de participación en el mercado laboral, paridad de ingresos y participación política (Ver tabla No. 1).

Adriana 1 (2)

En el año 2011 se constituyó un movimiento social feminista, que en busca de la igualdad de oportunidades y la defensa de los derechos de las mismas, introdujo el tema en la agenda. Sin embargo, poco tiempo después de su constitución solicitó el estatus de movimiento político (2) para presentarse a las elecciones nacionales y departamentales de 2013 transformándose en la más reciente iniciativa de partido feminista en la región, así el Movimiento postuló una candidata a la presidencia y 500 candidatos al Congreso, al Parlasur, Consejos Departamentales, Gobernaciones y Juntas Departamentales (Kuña Pyrenda 2013).

La plataforma programática del movimiento, incluye la perspectiva de género y el tema de la igualdad de oportunidades de manera transversal y no como un ítem temático. Busca ser aglutinante de minorías, exaltando las diferencias y promoviendo los derechos de tercera generación. En su manifiesto se caracterizan como un partido de la nueva izquierda.

Los resultados de las elecciones no fueron favorecedores para el movimiento, en las presidenciales ocuparon el sexto lugar de once (ver tabla No. 2). De la misma manera, los resultados en la Cámara de Diputados fueron desalentadores, puesto que no consiguieron curul (3).

Adriana 2 (2)

El futuro del movimiento es incierto, con los actuales resultados electorales pareciera difícil que evolucione a partido político y logre algún lugar relevante en un sistema de partidos polarizado y cooptado por los partidos tradicionales. Sin embargo, la estructura del movimiento, los líderes y las actividades extra electorales que desarrollan, pueden ayudarle a permanecer como movimiento social.

La viabilidad del partido feminista en un sistema de partidos en fase de afianzamiento o construcción es limitada. Su interrelación con las estrategias de cooptación masiva e indiscriminada de electores que actualmente se expanden en América Latina complejiza la situación de nuevas iniciativas.

Sin embargo, estos intentos tiene una perspectiva de logros y cumplimiento de objetivos a largo plazo, ya que generalmente son consientes del fracaso en las elecciones, no obstante el intento de institucionalización y la visibilidad alcanzada al participar en procesos electorales incluye y posiciona el tema en la agenda política y mantiene una dinámica renovadora y progresista.

Notas

(1) El nombre del movimiento esta en lengua guaraní y significa “lugar desde donde se impulsan las mujeres” o “lugar donde se ubican las mujeres”.
(2) La Constitución de la Republica de Paraguay de 1992 y el Código Electoral/Ley 834 de 1996, contempla la constitución de movimiento político con posibilidad de competir en elecciones con la solicitud de 100 firmantes.
(3) No se encontraron los resultados subnacionales, por lo que no es posible hacer un balance de las candidaturas a las gobernaciones y consejos departamentales.

Referencias

Álvarez, Silvio y Barrios, Miguel Ángel. 2009. Principales indicadores del mercado laboral en Paraguay. Servicio Nacional de empleo – Observatorio laboral.

América Latina GENERA-PNUD. 2006. “El observatorio: Paraguay. América Latina gestión del conocimiento para la equidad de género”.

América Latina GENERA-PNUD. 2009. “Especial 8 de marzo “Feminismos en Latinoamérica”.

América Latina GENERA-PNUD. 2013. Genera perspectiva de igualdad.

CEPAL – ECLAC. 2013. Perfiles de países.

Duarte Recalde, L. 2012. Variaciones en el comportamiento electoral en Paraguay. América Latina Hoy, 60(0).

Freidenberg, Flavia y Levistky, Steven. 2007. “Organización informal de los partidos en America Latina”. Desarrollo económico, 46 (184): 539-568

Friedman, Elisabeth y Hochstetler, Kathryn. 2002. “Assessing the Third Transition in Latin American Democratization: Representational Regimes and Civil Society in Argentina and Brazil”. Comparative Politics, 35 (1):21-42.

Friedman, Elisabeth y Hochstetler, Kathryn. 2008. “Can Civil Society Organizations Solve the Crisis of Partisan Representation in Latin America?”. Latin American Politics and Society, 50 (2):1-32

Otero-Wills, Laura. 2009. “From Party Systems to Party Organizations: The Adaptation of Latin American Parties to Changing Environments”. Journal of Politics in Latin America, 1 (1): 123-141.

Montufar, César. 2007. Participación Ciudadana y Gobierno Representativo en América Latina. Subsidiaridad, influencia y cogobierno en el debate sobre la construcción democrática en la región. Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador.

Valobra, Adriana María. 2008. “Feminismo, sufragismo y mujeres en los partidos políticos en la Argentina de la primera mitad del siglo XX”. Amnis. Vol. 8.

Vargas, Virginia. 2002. “Los feminismos latinoamericanos en su tránsito al nuevo milenio, una lectura político personal.” En Daniel Mato (coord.): Estudios y Otras prácticas Intelectuales Latinoamericanas en Cultura y Poder. Caracas: CLACSO y CEAP, Faces, Universidad Central de Venezuela.

Documentos normativos
Constitución de la Republica de Paraguay, 1992
Código electoral Ley 834, 1996

Páginas Web
World Bank eAtlas of Gender

Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe

Socio-Economic Database for LA

Movimiento Kuña Pýrenda

Resultados electorales Paraguay

Acerca de Adriana Vargas Tamayo

Adriana Vargas Tamayo es politóloga por la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia y especialista en Economía de la Universidad de Los Andes (Colombia). Estudiante del Máster de Estudios Latinoamericanos del Instituto de Iberoamérica.

, , ,

10 respuestas a Partidos feministas en América Latina: Movimiento Kuñá Pyrendá

  1. María Cristina Flórez rodríguez 8 Noviembre, 2013 at 16:09 #

    Adriana, interesante tu artículo, felicitaciones y gracias por compartirlo. Creo que aunque hay diferencia con respecto a la situación de la mujer en Colombia, ya que se trata de que haya representatividad en los estamentos del estado, en términos generales la discriminación continua, aunque se hable de la equidad de género y desde el discurso se introduzcan palabras para tratar de llegar a esa equidad, creo que en muchos casos solo se queda eso “palabras” pues en la vida real, en lo cotidiano, la cultura (machista ancestralmente), es la que a veces sin proponérnoslo opaca cualquier intento de llegar a esa equidad de género y más difícil aún llegar a los estamentos políticos. Sin embargo, estoy convencida que desde la educación, no solo escolar sino a nivel familiar y comunitario podemos ir cambiando nuestra cultura para un día poder relacionarnos (en todos los ámbitos) como verdaderos seres humanos, si distintivos de género, raza, religión etc.

  2. Xander Cardenas 5 Noviembre, 2013 at 17:23 #

    A pesar de estos fracasos la mujer seguirá incursionando y avanzando en el ámbito político. Ya en la década pasada se eligieron las primeras mujeres presidentes de latinoámerica. Sin su participación y la incorporación de su punto de vista a todos los niveles del proceso de adopción de decisiones, no se podrán conseguir los objetivos de igualdad, desarrollo y paz en nuestras sociedades.

  3. Virginia 4 Noviembre, 2013 at 11:22 #

    Adriana, muy interesante el tema del artículo. Te pregunto ya que desconozco el funcionamiento del sistema electoral en Paraguay, hay cupo femenino obligatorio en la presentación de listas de cada partido? En la Provincia de Santa Fe, Argentina, hasta hemos avanzando en el cupo joven. Gracias.

    • Adriana Vargas Tamayo 4 Noviembre, 2013 at 20:45 #

      Mil gracias por el interés en el tema.
      En Paraguay no existe una ley de cuotas, sin embargo existe una cuota partidaria de al menos 20% en la elaboración de las listas internas de cada grupo político, a razón de al menos una candidata mujer por cada cinco candidatos (Código Electoral, 1996, Art.32). El cumplimiento de la cuota no está muy vigilado, no tiene sanción y tampoco alternabilidad estándar establecida.
      Un factor no influyente en estas elecciones, pero que será determinante en las siguientes será la reciente aprobación del proyecto “Lista Sabana”, que desbloqueó las listas cerradas y es aplicable a partir del 2015 en las elecciones municipales.

  4. Nubia 3 Noviembre, 2013 at 22:48 #

    ES INTERESANTE VER COMO ES LA SITUACION POLITICA DE OTROS PAISES LATINOAMERICANOS, EN ESTE CASO PARAGUAY. COMPARATIVAMENTE CON NUESTRO PAIS OBSERVAMOS ALGUNAS PEQUEÑAS DIFERENCIAS, EN TEORIA, PUES EN LA PRACTICA TODOS LOS LATINOAMERICANOS CORREMOS LA MISMA SUERTE, LA S MUJERES QUIENES NOS CONVERTIMOS EN EL EJE MOTOR DEL PAIS, NO ESTAMOS REPRESENTADAS COMO DEBIERA SER,,EN LA PRACTICA CARECEMOS DE VOZ Y VOTO.

  5. María 3 Noviembre, 2013 at 22:39 #

    He leído este artículo, y no entiendo como un país como el mío Colombia donde la fuerza de trabajo es la mujer, que tiene que afrontar desde la economía familiar, hasta las grandes decisiones de este país, no existe un partido que nos represente.

  6. paloma 3 Noviembre, 2013 at 22:26 #

    MUY INTERESANTE EL POST.

  7. Daniel Gutierrez 3 Noviembre, 2013 at 22:15 #

    Que injusticias hay por el mundo. Las mujeres sostienen el pais, pero no dejan que lo gobierne.

  8. Sarah 3 Noviembre, 2013 at 22:05 #

    Quiero realizar algunos comentarios respecto al interesante artículo. En primer lugar coincido con la autora que el movimiento presentó una propuesta renovadora y progresista (bastante, agregaría yo) donde se abordaron temas (además de la igualdad de género, protección del medioambiente, seguridad humana, inclusión social y económica, entre otros) en un escenario donde los discursos carecieron de contenido y los programas fueron escasos, donde los principales contendientes tenían más semejanzas que diferencias y muy poco que ofrecer a una sociedad conservadora que presenta profundas desigualdades económicas, sociales y políticas. Por otra parte, considero que la afirmación respecto a que es un sistema de partidos polarizado es un poco desmesurada (a reserva de que la autora ofrezca evidencia empírica que demuestre esta afirmación) habrá que decir que el sistema de partidos paraguayo no es un sistema polarizado en la medida en que los partidos más a la derecha del espectro político (UNACE y PPQ) están muy debilitados a raíz de la ausencia de sus líderes históricos y, los partidos de la izquierda no son tan radicales, en todo caso, sobre estos últimos vale destacar que existe entre ellos una fragmentación, lo que debilita a este campo para ser competitivo electoralmente hablando. Por su parte los partidos tradicionales (ANR y PLRA) son partidos políticos cuya distancia ideológica es casi imperceptible. De acuerdo con los resultados de ELITES (Salamanca) se evidencia un cruce en la ubicación ideológica de ambos, en el que se puede observar que la ANR ha viajado ligeramente al centro y el PLRA hacia la derecha. Para ahondar sobre este tema puede consultar proximamente el trabajo de Solís y Cerna (2013) “De la llanura al palacio: la reinstauración de la pax colorada en Paraguay”. En Alcántara Sáez, Manuel y Tagina, Maria Laura (Coords.) Procesos políticos y electorales en América Latina (2010-2013). Buenos Aires: EUDEBA.(En prensa).

Trackbacks/Pingbacks

  1. Día de la Mujer Indígena – Klias Cultura - 5 Septiembre, 2016

    […] (Primer Encuentro Nacional de Mujeres Indígenas), e incluso recientemente un partido político (Kuñá Pyrendá) con candidatura de mujeres indígenas, que trabajan en la realización de talleres de […]

Deja un comentario