Reelección legislativa consecutiva. Un nuevo tema en la vida política de México

A pesar de que la reelección de legisladores en períodos no continuos ha sido una constante en México, la reelección legislativa consecutiva es un tema nuevo, su importancia se explica por la expectativa de su próxima aplicación. Desde 1933, año en que fue prohibida, el tema estuvo ausente (Carbonell, 2000), salvo excepciones como en 1964 cuando la Cámara de diputados eliminó la prohibición, pero el Senado la rechazó por unanimidad; y en 2005, cuando se discutió por iniciativa presidencial siguiendo la misma dinámica que en 1964 (Tovar Mendoza, 2010), aunque tampoco pudo concretarse.

La reelección consecutiva de los legisladores se logró gracias a los argumentos a favor que constituyeron el eje del debate, entre los que se pueden destacar: 1) El acortamiento de las distancias entre los representantes y representados y la consecuentemente mejora de la función representativa de los congresos y los legisladores; 2) La construcción de carreras parlamentarias con la consecuente profesionalización y especialización de los representantes en técnica legislativa y temas de política pública (Hill y Dworak, 1998; Dworak, 2003; Béjar, 2003; Casar, 2013; Morales, 2014).

El objetivo de este post es matizar la expectativa sobre los beneficios de la reelección legislativa consecutiva, considerando que operará dentro de un sistema más amplios de reglas, en el que más que los ciudadanos, son los partidos los que condicionarán las posibilidades de reelección de los candidatos. A continuación algunas ideas al respecto:

De acuerdo con los argumentos anteriores, la reelección consecutiva en su carácter de cláusula institucional puede incentivar el comportamiento virtuoso de los actores involucrados. Pero la expectativa debe mantenerse a raya considerando el conjunto de reglas que la acompañan dentro del sistema electoral, tanto las reglas formales y -por qué no decirlo- informales por las cuales funcionan las Cámaras del Congreso mexicano, especialmente el sistema de comisiones.

En términos de representación, la literatura sostiene que la posibilidad de reelección incentiva a los legisladores a orientar sus acciones en beneficio de los intereses de aquellos a quienes deben la permanencia en su cargo (Mayhew, 1974; Cain, Ferejohn y Fiorina, 1987; Carey y Shugart, 1995; Carey, 2006), pero el elemento determinante respecto al peso que tienen los actores sobre la reelección es el conjunto de reglas electorales. Por ejemplo, en la Cámara Baja Mexicana, se eligen 300 diputados por mayoría relativa y 200 electos por el principio de representación proporcional, en el primer caso los electores pueden tener mayor protagonismo sobre quienes se reeligen, mientras en el segundo, las listas de las candidaturas están bajo control de los partidos y son bloqueadas para los ciudadanos, el resultado es que el primer filtro para poder reelegirse sigue siendo la dirigencia partidista y los legisladores seguirán debiendo su reelección a sus partidos en lugar de que a sus electores.

A lo anterior se suma que en la reforma se especificó que los legisladores que buscaran permanecer en el cargo deberían postularse por el mismo partido, hecho que no abona a la independencia de los representantes a la hora de fijar posturas y tomar decisiones en beneficio de su electorado.

En relación a la experiencia y profesionalización de los legisladores, desde 1933 hasta los noventa, estos fueron “sistemáticamente amateurs” (Nava, 2013) -ver Tabla-. En ese sentido, la reelección incentiva una mayor continuidad en la labor legislativa y puede ser un elemento que incremente la experiencia de los legisladores. Sin embargo, la experiencia no es sinónimo de especialización, profundización en los conocimientos y consecuentemente profesionalización, esas habilidades se trabajan tanto en el pleno como en el sistema de comisiones.

imagen post Echeverria

Finalmente, el sistema de comisiones dentro del Congreso mexicano tiene al menos dos elementos que pueden reducir el impacto beneficioso de la reelección respecto a la profesionalización legislativa. El primero de ellos es el número de comisiones a las que un legislador puede pertenecer: hasta tres Comisiones distintas de acuerdo con la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos. Esto requiere que el legislador dedique sus recursos profesionales, políticos e incluso cognitivos en diversos temas. El segundo, es el reparto de comisiones que lejos de llevarse a cabo de acuerdo con las competencias profesionales de los legisladores, se realiza siguiendo una distribución proporcional entre las bancadas con base al porcentaje de votos obtenidos por los partidos, mismos que a su vez realizan un reparto discrecional entre sus legisladores.

En suma, la recién aprobada reelección legislativa consecutiva es un paso tardío pero natural en la evolución del sistema político mexicano,  lo que no se traduce en que es la receta mágica que pueda resolver los problemas de representación, ni el elemento decisivo en la formación de un poder legislativo más profesional y comprometido con sus funciones de representación. En ese sentido, el camino por recorrer aún es largo, sobre todo respecto a los candados dentro del sistema electoral que mantienen a las dirigencias partidistas ejerciendo un fuerte control sobre las acciones y decisiones legislativas. Por ahora habrá que esperar a saber quienes serán los legisladores que, estando hoy en funciones, levanten la mano para ir por la reelección en el 2018.

Bibliografía:

Béjar Algazi, L. (2003). La reelección parlamentaria inmediata: un reto en la agenda política de México. Revista mexicana de ciencias políticas y sociales, 46(187).

Cain, B., Ferejohn, J., & Fiorina, M. (1987). The personal vote: Constituency service and electoral independence. Harvard University Press.

Carbonell, M. (2000). Hacia un Congreso profesional: la no reelección legislativa en México, en “La Cámara de Diputados en México”, Pérez, Germán y Martínez, Antonia (comp.), Cámara de Diputados del H. In Congreso de la Unión LVII Legislatura, México (pp. 105-117).

Carey, J. M. (2006). Límites a la reelección y representación legislativa. Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Carey, J. M., & Shugart, M. S. (1995). Incentives to cultivate a personal vote: A rank ordering of electoral formulas. Electoral studies, 14(4), 417-439.

Casar, M. Amparo (2013)  Reelección legislativa: un vil engaño, ADN Político, México, recuperado en URL:http://www.adnpolitico.com/gobierno/2013/12/05/maria-amparo-casar-reeleccion-legislativa-un-vil-engano

Dworak, F. F. (2003). El legislador a examen: el debate sobre la reelección legislativa en México. Fondo de Cultura Económica.

Hill B., & Dworak, F. (1998). Las Encrucijadas de la Reelección Legislativa. Nexos, México, mayo.

Jaimes Delgado, D. A. (2011). ¿Cómo fortalecer el Poder Legislativo federal en México?: el caso de la reelección inmediata de los miembros del Congreso. Cuestiones constitucionales, (25), 59-99.

Mayhew, D. R. (1974). Congress: The electoral connection. Yale University Press.

Morales, Marco A. (2014). Reelección y Monopolio. Nexos, México, abril.

Nava M.C. (4 de diciembre de 2013) Reelección legislativa: historia y estadísticas, Animal Político, México. Recuperado de URL: http://www.animalpolitico.com/blogueros-vision-legislativa/2013/12/04/reeleccion-legislativa-historia-y-estadisticas/

Tovar Mendoza, J. (2010). Condicionantes políticos que impiden la reelección de legisladores en México. Convergencia, 17(52), 187-206.

Otras fuentes:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales

Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos

[1] El cálculo se realiza sobre el número total de los legisladores de la Cámara de diputados del Congreso de la Unión, a fin de definir cuántos han tenido alguna actividad legislativa previa.

Acerca de Stephany Echeverria

Cursa la Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

2 respuestas a Reelección legislativa consecutiva. Un nuevo tema en la vida política de México

  1. Brayant 30 enero, 2017 at 19:15 #

    Con todo, la reelección consecutiva, me parece, es un ladrillo indispensable para construir una democracia cada vez más saludable. Me gustó¡¡ 😀

    • Stephany Echeverría 30 enero, 2017 at 22:03 #

      Muchas gracias por leerlo y por tu comentario Brayant

Deja un comentario