Reelección presidencial y crisis institucional en Paraguay

 

Paraguay se encuentra sumergido en una importante crisis institucional que ha desatado manifestaciones callejeras violentas con saldo de un militante juvenil muerto, más de 200 detenidos y un legislador baleado. El motivo que dio origen al conflicto fue la aprobación en la Cámara de Senadores, en ausencia de su presidente y a escondidas, de una enmienda constitucional para incluir la reelección presidencial.

La reelección presidencial. Paraguay es el único país de Sudamérica que prohíbe la reelección presidencial. La Constitución vigente de 1992, sancionada a la sombra de la dictadura más longeva de la región (1954-89) priorizó la dispersión del poder y optó por un poder ejecutivo débil y un legislativo fuerte. Con el bloqueo absoluto a la posibilidad de reelección, incluyendo la de los parientes, se quiso evitar un nuevo stronismo sin Stroessner.

Una década después de la sanción de la Carta Magna en 1992, el presidente Nicanor Duarte Frutos (2003-08) planteó por primera vez en la era democrática la posibilidad de reformar la Constitución para incluir la figura de la reelección. De esa forma se sumó a lo que Zovatto (2009) llamó “la ola releccionista en América Latina”.

Pero el camino para modificar la Constitución no deviene sencillo. Existen dos mecanismos para introducir cambios: enmienda o reforma constitucional. El primero es más sencillo ya que requiere el voto parlamentario de 23 de 45 senadores y 41 de 80 diputados, y luego someter a referéndum. El segundo es más complejo ya que requiere el voto parlamentario de 30 de 45 senadores y 53 de 80 diputados, y luego convocar a una Convención Nacional Constituyente.

Esa dicotomía plantea una discusión importante entre los reformistas: si la reelección presidencial puede tratarse vía enmienda o reforma constitucional. Existen dictámenes jurídicos que afirman que se puede aprobar por enmienda (que requiere menos votos parlamentarios) pero los Convencionales Constituyentes de 1992, mediante una nota firmada en 2006 manifestaron que el camino es la reforma constitucional y no la enmienda (ABC, 2006).

Como fuere, Duarte Frutos no logró su objetivo de introducir la reelección presidencial. Tampoco el ex presidente Fernando Lugo (2008-12) quien paradójicamente surgió en la arena política rechazando el intento de reelección de su antecesor. El actual presidente, Horacio Cartes (2013-18) se encuentra trabajando activamente en la aprobación de la reelección. A través de los operadores políticos de su partido, el Colorado, busca aprobar vía enmienda con votos del sector de Fernando Lugo (quien también quiere volver a pugnar por la presidencia) y una facción del PLRA liderada por Blas Llano.

Crisis institucional y violencia. En una jugada estratégica, senadores colorados disidentes y opositores al presidente Cartes rechazaron el proyecto de enmienda para incluir la reelección presidencial en agosto de 2016. De acuerdo al art. 290 de la Constitución, el proyecto no podría volver a ser presentado dentro de un año.

Sin embargo, el 31 de marzo los senadores que responden al presidente Cartes y al ex presidente Lugo aprobaron en un Senado paralelo y en privado la propuesta de reelección presidencial por vía de la enmienda sin esperar el tiempo previsto en la Constitución.

Eso generó una reacción ciudadana inmediata que se fue desbordando en la medida que pasaban las horas. El Congreso fue incendiado por la turba que no tardó en calificar lo sucedido como “golpe parlamentario”. La policía reprimió fuertemente dejando un tendal de heridos a su paso. Aunque lo más lamentable ocurrió en horas de la madrugada del sábado, cuando un grupo de policías ingresó sin orden judicial al PLRA, principal partido de oposición, y disparó a quemarropa a quienes se encontraban dentro del recinto. El saldo fue el asesinato de un dirigente juvenil liberal, Rodrigo Quintana, y más de doscientos detenidos.

El presidente Cartes decidió llamar a una mesa de diálogo aunque sin desistir de su intento reeleccionista, condición que la oposición exige para dialogar. Las marchas ciudadanas contra el “golpe parlamentario” siguen desarrollándose en los principales puntos del país. Los próximos días serán cruciales para el reencause institucional del país.

Posibles efectos del nuevo “marzo paraguayo”. La aparente estabilidad del sistema político paraguayo podría verse afectada por los efectos imprevistos del nuevo “marzo paraguayo”. De hecho, el interés por incorporar la reelección presidencial hizo que Cartes y Lugo en las antípodas de la política se vuelvan aliados inesperados contra el liberal Efraín Alegre, el colorado Mario Abdo y el intendente de Asunción, el izquierdista Mario Ferreiro.

El desenlace del intento reeleccionista servirá, seguramente, para reacomodar las facciones que disputan el poder. La política paraguaya se caracteriza por ser relativamente plural aunque con fuerte predominancia de los dos partidos tradicionales. Dentro de los partidos conviven fuertes facciones internas que se alían estratégicamente ante cada elección y luego prosiguen su vida política con agendas propias.

Queda por ver, si luego de la actual crisis las facciones políticas retornan a sus viejos puestos o, en todo caso, se realinean en un nuevo escenario político. La lucha no cesa y el final se torna imprevisible.

Bibliografía:

ZOVATTO, Daniel. La ola reeleccionista en América Latina. La Nación, 2009. Disponible en línea: http://www.lanacion.com.ar/1161230-la-ola-reeleccionista-en-america-latina

ABC COLOR. Reelección no puede hacerse vía enmienda, según ex constituyentes. 2006. Disponible en línea: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/reeleccion-no-puede-hacerse-via-enmienda-segun-ex-constituyentes-946389.html

 

Acerca de Pérez Talia Marcos

Una respuesta a Reelección presidencial y crisis institucional en Paraguay

  1. FEDERICO BARTOLOZZI 5 abril, 2017 at 15:24 #

    Excelente análisis que sin necesidad de profundizar en demasía el tema que nos ocupa, refleja con meridiana claridad la situación política que ha polarizado el interés ciudadano.-

Deja un comentario