¿Socios de menor nivel? Aportes preliminares para el estudio de las coaliciones subnacionales en sistemas políticos multinivel

El estudio de las dinámicas políticas subnacionales se ha convertido en el centro de atracción de la ciencia política. El vox populi actual concuerda que, si se quiere entender cómo funcionan los sistemas políticos multinivel, entonces no se puede estudiar aisladamente los procesos políticos nacionales (Swenden y Maddens 2006; Gibson y Suárez Cao 2010; Došek y Freidenberg 2013; Suárez Cao y Freidenberg 2013). Ya sea en Estados unitarios o en Estados federales.

La investigación sobre coaliciones tampoco ha escapado a esta moda académica. Esta atracción a este tipo de estudio, tiene anclaje en el continente europeo principalmente[1], con algunos pocos aportes latinoamericanos (Reynoso 2011; Clerici 2013; Clerici y Scherlis 2013).

Sin embargo, este necesita un orden, un esquema. En estas líneas se intentará construir uno para, a partir de investigaciones futuras, ahondar en la formulación de hipótesis y, si se logra, en la formulación de relaciones causales.

Algunos términos necesarios de definir

¿Qué se quiere decir cuando se habla coalición? En este texto se utiliza una definición amplia para que pueda ser aplicada a distintos escenarios y elementos de estudio. Por eso siempre se hará referencia a coaliciones como  a “i) un conjunto de partidos políticos que, ii) acuerdan perseguir metas comunes, iii) reúnen recursos para concretarlas y iv) distribuyen los beneficios del cumplimiento de esas metas” (Chasquetti 2008: 43).

Lo anterior, permite hablar de distintos tipos de coaliciones según cuatro dimensiones de análisis: 1) los cargos públicos a partir de los cuales se observa; 2) las arenas en las que se construyen; 3) los objetivos que se fijan; y 4) el nivel en donde las observamos. En cada una de estas dimensiones se puede encontrar coaliciones.

Tabla Nº 1. Tipos de coaliciones según cargos públicos, arena, objetivos y nivel de competencia política

Captura de pantalla 2014-05-18 a la(s) 10.52.11

Fuente: elaboración propia.

Ahora bien, ¿por qué se habla de niveles? Porque se ve a los sistemas políticos en una dimensión multinivel en tanto 1) los partidos políticos compiten en distintos niveles y distritos en el territorio, 2) los electores cuentan con varios votos para 3) elegir entre distintos contendientes para 4) distintos cargos públicos y 5) mediados por diferentes tipos de reglas electorales (Došek y Freidenberg 2013). Hay dos niveles de competencia: un sistema de partidos a nivel nacional que emerge de elecciones nacionales, y tantos sistemas de partidos a nivel subnacional como unidades políticas existan (Swenden y Maddens 2006). Son los sistemas de partidos “federalizados” (Gibson y Suárez Cao 2010).

Partidos, coaliciones y política subnacional

Antes de avanzar con las coaliciones subnacionales, lo primero que se debe tener en cuenta es qué tipos de partidos políticos compiten en cada uno de los niveles del sistema. Se puede hablar de dos tipos de partido: partidos de ámbito estatal (PAE) y partidos de ámbito no-estatal (PANE)[1] (Pallares y Keating 2003; Stefuriuc 2007).

Los primeros son aquellos que 1) tienen presencia territorial a nivel nacional, 2) se presentan en todos (o casi todos) los distritos electorales que integran un país y 3) mantienen la misma etiqueta partidaria en ambos niveles. Es decir, son partidos “nacionalizados” (Calvo y Escolar 2005) o “integrados” (Leiras 2007). El partido nacional se divide en dos: la estructura nacional y la estructura local. Dependiendo del grado de cohesión interna y de disciplina partidaria, habrá mayor cooperación o mayor conflicto entre ambas estructuras (Gianetti y Benoit 2008; Stefuriuc 2009a; Wilson 2009a).

Los segundos, en cambio, son todos aquellos que 1) se concentran en determinadas regiones del país donde sí suelen hacerse fuertes en términos electorales, dado que 2) no tienen mucho interés en ampliar su proporción de votos en el nivel nacional ni 3) extender su presencia territorial a otros distritos del país[2]. En nuestros términos, son partidos regionales (Brancati 2008).

Como se mencionó anteriormente, las coaliciones pueden analizarse desde cuatro dimensiones distintas. Este artículo considerará específicamente la dimensión nivel del sistema, pero no sin aclarar previamente que se puede observar coaliciones electorales, de gobierno o legislativas (arena) a través de cargos ejecutivos y/o legislativos (cargos públicos) en ambos niveles.

Por ahora se puede pensar, por ejemplo, en una competencia electoral por cargos ejecutivos y legislativos en elecciones concurrentes en un país federal (el caso de Argentina). Algo similar al Gráfico Nº 1 representa un escenario para analizar coaliciones nacionales y subnacionales con un alto grado de complejidad.

Gráfico Nº 1. Configuración de coaliciones subnacionales en tres distritos electorales

Captura de pantalla 2014-05-07 a la(s) 10.09.12

Fuente: elaboración propia.

En el gráfico se observan distintas configuraciones de distintas coaliciones nacionales y subnacionales. Este muestra 6 partidos nacionales (PN1, PN2, PN3, PN4, PN5 y PN6), algunos con sus estructuras locales (PN1=PR1, PN2=PR2 y PN3=PR3) y otros seis partidos regionales (PR4, PR5, PR6, PR7, PR8 y PR9). Los colores indican las distintas coaliciones conformadas en cada uno de los niveles (por ejemplo, en el nivel nacional PN1 + PN4 y PN3 + PN5 + PN6) y las conformadas en cada uno de los distritos (por ejemplo PR1 + PR7 en Distrito A). El análisis podemos hacerlo desde dos perspectivas no excluyentes[1].

En la dimensión vertical se observa el nivel de integración de la coalición. Es decir, se comprueba si la estructura de ambas coaliciones es la misma en los dos niveles de competencia (Stefuriuc 2009a; Thoarlakson 2009). Mientras que a nivel nacional la integran los partidos PN1 y PN4, en el nivel subnacional la conforman la filial local de un partido nacional (PR1) y un partido regional (PR7). Algo similar ocurre con la coalición verde en el nivel nacional (PN3 + PN5 + PN6) y la conformada en el Distrito B (PR3 + PR9). En este escenario, hay un menor grado de integración vertical de las coaliciones a través de la comparación entre niveles.

En lo que respecta a la dimensión horizontal, se puede medir el nivel de homogeneización de las coaliciones. En este caso, si la estructura de las coaliciones es la misma en todos los distritos donde compiten. Solo tres partidos nacionales deciden competir en el nivel subnacional (PN1, PN2 y PN3), pero también tenemos una fuerte presencia de partidos regionales. Incluso, una de las coaliciones es puramente regional (PR10 + PR11 en el Distrito C). De modo que las coaliciones son más heterogéneas a través de la comparación entre distritos.

Este es uno de los muchos escenarios que se pueden generar.

Ideas pendientes de desarrollo

Como se mencionó al inicio del texto, la propuesta es reunir ideas, aportes y conjeturas. Ahora se resumirá en dos ideas generales lo que intentaremos hacer más adelante.

En primer lugar, la literatura europea mencionada se ha concentrado mayormente sobre las variables institucionales. Estos autores se han preocupado por medir la integración vertical de las coaliciones que se forman en sistemas (parlamentarios) multinivel. Sin embargo, no queda claro todavía cuál es el nivel que influye para que se formen las coaliciones: si es una presión desde los partidos nacionales hacia sus filiales subnacionales o, en cambio, si el nivel subnacional es un “laboratorio de aprendizaje” para experiencias de coalición exitosas a nivel nacional.

Otra serie de preguntas que surgen: ¿las coaliciones subnacionales pueden incidir en la estabilidad de coaliciones nacionales? ¿Y viceversa? ¿En qué medida las coaliciones de gobierno en provincias/estados/departamentos impactan sobre las votaciones en el congreso nacional? Encontrar relaciones causales que respondan a estas preguntas es un desafío y para lograrlo se tiene que observar dos cosas: 1) el calendario electoral (dónde se vota primero) y 2) qué tan disciplinados/cohesivos/unidos son los partidos nacionales y qué tan importantes son los partidos regionales.

En segundo lugar, se tiene que avanzar más sobre experiencias latinoamericanas. No solo porque el esquema de incentivos para formar coaliciones en sistemas presidenciales es distinto (Zelaznik 2001; Carroll 2007; Chasquetti 2008) sino también porque las coaliciones son en su mayoría pre-electorales (Golder 2006). Esto amplía el nivel de conocimiento sobre las dinámicas políticas subnacionales.

Reynoso (2011)  dio algunos indicios sobre cómo comenzar. Si se quiere ver por qué se forman coaliciones subnacionales en sistemas presidenciales, hay que concentrarse tanto en los incentivos institucionales como en el patrón de competencia partidaria. Concretamente, sobre 1) las reglas electorales que incentivan la formación de coaliciones, 2) el nivel de competitividad del sistema de partidos y 3) el aprendizaje de los actores políticos de las experiencias previas.


[1] La mayoría de las investigaciones sobre coaliciones subnacionales europeas se centran en estudios de casos (Bäck 2003 y 2008; Debus 2008; Däubler y Debus 2009; Deschouwer 2009; Stefuriuc 2005, 2009a y 2009b; Wilson 2009b). Otros trabajos han avanzado hacia estudios comparados de distintos países, la mayoría de ellos federales (Downs 1998; Hough y Verge 2009; Back et. al., 2013; Stefuriuc 2013). De estos estudios surge la idea de analizar el grado de integración vertical de las coaliciones.

[2] Traducción de state-wide parties (SWP’s) y non-state wide parties (NSWP’s).

[3] Sin embargo, no consideramos que los PANE sean partidos que no compiten por cargos a nivel nacional sino que, en términos estratégicos, privilegian la arena de competencia subnacional por sobre la competencia nacional y buscan consolidarse desde ese lugar como actores partidarios de relevancia.

[4] En el ejemplo citado tomamos en cuenta los actores que integran las coaliciones; es decir, los partidos políticos son los elementos de análisis. Sin embargo, de manera coincidente con la Tabla Nº 1, también podemos tomar en cuenta votos, bancas parlamentarias, cargos ministeriales, etc.

Bibliografía: 

Bäck, Hanna. 2003. “Explanining and predicting coalition outcomes: Conclusions from studying data on local coalitions”. European Journal of Political Research 42 (4): 441-472.

Bäck, Hanna. 2008. “Intra-party Politics and Coalition Formation. Evidence from Swedish Local Government”. Party Politics 14 (1): 71-89.

Bäck, Hanna; Debus, Marc;  Müller, Jochen  y Bäck, Henry. 2013. Regional Government Formation in Varying Multilevel Contexts: A Comparison of Eight European Countries”. Regional Studies 47 (3): 368-387.

Brancati, Dawn. 2008. “The Origins and Strengths of Regional Parties”. British Journal of Political Science 38 (1):135-159.

Calvo, Ernesto y Escolar, Marcelo. 2005. La nueva política de partidos en la Argentina: Crisis política, realineamientos partidarios y reforma electoral. Buenos Aires: Prometeo.

Carroll, Royce. 2007. “The Electoral Origins of Governing Coalitions”. Tesis Doctoral sin publicar. San Diego: University of California.

Chasquetti, Daniel. 2008. Democracia, presidencialismo y partidos políticos en América Latina: Evaluando la “difícil combinación”. Montevideo: Ediciones CAUCE.

Clerici, Paula. 2013. “Alianzas cruzadas en Argentina. Una aproximación causal desde la teoría”. Ciencia Política 16: 8-33.

Clerici, Paula A. y Scherlis, Gerardo. 2013. “La regulación de las alianzas electorales y sus consecuencias en sistemas políticos multi-nivel latinoamericanos”. Ponencia presentada en XI Congreso Nacional de Ciencia Política de la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP), Paraná, 17-20 de julio.

Däubler, Thomas y Debus, Marc. 2009. Government formation and policy formulation in the German states”. Regional and Federal Studies 19 (1): 73–95.

Debus, Marc. 2008. “Party Competition and Government Formation in Multi-level Settings: Evidence from Germany”. Government and Opposition 43 (4): 505-538.

Deschouwer, Kris. 2003. “Political parties in Multi-Layered Systems”. European Urban and Regional Studies 10 (3): 213-226.

Deschouwer, Kris. 2009. Coalition Formation and Congruence in a Multi-layered Setting: Belgium 1995-2008”. Regional and Federal Studies 19 (1): 13-35.

Došek, Tomáš y Freidenberg, Flavia. 2013. La congruencia de los partidos y los sistemas de partidos multinivel en América Latina: conceptualización y evaluación de algunas herramientas de medición”. Politai 7: 161-178.

Downs, William. 1998. Coalition Government, Subnational Style – Multiparty Politics in European Regional Parliaments. Columbus: Ohio State University Press.

Giannetti, Daniela y Benoit, Kenneth. 2008. Intra-Party Politics and Coalition Governments in Parliamentary Democracies. En Giannetti, Daniela y Benoit, Kenneth. Eds.  London: Routledge.

Gibson, Edward L. y Suárez Cao, Julieta. 2010. “Federalized Party Systems and Subnational Party Competition: Theory and Empirical Application to Argentina”. Comparative Politics 43 (1): 21-39.

Golder, Sona. 2006. The logic of pre-electoral coalition formation. Columbus: The Ohio State University Press.

Hough, Dan y Verge, Tània. 2009. A Sheep in Wolf’s Clothing or a Gift from Heaven? Left-Left Coalitions in Comparative Perspective”. Regional and Federal Studies 19 (1): 37-55.

Leiras, Marcelo. 2007. Todos los caballos del rey: la integración de los partidos políticos y el gobierno democrático de la Argentina, 1995-2003. Buenos Aires: Prometeo Libros – Pent.

Pallarés, Francesc y Keating, Michael. 2003. “Multi-level Electoral Competition: Regional Elections and Party Systems in Spain”. European Urban and Regional Studies 10 (3) 239-255.

Stefuriuc, Irina. 2007. “The Coalition Strategies of State-wide Parties in Multi-Level Settings”. En Deschouwer, Kris y  Jans, Martin. Eds. Politics Beyond the State. Bruselas: VUB University Press.

Stefuriuc, Irina. 2009a. “Government Formation in Multi-Level Settings: Spanish Regional Coalitions and the Quest for Vertical Congruence”. Party Politics 15 (1): 93-115.

Stefuriuc, Irina. 2009b. “Explaining Government Formation in Multi-level Settings: Coalition Theory Revisited – Evidence from the Spanish Case”. Regional and Federal Studies 19 (1): 97-116.

Suárez Cao, Julieta y Freidenberg, Flavia . 2013.“La agenda de investigación sobre nacionalización de la política: una evaluación de sus aportes y dilemas”. Paper presentado en el Workshop “La Nacionalización Política en Perspectiva Comparada. Aspectos Teóricos y Metodológicos”, organizado por Centro de Estudios Federales y Electores (CEFE-UNSAM), la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP) y el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP-Jefatura de Gabinete Nación), Buenos Aires, 15 y 16 de julio.

Swenden, Wilfried y Bart Maddens. 2008. Territorial Party Politics in Western Europe. Nueva York: Palgrave Macmillan.

Thorlakson, Lori. 2009. Patterns of Party Integration, Influence and Autonomy in Seven Federations”. Party Politics 15 (2): 157-177.

Tholarkson, Lori. 2013.“Measuring vertical integration in parties with multi-level systems data”. Party Politics 19 (5): 713-734.

Reynoso, Diego. 2011. La estrategia dominante. Alianzas electorales en los estados mexicanos 1988-2011. Buenos Aires: Teseo-FLACSO Argentina.

Wilson, Alex. 2009a. “Multi-level Party Politics in Italy and Spain”. Tesis Doctoral sin publicar. Florencia: European University Institute.

Wilson, Alex. 2009b.“Coalition Formation and Party Systems in the Italian Regions”. Regional and Federal Studies 19 (1): 57-72.

Zelaznik, Javier. 2001. “The Building of Coalitions in the Presidential Systems of Latin America: An Inquiry into the Political Conditions of Governability”. Tesis Doctoral sin publicar. Colchester: University of Essex.

 

Acerca de Facundo Cruz

Facundo Cruz Es Doctorando en Ciencia Política (UNSAM-Argentina) y Maestrando en Análisis, Derecho y Gestión Electoral (UNSAM-Argentina). Becario Doctoral Tipo 1 (CONICET-Argentina).

, , ,

2 respuestas a ¿Socios de menor nivel? Aportes preliminares para el estudio de las coaliciones subnacionales en sistemas políticos multinivel

  1. Facundo Cruz 2 junio, 2014 at 19:13 #

    Elisa,
    Muchas gracias por tu comentario. La realidad es que es completamente lo que decís. Aún tenemos que saber más y con más profundidad. Por fortuna, el camino recien arranca.
    Disculpas por la demora en responder.
    Un saludo
    Facu

  2. Elisa 20 mayo, 2014 at 16:46 #

    Un tema muy interesante, ciertamente queda mucho camino por recorrer en el estudio del sistema político multinivel, especialmente en Latinoamérica.

Deja un comentario