Un aporte discursivo para comprender los procesos de reforma institucional

Segunda parte: el análisis de un aspecto de la Reforma del Estado en la Provincia de Córdoba durante 1999 y 2000 

Como ve√≠amos en una intervenci√≥n anterior, una articulaci√≥n entre los avances del Institucionalismo Discursivo (ID) y los aportes de la TPD abrir√≠a la posibilidad de un an√°lisis pol√≠tico de las transformaciones institucionales, que intentase dar cuenta de la complejidad de los fen√≥menos pol√≠ticos. Para ello, introdujimos la importancia de las nociones de antagonismo y hegemon√≠a como han sido presentados en la obra de Laclau y Mouffe (2005), y profundizados en diversos estudios de caso (Torfing, 1998; Aboy Carl√©s, 2001; Barros, 2002; Groppo, 2010), subrayando su importancia en t√©rminos ontol√≥gicos, al plantear una noci√≥n de orden social que desconoce un fundamento √ļltimo. Ello implica que las transformaciones sociales no son exclusivamente el resultado de la mera argumentaci√≥n de agentes perceptivos, sino que es necesario tener en cuenta el atravesamiento discursivo en que √©stos se sit√ļan, y el modo en que sus identificaciones pol√≠ticas sobredeterminan tales cambios.

Para ilustrar este punto, presentar√© de manera puntual un aspecto de la reforma estatal que se llev√≥ adelante en la provincia de C√≥rdoba en el a√Īo 2000, bajo el gobierno de Uni√≥n por C√≥rdoba (UpC), una coalici√≥n partidaria encabezada por el Partido Justicialista provincial. Este actor partidario hab√≠a sido protagonista, desde mediados de los ochenta, de un proceso de identificaci√≥n pol√≠tica con el discurso neoliberal (Reynares, 2014). Apenas alcanzado el gobierno de la provincia, se promovi√≥ una reforma integral del aparato estatal, presentada m√°s all√° de cualquier coyuntura de crisis local (Ase y Burijovich, 2001). En l√≠nea con la identificaci√≥n neoliberal, esta reforma se caracteriz√≥ ‚Äúmayormente bajo la orientaci√≥n del paradigma gerencialista pro-mercado‚ÄĚ (Lardone, 2005: 308), en el que existe la pretensi√≥n ‚Äúde que todos los sectores de la administraci√≥n p√ļblica poseen las mismas falencias y que por lo tanto a todos los sectores les es aplicable el mismo ‚Äėremedio‚Äô, esto es, las t√©cnicas de gesti√≥n empresarial‚ÄĚ (Lardone, 2005: 294).

En ese sentido, como parte del proceso reformista se implementaron las ‚ÄúAgencias del Estado‚ÄĚ, organismos ejecutivos para la coordinaci√≥n de actores privados y el Estado provincial, donde se cristalizaba un modo de ordenar a √©ste √ļltimo seg√ļn una l√≥gica empresarial en la definici√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas espec√≠ficas. Con ellas, se reordenaron √°reas de pol√≠tica p√ļblica de las m√°s dis√≠miles caracter√≠sticas, cre√°ndose las Agencias de Deporte, Cultura, Turismo, Ambiente y Ciencia (Reynares, 2014). Si bien algunas de ellas asumieron dicha transformaci√≥n sin mayores inconvenientes, no fue el caso del CONICOR (Consejo de Investigaciones Cient√≠ficas y T√©cnicas de la Provincia de C√≥rdoba). El estatuto de la nueva Agencia se√Īalaba que ser√≠a una sociedad del Estado, por lo que podr√≠a gestionar aportes de fondos de organismos p√ļblicos y privados, nacionales e internacionales y tendr√≠a capacidad para realizar toda clase de operaciones bancarias con el prop√≥sito de conseguir fondos para poder cumplir con sus objetivos. Los investigadores que dirig√≠an el CONICOR renunciaron cuando se lo integr√≥ sin previa consulta en la recientemente creada Agencia C√≥rdoba Ciencia, criticando que

‚Ķ resulta il√≥gico suponer que un sistema de promoci√≥n tenga que dar ganancias, como surge del proyecto de estatuto [de la Agencia C√≥rdoba Ciencia]‚Ķ no hay argumentos v√°lidos para producir una modificaci√≥n radical como la que se est√° proponiendo‚Ķ (Diario La Voz del Interior, 16/03/2000, p. 9 A. √Čnfasis agregado).

… no entendemos cómo, ni por qué se proponen cambios significativos en una estructura o en un método de trabajo que funciona, sin un diagnóstico previo por parte de los conocedores del presunto problema… (Diario La Voz del Interior, 23/03/2000, p. 13 A).

La l√≥gica empresarial del discurso neoliberal con que se identificaba Uni√≥n por C√≥rdoba, el principal promotor de la reforma, articulaba as√≠ elementos heterog√©neos, √°reas de pol√≠tica p√ļblica con caracter√≠sticas y din√°micas propias, dejando de lado su buen o mal funcionamiento. De esta manera la reforma actuaba de manera hegem√≥nica: un elemento espec√≠fico del discurso, esto es el gerenciamiento empresarial del Estado, sobredeterminaba diversos sectores de la administraci√≥n, se vaciaba progresivamente de cualquier sentido particular y dilu√≠a al mismo tiempo las especificidades de estas √°reas. De ese modo, la promoci√≥n de conocimiento deb√≠a gestionarse desde una l√≥gica centrada en la ganancia para ser eficiente, sin importar su diferencia espec√≠fica frente a √°reas distintas como el deporte o el turismo. La administraci√≥n burocr√°tica ineficiente y corrupta del Estado pasado de moda se erig√≠a como el elemento antag√≥nico que se exclu√≠a conflictivamente para dar cierre a la estructura de sentido. El completamiento de √©sta, en cambio, la administraci√≥n eficiente y justa de recursos, se encarnaba en el modo de organizaci√≥n y la din√°mica de una empresa.

Detenernos en esta caracterizaci√≥n discursiva nos permite observar que los impulsores reformistas actuaban bajo el atravesamiento constitutivo de la identificaci√≥n con un discurso pol√≠tico neoliberal, cristalizando dicha interpretaci√≥n de la realidad social en la expansi√≥n de la l√≥gica empresarial en todas las √°reas del Estado. Ello no supone renegar del rol de la argumentaci√≥n en el an√°lisis pol√≠tico, sino mostrar que √©sta se despliega en un escenario sesgado por la disputa ideol√≥gica. La reforma del Estado cordob√©s bajo el primer gobierno de UpC result√≥ as√≠ del continuo juego conflictivo entre la provisi√≥n de razones y la persuasi√≥n ideol√≥gica. Detenernos en la din√°mica hegem√≥nica de √©sta √ļltima, profundizando en una articulaci√≥n cuidadosa entre los aportes de la TPD y los avances del DI, puede ser entonces de gran utilidad para comprender los procesos de cambio institucional.

Bibliografía

Aboy Carlés, Gerardo. (2001). Las dos fronteras de la democracia argentina. Buenos Aires: Homo Sapiens.

Ase, Ivan y Burijovich, Jacinta. (2001). ‚ÄúLa reinvenci√≥n del estado cordob√©s: Una ‚Äėreingenier√≠a‚Äô de la ciudadan√≠a‚ÄĚ, en Revista Administraci√≥n P√ļblica & Sociedad, N¬į 14, C√≥rdoba: IIFAP.

Barros, Sebastián. (2002). Orden, democracia y estabilidad. Córdoba: Alción Editora.

Groppo, Alejandro. (2009). Los dos príncipes. Juan Domingo Perón y Getulio Vargas. Villa María: EDUVIM.

Lardone, Mart√≠n. (2003). ‚ÄúLa reforma de los estados provinciales en la Argentina: hacia la construcci√≥n de un esquema anal√≠tico‚ÄĚ, en Revista SAAP, Vol. 1, N¬į 2. Buenos Aires: SAAP.

Reynares, Juan M. (2014). El neoliberalismo cordobés. La trayectoria identitaria del peronismo provincial entre 1987 y 2003. Tesis doctoral sin publicar, Córdoba: CEA, UNC.

Torfing, Jacob .(1999). New Theories of Discourse. Laclau, Mouffe and Zizek. Oxford: Blackwell.

Acerca de Juan Manuel Reynares

Una respuesta a Un aporte discursivo para comprender los procesos de reforma institucional

  1. Ivonne Maya Espinoza 12 mayo, 2015 at 14:44 #

    Muy interesante est√° segunda parte del post ya que se adentra en la problem√°tica concreta de la Reforma de Estado en la provincia cordobesa, espec√≠ficamente en las ‚ÄúAgencias de Estado‚ÄĚ que por lo expresado se observa que fueron creadas con una l√≥gica empresarial derivada de un discurso neoliberal de la Uni√≥n por Cordoba. Hecho que desde mi particular punto de vista constituye un error de pol√≠tica p√ļblica toda vez que el Estado no es una empresa y no puede ser administrado como tal. Si bien es cierto algunas √°reas del gobierno pueden ser gestionadas para obtener ganancias existen otras que no aportaran ingresos pero prestan servicios que dan la pauta para tener incentivos a largo plazo como las √°reas de educaci√≥n o salud. Coincido con su preocupaci√≥n hacia el √°rea cient√≠fica la cual se integra de distintas materias que no pueden ser tratadas de forma homog√©nea, como pretende esta reforma, derivado de la heterogeneidad que representan las diversas √°reas del conocimiento; si bien se puede esperar un lucro de la producci√≥n derivada de avances cient√≠ficos en √°reas de ingenier√≠as esto no es cuantificable en investigaciones filos√≥ficas que directamente no aportan un ingreso econ√≥mico al Estado (pero que de forma indirecta coadyuvan con su desarrollo). Saludos.

Deja un comentario