#YoSoy132: el movimiento social juvenil y los problemas de la democracia

¿Por qué surge #YoSoy132?: el escenario que facilitó la acción colectiva

En un sistema democrático, la corrupción, el manejo particularista del poder, la escasa renovación de los liderazgos, los discursos demagógicos y clientelistas deberían ser inaceptables. La política mexicana no es ajena a estos problemas. La ciudadanía reclama cada día más espacios de participación en la vida pública y en la toma de decisiones sobre políticas públicas. El voto, aunque necesario y clave en una sociedad democrática, dejó de ser suficiente para dar respuesta a estas demandas.

En los últimos años, la sociedad mexicana cambió. Algunos datos dan cuenta de ello. Los sectores de clase media aumentaron: entre el 2000 y el 2010 creció un 4% a nivel nacional [1]; el porcentaje de jóvenes que ingresaron a la educación superior creció un 6% en el mismo periodo en el país [2] y se ha dado un gran cambio en las prácticas de comunicación y de consumo de información. En 2010, casi el 70% de los jóvenes mexicanos entre los 12 y 29 años sabían usar Internet. Casi la mitad de los jóvenes del Distrito Federal tenían Internet en su casa y a nivel nacional eran cerca del 30%. Para 2012, seis de cada diez usuarios de Internet tenía menos de 26 años [3].

Todo esto se aúna a la desconfianza hacia políticos e instituciones. Los resultados de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP) de 2012 muestra cómo el 53% de los mexicanos entrevistados desconfiaba de los gobernadores, el 61% de los presidentes municipales, el 67% tanto de los diputados federales como de los sindicatos, el 71% de los partidos políticos y el 72% de la burocracia. Los datos también muestran la desconfianza de los mexicanos hacia el Instituto Federal Electoral, la institución que años atrás era de las mejor valoradas junto con la Iglesia y los militares. En la ENCUP de 2001, el 52% de los encuestados dijeron confiar “mucho” o “algo” en esta institución mientras que en 2012 el 52% desconfiaba de esta institución. Y estos datos no son únicos. Los resultados de la encuesta USAL-COLMEX de 2011 son consistentes con los de la ENCUP (Martí i Puig y Llamazares 2011).

Ante los problemas de representatividad de la democracia mexicana y el malestar de los ciudadanos hacia las instituciones y actores políticos tradicionales, se generó una estructura de oportunidades básica para que surgiera la acción colectivas. Por medio de ellas se buscaron canalizar demandas e intereses de los grupos insatisfechos con la política (Somuano 2006; Aguayo 2009). Y, en ese escenario, surgió #Yosoy132.

 

¿Cómo surgió #YoSoy132? El origen de un movimiento estudiantil

#YoSoy132 surgió en la Universidad Iberoamericana, institución de educación superior privada de México. La matrícula semestral promedio en la Ibero es de cinco mil trescientos euros (el equivalente a 44 salarios mínimos de un trabajador mexicano) [4]. Estos datos permiten dimensionar el estatus socio-económico de los estudiantes que estudian en esta Universidad y que iniciaron #YoSoy132. Sus reclamos no estaban relacionados con la mejora de sus condiciones de vida, sino con la calidad de la información sobre las campañas presidenciales por parte de los medios comunicación masivos, en específico, la televisión. Se trataba de valores post-materialistas y no necesariamente cubrir necesidades básicas de subsistencia insatisfechas.

El 11 de mayo de 2012, el entonces candidato Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional, aceptó la invitación a participar en el “Foro Buen Ciudadano Ibero”, creado por los egresados del Colegio de Ciencias Políticas y Administración de esta Universidad. El objetivo del Foro era fomentar la participación crítica y propositiva de los miembros universitarios de cara a las elecciones federales de julio de 2012. En cuanto acabó el evento, Peña Nieto salió del Auditorio al tiempo que los jóvenes que se encontraban afuera del recinto, en el patio central, lo abucheaban y gritaban consignas en su contra. Los videos ilustran mejor la respuesta de los alumnos ante la presencia del candidato en su universidad.

Después del encuentro entre los estudiantes y Peña Nieto estaba previsto que el candidato participara de una entrevista en la estación de radio de la universidad, Ibero 90.9. Debido a su apurada y accidentada salida, Peña Nieto no asistió a la radio y envió en su representación a Aurelio Nuño, coordinador de difusión de la campaña y a Pedro Joaquín Coldwell, presidente del PRI, quien declaró lo siguiente:

…debe haber un clima de respeto, tú puedes disentir con el presidente, cuestionar su política, pero no debes faltar el respeto al presidente, el abucheo cobarde, la expresión ‘fuera’ refleja una actitud de exclusión que no es compatible con el espíritu universitario y que te enseña sobre todo a respetar la opinión ajena[5].

Las declaraciones del entonces presidente del PRI expresaron sorpresa y desconcierto por lo sucedido con “un grupo de jóvenes intolerantes”[6]: “La Ibero ya no es la universidad respetuosa y crítica que solía ser”; hay un “envenenamiento”[7]. Arturo Escobar, entonces líder de los senadores del PVEM en la Cámara de Senadores, sostuvo que “el grupo que buscó insultar y agraviar a Peña Nieto venía acarreado, armado y orquestado por el grupo de [Andrés Manuel] López Obrador”[8], candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y su principal contrincante en la elección presidencial.

Tras esas declaraciones de los dirigentes políticos, 131 jóvenes estudiantes indignados publicaron un vídeo en YouTube. Con esta respuesta, los estudiantes marcaban dos puntos importantes respecto a lo que habían sido los movimientos estudiantiles y su manera de organizarse hasta ese momento. Primero, manifestaban su descontento con las élites políticas y con los medios de comunicación de masas tradicionales por el modo en que presentaron la visita de Enrique Peña Nieto a la Ibero respecto al frame (al marco) que esos medios daban la noticia. Como sostienen diversos autores, entre ellos Bendford y Snow (2000), el modo en que los medios “enmarcan” el evento incide en la percepción de los receptores sobre el mismo.

La crítica de los jóvenes denunciaba el vínculo estrecho entre una parte específica de la élite política y el sesgo en la cobertura periodística. He aquí la puesta en escena de los desafíos colectivos. Un grupo de jóvenes replicó a las élites políticas y a los medios de comunicación más importantes del país por su presentación de la realidad sesgada y subjetiva. A partir de la publicación de este video entonces, nació (como reacción) el movimiento social #YoSoy132 [9].

Denise Dresser, una de las politólogas más mediáticas de México[10], utilizó las redes sociales para mostrar su apoyó a este grupo de jóvenes que estaba siendo (injustamente) atacado. De esta manera generó eco sobre la demanda hasta ese momento minoritaria de los jóvenes de la Ibero. Dresser potenció la solidaridad entre diferentes sectores de la población por una misma causa: apoyar a los jóvenes universitarios en contra de las estructuras partidistas y mediáticas, con más recursos y capacidad de influencia, que tenían la intención de deslegitimar su actuación. Con su acción, mostró cómo los medios de comunicación tradicionales funcionan como “eco y amplificador” de las redes sociales y potenció el impacto de la movilización estudiantil.

Este evento presentó la ventana de oportunidad dentro del sistema político para la creación de un movimiento social. De este modo, se dio la emergencia de un grupo que le dio sentido y significado al descontento e indignación de algunos sectores sociales, utilizando nuevos medios de comunicación virtuales (YouTube, Twitter y Facebook), que contribuyen a la movilización social. Si bien esto no era nuevo a nivel internacional, porque ya se habían dado movimientos que utilizaban estas herramientas en Chile, España o Estados Unidos; la instrumentalización del Internet para agitar y movilizar a los ciudadanos era una práctica nueva en México. En la misma lógica horizontal que, por ejemplo, los indignados españoles (el movimiento 15M) o de los de #OccuppyWallStreet, el movimiento se negó a tener líderes para responder a los medios de comunicación tradicionales (que se relacionan con la sociedad en una lógica vertical) y para convocar al resto de la sociedad.

El repertorio de protesta de #YoSoy132: ¿cuánto de lo viejo y cuánto de lo nuevo?

Los líderes del movimiento eran universitarios pertenecientes a las élites ilustradas, de acuerdo con uno de los participantes que condicionó el factor generacional y caracterizó al movimiento como “exclusivamente estudiantil”[11]. En #YoSoy132, la homogeneidad del grupo no provino directamente de la condición económica, sino de su status social/cultural: todos eran estudiantes universitarios con acceso a Internet y usuarios de las redes sociales como Facebook, Twitter y YouTube. Los integrantes consiguieron desarrollar una identidad común, que cruzaba líneas de división entre orígenes de las universidades (públicas/privadas), clases sociales e intereses políticos. Por tanto, se autoproclamó como un “movimiento interclasista”.

Los miembros del movimiento reivindicaron su carácter político pero sin compromiso con ninguno de los partidos vigentes. En un principio, no tenía otro objetivo más que evitar que los medios de comunicación masivos impusieran a Enrique Peña Nieto como el próximo presidente del país, por ser considerado por algunos jóvenes como “incapacitado” para desempeñar dicho cargo [12]. Esta contradicción queda clara contrastando la declaración de principios de #YoSoy132 con la entrevista de María Elena Meneses[13]. En la entrevista se sostiene que la demanda del movimiento era “la democratización del sistema televisivo” y su objetivo nació de la oposición al regreso a un régimen autoritario en caso de que ganara el candidato del PRI. El movimiento estuvo marcado por esta contradicción: era un movimiento de naturaleza apartidista que nació en contra del candidato del PRI.

¿Qué consecuencias tuvo #Yosoy132 sobre el sistema político mexicano?

La consecuencia más importante de la actuación de #Yosoy132 sobre el sistema político mexicano fue la organización del primer debate presidencial por parte de los ciudadanos, sin que mediara un órgano público (como el Instituto Federal Electoral), un medio de comunicación tradicional o cualquier otro partido político. Una segunda consecuencia fue que los líderes más visibles, el vocero del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y el académico que dirigió el primer debate ciudadano, fueron los elegidos para conducir un programa de debate entre universitarios transmitido por TELEVISA.  Interesante contradicción ya que precisamente el origen del movimiento era contrarrestar el poder de las televisoras.

Para Leonardo Valdés Zurita (Consejero presidente del IFE entre 2008 a 2013), #YoSoy132 “tuvo un (fuerte) impacto político porque llamó la atención sobre el papel de los medios masivos de comunicación, más en concretamente de la televisión en los procesos políticos en México (…) Logró (…) generar una posición de oposición (…)”[14].

Aún así, las consecuencias en el sistema político mexicano todavía no son visibles. Puede ser que #YoSoy132 sirva de ejemplo para movimientos estudiantiles en el futuro, tanto en México como en otros contextos internacionales. También puede ser que algún día los líderes de estos movimientos logren ganar puestos de elección popular como los jóvenes chilenos que desde 2011 se movilizaron para exigir educación universitaria gratuita. Giorgio Jackson, Camila Vallejo, Karol Cariola y Gabriel Boric [15], los cuatro líderes del movimiento estudiantil de los pingüinos, ganaron las elecciones para ser diputados en el Congreso nacional con el Partido Comunista.  Eso quiere decir que el salto a las esferas del poder de la política tradicional, puede ser un camino de carrera política para los miembros de estos movimientos sociales. Queda por tanto ver si logran cambiar al sistema por dentro y si consigue #Yosoy132 articularse más allá de unas demandas concretas.

Bibliografía:

Benford, Robert D. y David Snow. Framing Processes and Social Movements: An Overview and Assessment. Annual Review of Sociology, 2000, 26: 611-639.

Della Porta, Donatella y Mario Diani. 2011. Los movimientos sociales. Trad. de Eduardo Romanos. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

Martí i Puig, Salvador e Iván Llamazares. “3. La protesta política ¿quiénes se movilizan y por qué lo hacen?”. En Salvador Martí i Puig, Reynaldo Yunuen Ortega Ortiz y Ma. Fernanda Somuano Ventura (eds.). 2011.  La democracia en México. Un análisis a 10 años de la alternancia. Barcelona: Edicions Bellaterra.

Mesa Delmonte, Luis. 2012. El pueblo quiere que caiga el régimen. Protestas sociales y conflictos en África del norte y en Medio Oriente. México: El Colegio de México.

Somuano Ventura, Ma. Fernanda. Nuevas formas de participación política en América Latina: evolución y perspectivas. Viejas y nuevas alianzas entre América Latina y España: XII Encuentro de Latino Americanistas españoles. Santander: 21 al 23 de septiembre de 2006.  

 

Referencias electrónicas:

Aguayo, Sergio. (19 de marzo de 2009). Los externos. Cimac Noticias. Periodismo con perspectiva de género. Recuperado el 22 de junio de 2013.

De Mauleón, Héctor. De la red a las calles. Nexos, 2012, vol. 417. Recuperado el 8 de junio de 2013.

Granados, Omar. (8 de marzo de 2012). Más de la mitad de los mexicanos en Forbes son o fueron accionistas de ex paraestatales. Animal Político. Recuperado el 3 de noviembre de 2013.

Guerrero, Manuel Alejandro. (18 de mayo de 2012). “Chicos Ibero” y redes sociales. Reforma.

Redacción. (18 de noviembre de 2013). Los exlíderes estudiantiles que arrasaron en las elecciones en Chile. BBC Mundo. Recuperado el 25 de noviembre de 2013.

Nuevos salarios mínimos 2013, por área geográfica generales y profesionales. México: Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Recuperado el 3 de noviembre de 2013.

Panorama de la Educación 2013. México. Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Recuperado el 9 de noviembre de 2013.

Bases de datos

Clases medias en México. México: Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Boletín de investigación Núm. 256/13. Recuperado el 9 de noviembre de 2013. 

ENCUP. Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas 2012. Principales Resultados. México: Secretaría de Gobernación – Dirección General de Cultura Democrática y Fomento Cívico. Recuperado el 2 de mayo de 2013.

ENCUP. Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas 2012. Principales Resultados. México: Secretaría de Gobernación – Dirección General de Cultura Democrática y Fomento Cívico, 2012. Recuperado el 2 de mayo de 2013.

Estudio 2012 de hábitos y percepciones de los mexicanos sobre Internet y diversas tecnologías asociadas. México: World Internet Project México-Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México, 2012. Recuperado el 25 de noviembre de 2013.

 

Videografía

11 de mayo de 2012. EN LA IBERO (VIDEO COMPLETO). Abucheado y huida.mp4 (sic). Oomydarksideoo-YouTube. Recuperado el 11 de junio de 2013.

Entrevistas Realizadas a Informantes Clave para esta Investigación:

Anaya Saucedo, Dante. Estudiante de la UNAM, participante de #YoSoy132. Entrevista personal vía email. 20 de mayo de 2013.

Meneses, María Elena. Coordinadora de la Cátedra Sociedad de la información en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Entrevista personal vía email. 25 de mayo de 2013.

Suárez Ortiz, Alan. Estudiante de la UNAM, participante de #YoSoy132. Entrevista personal vía email. 20 de mayo de 2013.

Valdés Zurita, Leonardo. Entrevista personal realizada por la autora. Salamanca: Sede del Instituto de Iberoamérica. 18 de junio de 2013.



[1] En el año 2000, la magnitud nacional de hogares de clase media era de 38,4%, en ellos habitaban el 35,2% de la población. Lo anterior significa que en el transcurso de una década la magnitud de la clase media, ya sea contabilizada en términos de hogares o de personas, se incrementó en 4 puntos porcentuales. Clases medias en México. México: Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Boletín de investigación Núm. 256/13. Recuperado el 9 de noviembre de 2013 de, http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/boletines/boletin/Comunicados/Especiales/2013/Junio/comunica6.pdf

[2] Panorama de la Educación 2013. México. Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Recuperado el 9 de noviembre de 2013 de,

[3] World Internet Project México. Estudio 2012 de hábitos y percepciones de los mexicanos sobre Internet y diversas tecnologías asociadas. México: WIP México-Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México, 2012. Recuperado el 25 de noviembre de 2013.

[4] En la Ciudad de México, el salario mínimo aproximadamente es de ciento veinte euros al mes.

[5] Declaraciones de Pedro Joaquín Coldwell en Radio Universidad, Ibero 90.9, el 11 de mayo de 2012.

[6] El PRI llama “intolerantes” a los jóvenes que abuchearon a Peña en la Ibero. CNN México. Movimiento #YoSoy132. 11 de mayo de 2012. Recuperado el 4 de junio de 2013.

[7] Redacción. (11 de mayo 2012). En la Ibero están “envenenados”: Pedro Joaquín Coldwell. Expediente Noticias. Expediente Público. Recuperado el 4 de junio de 2013-

[8] Redacción. (11 de mayo de 2012). AMLO, responsable de críticas a Peña en la Ibero: PVEM. El Economista. Recuperado el 5 de junio de 2013.

[9] “Se cree que fue la analista política Denise Dresser quien acuñó el término ‘yo soy el 132’, porque a las 7:58 de la noche envío un tuit a sus 242 mil 550 seguidores (el cual fue retuiteado 9229 veces). Su mensaje decía, textualmente: ‘Dame RT 131 Alumnos de la Ibero pero somos más los que sentimos igual, SUMATE #somosmasde131 yo soy el 132. Y tú, te sumas?’. Como ocurre siempre en la historia de los inventos geniales, nadie le dará el crédito jamás a @aochoad, estudiante universitario de Guadalajara que cinco horas antes (15:09) había tenido la misma ocurrencia, y compartido con sus 136 seguidores este mensaje: ‘Felicidades a 131 Alumnos de la Ibero yo soy el 132’. Esa noche, a las 23:19, otro tuitero, @1ricardovargas, un joven de Aguascalientes ‘deportista, responsable, educado y bromista’, propuso a sus seguidores: ‘Comenzamos con un nuevo hashtag? #yosoy132, denle RT (sic)”. Héctor de Mauleón. De la red a las calles. Nexos, 2012, vol. 417. Recuperado el 8 de junio de 2013.

[10] Denise Dresser es profesora de ciencia política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Obtuvo la licenciatura en Relaciones Internacionales en El Colegio de México y el doctorado en Ciencia Política en la Universidad de Princeton. En mayo de 2010 se hizo acreedora al Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Artículo de fondo con “Carta abierta a Carlos Slim”, artículo publicado en la edición 1685 del semanario Proceso el 14 de febrero de 2009. Es columnista de la revista Proceso, editorialista del periódico Reforma, y participa en la edición semanal de Reporte. También publica en periódicos estadounidenses. Además ha sido comentarista y conductora de diversos programas. Dennisse Dresser. Biografía. El país de uno – Denisse Dresser. Recuperado el 8 de junio de 2013.

[11] Declaraciones de Dante Anaya Saucedo. Estudiante de la UNAM, participante de #YoSoy132. Entrevista personal vía email. 20 de mayo de 2013.

[12] Declaraciones de Alan Suárez Ortiz. Estudiante de la UNAM, participante de #YoSoy132. Entrevista personal vía email. 20 de mayo de 2013.

[13] María Elena Meneses es profesora en el Instituto Tecnológico de Monterrey donde coordina la Cátedra Sociedad de la información, pertenece al Sistema Nacional de Investigadores N 1, ex periodista de televisión y doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Recuperado el 10 de junio de 2013.

[14] Declaraciones de Leonardo Valdés Zurita. Entrevista personal realizada por la autora. Salamanca: Sede del Instituto de Iberoamérica. 18 de junio de 2013.

[15] Redacción. (18 de noviembre de 2013). Los exlíderes estudiantiles que arrasaron en las elecciones en Chile. BBC Mundo. Recuperado el 25 de noviembre de 2013.

 

Acerca de Rebeca Meléndez

Rebeca Meléndez es graduada del Máster en Ciencia Política de la Universidad de Salamanca, España.

, , ,

3 respuestas a #YoSoy132: el movimiento social juvenil y los problemas de la democracia

  1. Tristan 11 Febrero, 2014 at 12:42 #

    Gracias Rebeca por este articulo muy interesante.

    De hecho, cada país tiene su propria situación y cada movimiento de este tipo nace en un contexto diferente. Sin embargo es interesante de ver que los actores de la contestación son muchas veces parecidos, es decir jóvenes de “clase media” politizados y acostumbrados a usar las redes sociales.

    Una de las principales reivindicaciones de fondo es que hay que mejorar la democracia o sino solo empujarla a ser lo que tendría que ser normalmente. Estos movimientos no son efímeros, la calle constituye la parte mas visible pero no la mas importante, en muchos casos consiguieron abrir espacios democráticos a donde hacia falta.

    En el caso de #YoSoy132, como lo dices, los estudiantes contestaban “el vínculo estrecho entre una parte específica de la élite política y el sesgo en la cobertura periodística.” Estos jóvenes saben que sin una prensa eficaz es difícil desarrollar cualquier contra-poder. La triste 153 plaza de México en la clasificación mundial 2013 de Reporteros Sin Fronteras nos muestra un poco la amplitud del problema (http://es.rsf.org/press-freedom-index-2013,1054.html).

    Así, como existe en España con en 15M, estos movimientos abren sus proprios espacios mediáticos que toman poco a poco una cierta importancia. Tenemos como ejemplo el proyecto de televisión por Internet rompeviento.tv y la emisión #TodosSomos132, con objetivo siempre que los ciudadanos tomen el espacio que ofrece Internet.

    En el proceso de acceso al poder, hay el ejemplo del muy reciente partido español “Podemos” que nací con el apoyo de las redes sociales.
    Ya veremos lo que pasa en México y quizás que dentro de poco el viejo PRI podría ser molestado democráticamente por lo que llamaba a “jóvenes intolerantes”.

    Un saludo

    Tristan

  2. Rebeca Meléndez 17 Diciembre, 2013 at 1:40 #

    Clara, muchas gracias por tus comentarios y tus preguntas. Desde mi perspectiva lo que facilitó que el movimiento chileno se moviera a la esfera de la política tradicional fue su capacidad para organizarse y cumplir sus objetivos. En este sentido, los líderes del movimiento chileno fueron el factor clave. Por el contrario, el movimiento estudiantil mexicano no contó con ese liderazgo y, por lo tanto, careció de figuras que organizaran a los miembros del movimiento en torno a una agenda en común. Claro está que las diferencias en las demandas son un factor a considerar. El movimiento chileno tuvo como finalidad cambiar la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) con el fin de hacer más equitativo el acceso a la educación media y superior. En el caso mexicano el objetivo en principio fue claro, pero con el tiempo fue ampliándose hasta desdibujarse y perderse.

    Espero haber resuelto tus dudas.

    Rebeca.

  3. Clara 16 Diciembre, 2013 at 15:48 #

    Rebeca, te felicito por un post con un nivel de detalle del proceso que considero un gran aporte al estudio de los movimientos sociales modernos.
    Mi pregunta tiene que ver con lo que mencionas al final de tu texto, cuando comparas el #YoSoy132 a la luz del movimiento estudiantil chileno. Respecto al movimiento mexicano, indicas que “las consecuencias en el sistema político mexicano todavía no son visibles” . Mi pregunta es, si bien tu foco no es el movimiento chileno, entonces: a priori, ¿qué crees que posibilitó “el salto a las esferas del poder de la política tradicional” del movimiento chileno? ¿Tiene acaso que ver con el contenido de las demandas de uno y otro movimiento? Más específicamente: ¿crees que el #YoSoy132 tiene el objetivo y las posibilidades tomar ese paso?
    Muchas gracias,

    Clara

Deja un comentario